Lunes, 24 Julio, 2017

            

Manuel Rubio: “A veces da la sensación de que Granada vive de las rentas culturales”

Creador de la empresa MUSEA, Estudio de Museológia, este granadino ha apostado por el arte y la cultura como forma de vida. Una visión donde lo profesional y personal se unen para conformar nuevas realidades con las que sorprender al público, que ya cuenta con ocho años de vida



image_print

Manuel Rubio es Historiador del Arte, de profesión y de corazón. Un trabajo, que tal vez no lo sea tanto, plasma en cada faceta de su vida. Un apasionado de la cultura en general, y un museólogo apasionado, en particular. Exposiciones, muestras, obras de arte, cultura… pero incluso él mismo reconoce que hay mucha gente que todavía no sabe muy bien qué es ser museólogo. “Es un profesional cualificado, que tiene una visión tanto teórica como práctica de la realidad museal, es decir, de la realidad de un museo, así como los conocimientos para poner en marcha cualquier proyecto de este ámbito”, comenta Manuel Rubio, propietario, desde hace casi 8 años, de MUSEA, Estudio de Museología, una empresa donde nacen grandes ideas, donde se apuesta por la necesidad de enseñar al público, “educarlo y ofrecerle la posibilidad de conocer nuevas realidades“. En definitiva, tal y como él dice, se trata de “hacer lo suficientemente atractivo un museo o exposición para que la gente se acerque“.

Reconoce que aunque Granada es uno de los focos culturales más importantes del mundo, y hay una buena cantera de museólogos, gracias al Máster de la Universidad de Granada, catalogado como el mejor a nivel nacional, ésta es una profesión no muy consolidada en España. “Sí lo está a nivel europeo, en el ámbito anglosajón, y especialmente en toda Hispanoamérica“, expone Rubio. También habla de trabajo, de proyectos de gran envergadura, como otros más modestos, “porque no hay que olvidarse de que un museólogo tiene que estar para ejecutar los grandes museos, así como pequeñas exposiciones”.

Manuel2

Manuel Rubio en el Museo de la Prensa, en la sede de la Asociación de la Prensa de Granada

Cuando se habla de cultura es inevitable referirse a la actual situación económica. “La crisis ha afectado al mundo del arte y la cultura, porque ha sido una de las primeras cabezas a recortar en cuanto presupuesto, se piensa que es algo secundario”, reflexiona Manuel Rubio, que, sin embargo, reconoce que se quieren potenciar las industrias culturales y los emprendedores, pero “los presupuestos se ven menguados, y lo que está claro es que la cultura no debe estar en segundo nivel”.

Y esta reflexión viene acompañada de una pequeña crítica, en la que reconoce que es complicado sacar proyectos adelante, “porque da la sensación de que Granada vive de las rentas culturales, y esto no pude ser así”. Pone como ejemplo otras ciudades andaluzas, entre las que destaca a Málaga, que “en la última década ha despegado vertiginosamente en el mundo de la cultura, mientras que Granada, que no es menos, está enmudecida, por así decirlo”.

MUSEÓLOGOS Y PROYECTOS, UNA ESTRECHA RELACIÓN

“Una de las cosas más importantes que un museólogo aprende es que es fundamental hacer un proyecto, y eso es lo que realmente le hace falta a Granada, un gran proyecto”. Y los grandes proyectos culturales surgen gracias a un grupo multidisciplinar de profesionales, “donde el museólogo debe ser la piedra angular“. Y de esto Manuel sabe bastante, porque ha sido responsable de alguna de las grandes exposiciones de la ciudad como ‘A propósito de Olóriz‘ y ‘Sanidad Militar‘ ambas en el Parque de las Ciencias; ’25 años del Patronato de la Alhambra‘, en el recinto monumental nazarí, así como en la muestra de ‘La Fuente de los Leones‘, diseñada por Pedro Salmerón, y montada por Rubio. La del ‘Bicentenario de la Diputación de Granada‘ o el ‘Centro de interpretación de Dólar‘, o el ‘Museo de la Prensa‘.

Manuel3

“Me apasionan los nuevos proyectos”, Manuel Rubio, museólogo.

Habla también de la necesidad de grandes proyectos en instituciones tan importantes como el Museo de Bellas Artes o el Arqueológico, “que de momento no han despegado totalmente”, y sobre todo, habla de la necesidad de que la “cultura sea un bien al alcance de todos”, porque ese sería el gran proyecto final.

Que Manuel Rubio es un enamorado de su trabajo, se percibe en los primeros cinco minutos de una primera conversación. Además, lo reconoce abiertamente. Cuando se le pregunta qué es lo que más le gusta de su trabajo, lo tiene claro: “la génesis de un proyecto. No hay nada, pero se quiere crear algo. Ese instante me apasiona, y el momento del montaje también es muy bonito, porque se va dando forma a lo que tu cabeza ha imaginado“. Después se deja en manos de otros profesionales, que deben continuar un trabajo de difusión, formación y divulgación.

Reconoce que aprende de cada proyecto, y que el contacto con muy diferentes profesionales le enriquece, e incluso le da nuevas ideas que poder seguir desarrollando. Y eso le lleva a algunos proyectos futuros, aunque no nos los cuenta todos, si pasa de puntillas por el Museo de la Esperanza de Triana, un proyecto expositivo con Jesús Conde, y sobre todo ideas personales.

Lo que menos le gusta, “la obligación de relacionarte con una serie de entresijos que se mueven en torno a la cultura”, pero si le preguntas por el futuro, aunque reconoce que la actual no es la mejor situació, sí que lo ve “ilusionante, porque hay trabajo por hacer y que se puede hacer”.

 

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Al leer uno de tus comentarios ,se me ponen los pelos de punta. El que esté catalogado como “el mejor a nivel nacional” me ha obligado a recordarte que en el país de los ciegos “el tuerto es el REY”y eso lo sabes tu mejor que nadie.