Miércoles, 25 enero, 2017

Médicos granadinos operan con éxito el labio leporino de una bebé de cuatro meses

Cirujanos del Hospital Universitario Virgen de las Nieves, en colaboración con el prestigioso médico alemán Alexander Hemprich, han intervenido a una niña pequeña de una fisura labiopalatina compleja



image_print

Emelin es una bebé de cuatro meses que nación con una malformación congénita facial, fisura labiopalatina. Un equipo de cirujanos granadinos del Hospital Virgen de las Nieves la intervino ayer, en una compleja operación, de unas dos horas de duración, en colaboración con el cirujano alemán Alexander Hemprich, procedente del hospital de Leipzig, que ha compartido sus conocimientos con el equipo de profesionales granadinos. Esta intervención, que fue retransmitida en directo en el salón de actos del hospital, para que profesionales sanitarios pudieran seguir paso a paso este procedimiento quirúrgico, es bastante complejo, y los cirujanos pediátricos y maxilofaciales han tenido que modificar la inserción de los músculos faciales con el fin de dar funcionalidad a la zona inferior del rostro.

Para el tratamiento integral de menores con este tipo de patologías, que requieren un seguimiento durante todo el proceso de crecimiento y desarrollo de su estructura craneofacial, en el año 2006 se creó la unidad multidisciplinar de malformaciones creanofaciales y fisura labiopalatina. En este procedimiento intervienen múltiples especialidades: estética, de formación, de crecimiento e incluso de comportamiento del niño.

Se trata de una patología congénita, que tiene una incidencia de uno entre 800 recién nacidos. En Granada se detectan entre 50 y 60 casos nuevos anuales, siendo el hospital de la ciudad referente para Granada, Almería, Ceuta y Melilla. El equipo que trabaja para esta unidad ha realizado más de 1000 actuaciones de ortopedia prequirúrgica y moldeamiento nasoalveolar, y posterior tratamiento de ortodoncia en niños que nacen con esta fisura de labio e incluso paladar.

El objetivo de estos tratamientos es reparar este defecto de nacimiento, logrando en los pacientes una normalidad en el habla, que está afectada por esta patología, en el lenguaje y audición, “y por supuesto una armonía facial para optimizar así el desarrollo psicosocial del niño y la familia“, ha resaltado la cirujana Adoración Martínez, que ha participado en esta operación.

La pequeña Emelin tendrá una importante mejora en su calidad de vida, gracias a esta intervención, que los profesionales han descrito como “un auténtico éxito aunque ha sido bastante compleja”.

Las especialidades implicadas en el tratamiento de estos pacientes son Cirugía Pediátrica, Maxilofacial, Plástica, Otorrinolaringología, Rehabilitación, Logopedia, Pediatría, Psicología y Genética.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *