Sábado, 16 Diciembre, 2017

            

Marcos Robles, vencedor de la II Alpujarra Magna

Carrerón del durqueño y humildad del polaco Marczynski y del ex ‘pro’ Martín Montenegro, con los que llegó a meta

Imagen de la carrera | Foto: Gabinete
Gabinete


image_print

Tomasz Marczynski, uno de los ciclistas más en forma del panorama mundial en la actualidad, demostró su grandeza como rodador y su humildad como deportista, al bajarse de la bici a escasos metros de la línea de meta, con la intención de no disputar el triunfo de la II Marcha Cicloturista de Gran Fondo Alpujarra Magna. Pocos segundos después llegaban juntos Marcos Robles y el ex profesional argentino Jorge Martín Montenegro, quien también quiso premiar el esfuerzo del ciclista de Dúrcal, que levantó los brazos en la meta de Lanjarón, tras más de cinco horas de esfuerzo y 166 kilómetros por un recorrido inigualable: la preciosa comarca de La Alpujarra.

Marckzynski, reciente ganador de dos etapas de la Vuelta a España, no defraudó a los muchos aficionados que quisieron estar cerca de esta estrella del ciclismo, y lideró un amplísimo pelotón de 700 participantes, que tuvo que recorrer 166 kilómetros, con un desnivel positivo acumulado de 4120 metros, y en el que se encontraban otros ilustres de la bicicleta como ‘Triki’ Beltrán, Paco Cerezo, Juan Martínez Oliver o Fito García Quesada. Bien es cierto que la Magna ofrece la posibilidad de realizar una ruta más corta (128 km y 2.930 m. de desnivel), aunque no menos dura y competida. En ésta se impuso Rubén Jesús Ramírez, por delante de los locales Rafa Reyes y Manu Lozano ‘Pontanillas’. En mujeres, la más rápida de la corta fue Ana Isabel Morales, que ganó al sprint a la ex campeona de España de MTB Rocío Martín. En la ruta larga se impuso Elena Pérez Muñoz, por delante de Julia Rubio.

La prueba vivió su segunda edición doblando su número de participantes y recibiendo a una nómina de ciclistas de lujo. El nivel de la organización del Ayuntamiento de Lanjarón y el club Correcaminos Bike, así como lo espectacular del entorno y del trazado, convierten a esta prueba en tan solo dos ediciones en una de las mejores marchas de gran fondo de España.

“Estamos muy contentos por cómo ha ido todo y por el gran ambiente a ciclismo que conseguimos organizar en Lanjarón y en toda La Alpujarra”, reseñó el alcalde cañonero y jefe de la organización, Eric Escobedo. La marcha transitó por más de 20 municipios alpujarreños.

Un total de siete avituallamientos cubrieron las necesidades de los ciclistas, con especial mención al ubicado en Trevélez, con la animación de un dj y una exquisita barbacoa que regeneró las fuerzas de muchos de los que, por entonces, ya iban justos. Para todos los que lograron pasar la meta, el premio consistió en la ya típica paletilla de cerdo, uno de los símbolos de los eventos deportivos organizados en Lanjarón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *