Lunes, 29 Mayo, 2017

Maritoñi comercializará un ‘halal’ en el mercado árabe

El nuevo producto, al que sólo le falta cerrar un fleco que tiene que ver con un conservante, ya ha sido catado en Marruecos

Maritoñi
E.P


image_print

La empresa granadina que desde el año 1945 elabora las conocidas tortas Maritoñi está ultimando el proceso para lograr un producto totalmente ‘halal’ y abrirse de esa forma al mercado árabe, especialmente a Marruecos, pero también a Emiratos Árabes.

Así lo ha explicado a Europa Press el gerente de la compañía, Raimundo Pérez, hijo del creador de los populares dulces, que ha indicado que la nueva torta, sin manteca de cerdo, está casi ultimada, una vez resuelto el problema de la fecha de caducidad del producto, que tendría que ser mayor al viajar más lejos.

El nuevo producto, al que sólo le falta cerrar un fleco que tiene que ver con un conservante, ya ha sido catado en Marruecos, donde ha tenido “gran éxito”. Además, ya ha comenzado a distribuirse en Ceuta, y el objetivo es que en unos cuatro meses empiece a venderse en Marruecos, cuando logre el certificado ‘halal’. Igualmente, será vendido para el consumidor musulmán en España y, en un futuro próximo, en Emiratos Árabes, donde han mostrado interés por la ‘Maritoñi halal’.

La empresa familiar sigue innovando no sólo en ese terreno, sino que también sigue investigando la forma en la que conseguir un producto ‘light’. Por ahora, ya se han obtenido resultados de una torta con menos calorías y menos grasas, pero no se ha logrado que se mantenga el sabor característico de la Maritoñi.

No obstante, la empresa ya ofrece un producto “artesanal” y ha ido evolucionando hacia uno más saludable, evitando los conservantes y las grasas más dañinas, consciente de que el consumidor vela ahora más por su alimentación, pero manteniendo la esencia de “un dulce especial, un regalo para el paladar”.

Lo que sí está a punto de salir al mercado es una Maritoñi gigante, que sube de categoría y se llamará ‘Doña Antonia’. Será una torta de unos 600 ó 700 gramos, que se venderá como producto para compartir o regalar, según ha explicado Pérez.

Por otra parte, la compañía calcula que pronto pondrá en marcha la nueva página web que permitirá la venta online de sus productos, que ya son demandados no sólo en otras comunidades autónomas lejos de Andalucía, como Valencia o Cataluña, sino también en Alemania, Francia o Canadá.

La empresa ha trabajado durante meses para lograr disminuir los costes de transporte para atender a la demanda de productos que se hace desde otras latitudes a la planta de Granada, situada en el Polígono Tecnológico de Ogíjares (Granada).

De esta forma, Maritoñi actualizará su web y su imagen corporativa –aunque manteniendo la esencia tradicional– y ofrecerá a todo aquel que lo desee –que se espera que sea principalmente nacional– los productos que elabora, desde las tortas Maritoñi hasta su versión en chocolate, las Chocotoñis, pasando por todo tipo de bollos, tartas y pastelería artesanal.

El padre de Raimundo Pérez, Raimundo Pérez Rodríguez, comenzó a trabajar allá por el año 1945 en un pequeño obrador, en el que la famosa torta, elaborada a base de bizcocho, cabello de ángel y arandela de mantecado, empezó su andadura. Fue entonces cuando su inventor bautizó al popular dulce con el nombre de Maritoñi, al coincidir su éxito con el nacimiento de su hija mayor, María Antonia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *