Martes, 12 Diciembre, 2017

            

Más de 19.300 andaluces son tratados en 2016 por drogodependencias u otras adicciones

Desciende sobre todo el número de las admisiones por cannabis y el alcohol

Imagen ilustrativa | Foto: Archivo
E.P.


image_print

Un total de 19.303 personas fueron tratadas por drogodependencias o por adicciones comportamentales en 2016 en Andalucía, lo que supone 1.485 personas menos que en 2015, descendiendo sobre todo el número de las admisiones por cannabis, 1.224 menos que el año anterior, y el alcohol que desciende en 477 admisiones.

Fundamentalmente, esta bajada se produce a partir de la entrada en vigor de la Disposición adicional quinta, Ley Orgánica 4/2015 del 30 de marzo (Ley de Seguridad Ciudadana) por la que las personas menores de edad son las únicas susceptibles de solicitar suspensión de sanciones administrativas a cambio de someterse a tratamiento.

Asimismo, según los datos facilitados a Europa Press por la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales, aunque se registró un aumento del dos por ciento en las admisiones por heroína y ‘rebujao’, esto se debió fundamentalmente a readmisiones (81,6%) y no a casos nuevos.

Además, y atendiendo al sexo, el porcentaje de mujeres admitidas a tratamiento en alguno de los 117 centros de tratamientos ambulatorios por abuso y dependencia fue del 16,9, muy inferior al de los hombres. No suelen alcanzar el 20 por ciento, excepto para el caso de los hipnóticos y sedantes donde suponen el 50,7 por ciento de las admisiones y en adicciones comportamentales distintas al juego (34,3%). El porcentaje en este último caso solo representa el 6,3 por ciento.

Sobre las sustancias que más admisiones a tratamiento motivó, el alcohol siguió siendo la primera en 2016, con un 30,9 por ciento, mientras que el cannabis pasó el año pasado al tercer lugar (17,1%) –pese a que ocupaba el segundo lugar en el número de admisiones los tres últimos años– superado por los tratados por cocaína (23%). Por provincias, respecto a 2015 se detectó, en general, “estabilidad” en el número de admisiones a tratamiento por los distintos tipos de sustancias.

561 SON MENORES DE EDAD

Del total de las personas que recibieron tratamiento en 2016, 561 fueron menores de edad, lo que significa 80 casos menos que en 2015, siendo el cannabis la droga principal en el 83,8 por ciento de las admisiones. Por su parte, los tratamientos por consumo de cocaína disminuyeron, pasando del 1,8 al 1,1 por ciento, al igual que por alcohol, que pasaron del 2,6 al 1,6 por ciento en el último año.

En cuanto a las personas extranjeras, del total de atendidos 947 nacieron fuera España –89 menos que en 2015–, lo que supuso el 4,9 por ciento de las admisiones. El 58 por ciento fueron por consumo abusivo o dependencia a sustancias ilegales, el 35,2 por alcohol, el 2,1 por tabaco y el cuatro por ciento por juego patológico.

Por su parte, en 2016 se mantuvo el número de admisiones a tratamiento en los 13 centros penitenciarios de Andalucía con respecto a los años precedentes, que sumaron 1.242 atendidos en Andalucía. Supuso el 6,4 por ciento de todos los casos registrados.

En cuanto a la edad media de las personas tratadas, aquellas que presentaron la edad más elevada fueron las admitidas a tratamiento por alcohol (45,9 años) e hipnóticos y sedantes (43,7 años); por el contrario, los tratados por consumo abusivo o dependencia a MDMA y a cannabis fueron los más jóvenes (una media de 25,6 y 26,8 años, respectivamente).

LAS MUJERES COMIENZAN A CONSUMIR A MAYOR EDAD

Sobre las edades de inicio al consumo de la droga principal, las más bajas son las del cannabis (15,6 años) y alcohol (16,4 años), mientras que el inicio del consumo de heroína o ‘rebujao’ se sitúa en torno a los 21,3 años, el de la cocaína a lo 20,5 años y el de los hipnosedantes a los 30,1 años. Atendiendo al sexo, la edad media de inicio al consumo es, en general, mayor entre las mujeres que entre los hombres.

Por otra parte, y atendiendo a la media de años que llevan consumiendo las persona hasta que demandan tratamiento por primera vez, los que más tiempo llevan son los alcohólicos, 28 años desde el primer consumo y 16 años desde el inicio del consumo abusivo. Los que consumen heroína o ‘rebujao’ llevan una media de 18,7 años; los de cocaína, 13,8 años; y la de los que consumen cannabis e hipnóticos y sedantes 10,6 y 12,8 años, respectivamente.

En relación a la fuente de referencia para iniciar el tratamiento, la “iniciativa propia” representa un porcentaje importante en todos los casos. Además, para las mujeres, los servicios sociales y sanitarios son una fuente de referencia más importante que para los hombres, independientemente de la sustancia de consumo.

820 PERSONAS TRATADAS POR JUEGO PATOLÓGICO EN 2016

Un total de 820 personas fueron tratadas por juego patológico en 2016, 60 más que el año anterior, siendo la mayor parte hombres (93,7%). En el 84,7 por ciento de las admisiones los principales tipos de juego que motivaron el tratamiento fueron los de azar: el 69,8 por ciento lo hace por jugar a máquinas recreativas, el 13,1 por jugar en casinos y el 7,3 por apuestas deportivas.

Los conflictos familiares (77,3%) y los problemas económicos (75,4%) son los tipos de problemas ocasionados por el juego a las que más apuntan las personas admitidas a tratamiento por esta adicción.

Por último, hay que indicar que el pasado año se registraron 140 admisiones a tratamiento por adicciones comportamentales distintas al juego, lo que supone 16 menos que en 2015. De ellas, 45 lo fueron por adicción a internet, 38 por adicción al móvil, 32 por adicción a las compras, 19 por adicción al sexo, tres por adicción a la adivinación/tarot, dos por adicción al trabajo y una por adicción al ejercicio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *