Martes, 28 Marzo, 2017

Más de 70 autobuses granadinos incumple la normativa de antigüedad, según IU

El Portavoz de IU, Francisco Puentedura ha denunciado el incumplimiento de la normativa por parte de las líneas de autobuses granadinas

Foto: Archivo
Sofia Plaza | @sofiaPlaza


image_print

La normativa que regula la renovación de las líneas de autobuses granadinos deben ser renovados cada diez años, según Francisco Puentedura, el portavoz de IU en el Ayuntamiento de Granada. Según los datos aportados de una flota de más de 200 autobuses más de 70 incumplen el pliego de condiciones, “llegando a tener 17 años de antigüedad”.

Concretamente, Puentedura, se ha referido a los autobuses que son gestionados por Alhambra Bus, “donde hasta el 80% incumplen los límites de edad y no garantizan las prestaciones de servicio publico, afectando a la calidad del servicio y a las condiciones accesibilidad.”. Las líneas gestionadas por esta empresa son las líneas que comunican el Albaicín y el Sacromonte. Además, IU asegura que esta flota “envejecida” supone un gasto adicional en el transporte público ya que necesitan más mantenimiento, además corren el riesgo de estar fuera de servicio “con el sobrecoste que eso supone en el kilometraje”.

Algunos de los inconvenientes apuntados por el portavoz, han sido los parones para la sustitución de vehículos, las explosiones de motor, los fallos en los sistemas de frenos “que gracias a la pericia de los chóferes no ha pasado nada”. Aportando los datos del área de movilidad,  Puente dura a ha anunciado que en 2015 se han producido 5.000 solicitudes de rampa y ha habido 1.000 fallos, “más del 25% de las veces que se ha solicitado una rampa ha dado fallo, y estas personas no pueden usar el sistema de transporte público a diario”. “El 80% de los fallos se dan por los sistemas eléctricos de los vehículos lo que demuestra su antigüedad y su falta de mantenimiento”, asegura.

El Portavoz de IU ha criticado “la dejadez del área de transporte que no garantiza la seguridad y la accesibilidad”, apuntando a una relación del Ayuntamiento mantiene una relación “connivente”,  ” a la hora de tolerar estas acciones, una relación sospechosa”. Y es que, según Puentedura, el contrato con la Rober finaliza en 2022 y  “no le interesa hacer las inversiones necesarias”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *