Lunes, 23 Octubre, 2017

            

Más de 1.500.000 españoles tienen diabetes sin saberlo

Dieta saludable y ejercicio físico diario, las mejores armas para minimizar los efectos de la diabetes

Rita M. Marín @marinruiz_rita


image_print

Hoy es se conmemora el Día Internacional de la Diabetes. En la actualidad el 14% de la población de más de 18 años sufre esta enfermedad, y “lo que aún es más grave, de esa población, el 40% ni siquiera sabe que tiene esa patología“, ha explicado la médico especialista del servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario San Cecilio, Elena Torres Vela.

La diabetes se puede clasificar en dos categorías. La de tipo 1, que es más frecuente en niños y adolescentes, y fundamentalmente está determinada por factores genéticos. “En este caso se pueden llevar a cabo estudios familiares, pero es mucho más difícil prevenirla o incluso, evitarla”, comenta Torres Vela, “mientras que la de tipo 2 depende completamente de factores modificables“.

“Una vida saludable afecta de forma muy positiva a los enfermos de diabetes. Y además de eso, la educación diabética es fundamental para concienciar de la importancia de esta patología”, explica la doctora Elena Torres. Las personas con diabetes tipo 2 suelen ser obesas o tener problemas de sobrepeso, y por lo tanto esto está asociado a “otros factores de riesgo como la hipertensión o colesterol, que suponen un incremento en el riesgo de mortalidad”.

Desde el punto de vista médico existen tres pautas básicas para que las personas diabéticas lleven una vida mucho más sana:

Dieta saludable, con restricción calórica en función del peso del paciente. “La dieta mediterránea es la mejor para estos casos, y debemos aprovechar más sus ventajas, pero obviamente, haciendo una verdadera dieta mediterránea”.

Ejercicio físico diario, como mínimo unos treinta minutos, especialmente de tipo aeróbico. “La vida sedentaria contribuye a fomentar la obesidad, y la obesidad nos lleva directamente a la diabetes”.

No consumir tabaco ni alcohol. Estos productos son nocivos, no solo para la diabetes, sino para cualquier otro tipo de patología. “Obviamente, una copa, algún que otro día, de vino tinto no viene mal”.

La diabetes no duele, así que en un primer momento resulta complejo que los pacientes se conciencien de la trascendencia de esta enfermedad”, asegura Torres Vela. En el hospital se está llevando a cabo un programa de Educación Diabética, donde enfermeras especializadas, aportan al paciente toda la información necesaria para que puedan llevar una vida lo más normalizada posible. “Se trata de consejos personalizados, donde se les habla de hábitos de vida saludables, se les da una información detallada de los fármacos existentes y nociones sobre posibles complicaciones y lo que se debe hacer en cada caso”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *