Lunes, 11 Diciembre, 2017

            

Más de 250 personas colaboran con científicos para convertir Atarfe en un jardín de mariposas

Los resultados de esta iniciativa colaborativa se han presentando con un vídeo resumen en el marco de las jornadas 'Crea, Innova, Educa'

Foto: Archivo
E.P.


image_print

El proyecto ‘Somos biodiversidad’, perteneciente al programa regional ‘[Andalucía], mejor con ciencia’, que persigue la implicación activa de una comunidad para dar respuesta a un problema cercano con acciones basadas en el conocimiento, ha presentado este jueves sus resultados en formato audiovisual. La iniciativa ha implicado a más de 250 personas de la localidad de Atarfe (Granada) para mejorar la biodiversidad de plantas autóctonas y favorecer la presencia de su fauna asociada, en especial de mariposas.

En el marco de las jornadas ‘Crea, Innova, Educa’ de la Universidad de Granada, los coordinadores del proyecto local han relatado la evolución de las actuaciones, entre las que destaca la siembra de más de 300 plantas en el municipio en un proyecto que combina ciencia y participación ciudadana. En ‘Somos Biodiversidad’ han trabajado de forma conjunta agentes sociales, científicos e instituciones, ha informado la Fundación Descubre en una nota.

Además de la comunidad educativa de los centros Atalaya, Medina Elvira y Fernando de los Ríos han colaborado expertos de las universidades de Granada y Córdoba; la Fundación Descubre, impulsora de la iniciativa; la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía; la Diputación de Granada y el Ayuntamiento de la localidad.

El proyecto surgió en abril de 2015, tras la exhibición de la muestra ‘Los Enlaces de la Vida’ en el centro cultural Medina Elvira de la localidad. La exposición de la Fundación Descubre destaca el número de organismos vivos que habitan la tierra, la compleja red de relaciones entre ellos, las dificultades que atraviesan y las consecuencias de su pérdida.

Tras la visita, el alumnado se ha preguntado “cómo mejorar la biodiversidad de su municipio”. “¿Por qué no lo arreglamos?” es la pregunta que se ha convertido en el detonante al que le ha seguido un año de tareas para conseguir mejoras no sólo ambientales, con el aumento de las especies vegetales y animales, también ventajas en el proceso educativo.

En este sentido, los escolares se han acercado al método científico, han practicado procesos como la recogida de datos, la consulta de fuentes o la catalogación de especies. Todo ello ha propiciado la concienciación de los escolares de la protección de su entorno natural y cómo conservarlo, porque han observado su riqueza al ver la diversidad de especies en primera persona, con experiencias en el propio patio de su centro educativo o en parques de la localidad.

En paralelo, se ha convertido en una iniciativa divulgativa que ha diseñado formatos de difusión originales como una obra de teatro donde la niña de Sierra Elvira, especie de mariposa incluida en el Libro Rojo de los Invertebrados amenazados de Andalucía, se convertía en el personaje protagonista de la función.

PATRULLAS DE BIODIVERSIDAD

‘Mensaje urgente: la biodiversidad nos necesita’. Con este reclamo del alumnado del CEIP Atalaya ha arrancado todo y los centros educativos Medina Elvira y Fernando de los Ríos se han sumado al proyecto en diferentes patrullas. La comunidad educativa se ha puesto manos a la obra. Lo primero, ha sido documentarse de la causa del descenso del número de mariposas en Atarfe, de la mano del experto en lepidópteros y jefe del Departamento de Biología del Instituto Vega de Atarfe, Javier Olivares, y el profesor de zoología de la Universidad de Córdoba Alberto Redondo.

Los escolares y docentes implicados, con la orientación de los científicos, han investigado sobre el concepto ‘biodiversidad’, su importancia, su tipología, las amenazas y las estrategias de conservación. De esta forma, han llegado a la principal causa del descenso de mariposas, que es que las especies vegetales de la localidad no atraían a este tipo de insectos.

Finalizada la teoría, ha llegado la práctica en el entorno más cercano, que son los propios centros educativos. Así, el alumnado ha identificado la biodiversidad de plantas y de artropofauna de los patios y los huertos escolares. Tras el proyecto piloto en sus colegios, han trasladado sus conocimientos a las zonas verdes de la localidad donde han sustituido especies ornamentales por otras que favorecieran la nutrición de las mariposas en sus fases larvarias, como las aromáticas –romero, tomillo, lavanda o hierbabuena–.

Para trasmitir ese conocimiento a toda la comunidad, el alumnado ha colocado códigos QR en las zonas verdes que enlazan con vídeos donde se explica la especie vegetal y las mariposas asociadas a ellas.

EXPERIENCIAS DIVULGATIVAS

El proyecto ha contado con una fase divulgativa con dos acciones diferenciadas. Por un lado, una jornada de puertas abiertas donde cientos de familias han colaborado en la plantación de especies vegetales en el principal parque de la localidad.

Por otro, una representación teatral donde la compañía local de teatro, que participa en el proyecto, ha puesto en escena una obra dirigida a los escolares sobre la problemática que rodea el estado de conservación de la mariposa ‘La niña de Sierra Elvira’ y su posible desaparición en este entorno si no se toma conciencia sobre la protección.

Un total de nueve actores han dado vida a varias de las especies de lepidópteros presentes en la localidad. La mariposa Macaón, la Blanquita de la col, la mariposa Sofía, la mariposa Podalirio y, por supuesto, la niña de Sierra Elvira han servido de hilo argumental para trasladar el mensaje de protección de este grupo de organismos a más de 600 espectadores.

Una vez finalizadas las acciones de ‘Somos Biodiversidad’, se desarrollará una evaluación de plantas y artropofauna, especialmente mariposas, en las zonas verdes de la localidad la próxima primavera, para comparar los resultados con los datos iniciales y comprobar así el impacto del proyecto en el entorno.

‘[ANDALUCÍA], MEJOR CON CIENCIA’

‘Somos biodiversidad’ es heredero de la red colaborativa de un proyecto anterior, denominado Creece, Comunidad para la Restauración Ecológica del Estanque del Corredor verde, que se desarrolló en 2014. Durante diez meses, la localidad de Atarfe trabajó para recuperar un estanque muy degradado donde sólo habitaban especies invasoras.

De esta forma, se estableció una dinámica de trabajo colaborativo, afianzando las comunidades de aprendizaje, la integración y toma de responsabilidad de los padres en el proceso formativo.

La experiencia piloto sirvió de germen al programa ‘[Andalucía], mejor con ciencia’ en el que la Fundación Descubre ha generalizado esa experiencia, ya probada con éxito, extrapolando su metodología, sus procesos y plan de actuación a escala andaluza.

Hasta el momento, un total de seis localidades, cinco de ellas granadinas, están desarrollando acciones de mejora del entorno en comunidad, en el marco de la iniciativa regional, cofinanciada por la Fundación Española para la Ciencia y Tecnología (Fecyt).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *