Martes, 25 Julio, 2017

            

Más de 1.500 escolares solicitan entrar en el programa ‘Ponte en mi lugar si tuvieras una discapacidad’

La iniciativa propone una serie de actividades en las que los menores se acercan a la realidad de personas con diferentes tipos de discapacidad

Foto: Archivo
E.P.


image_print

El concejal de Bienestar Social del Ayuntamiento de Granada, Fernando Egea, ha presentado el proyecto ‘Ponte en mi lugar si tuvieras una discapacidad’, que se llevará a cabo en el presente curso en algunos centros escolares de la capital y que se dirige a los centros escolares, habiendo solicitado participar un total de 17 centros educativos, lo que supone 85 unidades y 1.734 escolares.

Según ha informado en una nota el Ayuntamiento de Granada, que organiza esta actividad con el apoyo del Consejo Municipal de Personas con Discapacidad, se trata de un programa de sensibilización que propone una serie de actividades en las que los menores se acercan a la realidad de personas con diferentes tipos de discapacidad.

Este programa, que está pensado para ser desarrollado en el entorno educativo y comunitario, se plantea como “un eje transversal, que permite desarrollar y para reflexionar a la población escolar sobre temas como la accesibilidad universal, las barreras físicas, sociales y de comunicación, la inclusión escolar y social, así como sobre las diferentes maneras de colaborar para favorecer la igualdad de oportunidades”.

Egea ha afirmado que este programa, que ha cosechado un “gran éxito” en ediciones anteriores, está dirigido especialmente a menores de Granada, principalmente a la población escolar de tercer ciclo de Primaria y primer ciclo de Educación Secundaria Obligatoria.

En este sentido, el concejal ha señalado que los objetivos de este proyecto son conocer los diferentes tipos de discapacidad y sus características, saber cómo realizan actividades en su vida cotidiana, fomentar valores cooperativos y de colaboración y experimentar y reflexionar sobre las barreras físicas, sociales y de comunicación que deben superar los niños con discapacidad y la necesidad de eliminarlas.

El desarrollo de la actividad tiene lugar en las instalaciones del centro educativo solicitante. Por un lado, consta de una parte teórica en la que se informa y sensibiliza a los menores y, otra parte, una práctica que se desarrolla en el patio y se permite a los participantes “ponerse en el lugar de las personas con discapacidad”

Asimismo, Egea ha explicado que en cada sesión participa personal del Ayuntamiento y personas con discapacidad que, de forma voluntaria, trasladan a los menores su propia vivencia. Además, se utiliza material como sillas de ruedas, antifaces, andadores, cascos o bastones, para que los escolares se sientan de verdad en situaciones reales.

Por último, Egea ha señalado tanto el curso pasado, como en los talleres realizados en el curso actual, la acogida ha sido buena en los centros y los docentes consideran necesaria esta actividad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *