Miércoles, 13 Diciembre, 2017

            

Manuel Gálvez, candidato de Granada Podemos: “Tenemos una Granada ensimismada”

Faltan tres días para el cierre de las votaciones en unas primarias que elegirán a las voces de Podemos en nuestra ciudad.

Manuel Gálvez charla con Granada Digital. FOTO: F.W. Alanzor


image_print

Este padre  y médico de profesión, o al revés, capitanea el equipo de Granada Podemos, una de las candidaturas que aún hoy y hasta el próximo miércoles están siendo votadas en las primarias locales de Podemos. Dice sentir pasión por su profesión, por su ciudad y por sus habitantes, ah, y por el rugby, y aunque confiesa que no es político, no dudó en aceptar la invitación de Granada Digital para conocer sus propuestas para el partido y para Granada en una entrevista política que pronto tornó en conversación cercana.

Aspiras a liderar el consejo ciudadano de Podemos en la capital. ¿Qué le motiva a un médico el meterse en política?.

Es buena pregunta…. La verdad es que no me meto como médico, me meto más como padre. Tengo tres hijos, uno de ellos está en Londres, ha estudiado en Dinamarca, Reino Unido,  en Canadá, habla chino, habla inglés, y aquí le ofrecen contratos por 600 euros y me parece tremendo. Y tengo otros de 17 y 18 años que me preguntan ¿papá, que estudio? Y les digo: hijo, da igual, te tendrás que ir de este país. Entonces, yo que ya tengo la vida resuelta y que la vida poco me puede ofrecer ya, voy a cumplir 60 años, digo: ‘hey, voy a hacer algo por ellos”. Y luego como médico; la consulta de médico de familia es como un balcón, una puerta abierta a la sociedad que te entra. Nos llegan los restos del naufragio, de esto que llaman la crisis, pero que ciertamente es una estafa, una estafa democrática, de libertades. Nos llegan los pobres vergonzantes a la consulta. La gente no los conoce pero yo sí, gente que te llega encorbatada a la consulta, y de pronto te enteras de que están en una situación de debacle económica, entonces te dices ‘tengo un compromiso’.

Es entonces tu consulta un muestrario de la realidad de la calle.

Tal cual. Un muestrario al que solamente tienen acceso los privilegiados que somos nosotros, los médicos y especialmente los médicos de familia. Y todo eso nos llega a modo de síntomas, el estrés psicosocial, las tensiones que se están viviendo. La gente no nos llega a la consulta diciendo “estoy en quiebra económica”, nos dice “me duele la cabeza, tengo taquicardias, tengo malas digestiones, y uno tiene que intuir. Apenas escarbas, la gente muchas veces se te echa a llorar.

¿De qué gente te has rodeado en la lista para el consejo ciudadano? Cuéntanos un poco sobre ellos.

Es gente absolutamente normal. Los catorce que componemos la lista no hemos militado en ningún partido político hasta donde la memoria nos alcanza. Algunos sí han y hemos militado, fue en el 81, era estudiante de medicina cuando militaba en el partido comunista. Es gente absolutamente maravillosa, independiente, crítica y con un alto nivel de compromiso, con una solvencia intelectual y moral de la que estoy sorprendido.  Hay abogados, un catedrático de biología animal de la facultad de Ciencias…, pero muy especialmente nos sentimos orgullosos de Fani, una dependienta del Zaidín, una activista que conoce el barrio como nadie; un comerciante prejubilado con 45 años cotizados y que lleva trabajando desde que era chico. Pilar, de la zona norte, de las zonas duras. Hacemos una combinación extraordinaria en la que aportamos sobre todo el ejemplo. Hemos hecho nuestra la frase de Gandhi que dice “seamos aquello que esperamos ver”. Lo que vamos a exigir es la igualdad de oportunidades, uno de los cinco principios que nos exigimos nosotros en primer lugar: transparencia, participación o construcción desde la base, pluralidad, que la entendemos como una fuente de enriquecimiento y no para apartar de la gente que no piensa como nosotros. El franquismo nos ha destruido la mente, seguimos pensando que quien piensa diferente es alguien para apartar. ¿Por qué hay que apartar a Echenique, a Lola Sánchez, al fiscal Villarejo? Está ahora, apartado, apoyando la candidatura crítica en Barcelona. Están ocurriendo cosas tremendas dentro de mi partido y por eso somos una candidatura crítica y por eso el quinto principio, que no me olvido, es la ejemplaridad. No tenemos otro valor que el ejemplo. La palabra ha perdido toda su vigencia en el mundo político. No se le puede ir a la gente con palabras, no nos queda más que ser aquello que predicamos. Por lo menos que se vea una trayectoria coherente.

Pero hasta que podáis predicar con el ejemplo, para ser creíbles necesitáis llegar a la gente con palabras.

Sin duda, y tratamos de ser coherentes, de armonizar las palabras con lo que decimos. Cuando decimos lo de igualdad de oportunidades, aplicado a Granada, cuando salgan cargos, por Dios, que no sean dados a dedo, como lo sabemos. Nos comentan algunos empleados municipales que en su área hay más jefes que indios y que todos ellos han llegado no saben cómo. Y dentro del partido, pues exactamente lo mismo, por ejemplo que Errejón vaya a Sevilla a apoyar a una de las candidaturas y no a otras, nos manifestamos extraordinariamente críticos con eso. Pensamos que la labor del Comité Ciudadano nacional debería ser velar por la pulcritud del proceso.

Mantenerse al margen. Te refieres a la presencia de Íñigo Errejón en la presentación de las candidaturas Claro Que Podemos en Sevilla de hace unos días…

Por no añadir que fue en un hotel de moqueta de cuatro o cinco estrellas, Hotel Los Lebreros, cosa con la que también nos mostramos críticos.

En la lista están obligados a aplicar la paridad entre sexos. ¿Te parece justo ese criterio?.

Absolutamente.

¿Por qué?.

Pues porque si pensamos que hace sesenta o setenta años, la mujeres no votaban… Es que estamos midiendo en décadas lo que se ha medido en siglos y entonces me parece absolutamente razonable.

¿No existiría entonces un conflicto entre paridad y meritocracia? Es decir, de catorce que componen su lista podrían haber sido seleccionadas diez mujeres fantásticamente preparadas y, en aplicación de ese criterio, tres deberían quedarse fuera.

Manuel Galvez Podemos

Manuel Gálvez en un momento de la entrevista

Bueno de hecho eso ocurrió en las europeas, es decir, que dentro de poco habrá que repensarse esto, no porque se nos cuelen mujeres de menor competencia, sino porque se nos cuelen hombres, ya que las mujeres obtienen más votos. Y hubo que compensar a los varones.

¿Por qué obtuvieron más votos las mujeres?.

Honestamente no lo sé, me imagino que las mujeres que se presentaban tenían un nivel de competencia y se manifestaron como tales, más que los hombres. Si miramos la gente que entran las facultades y las notas de los institutos, las chicas obtienen mejores notas que los varones.

Si saliese elegido Secretario General, ¿buscarías ser candidato a las municipales de Granada?.

(Ríe) Me gustaría hablar de esto contigo en un bar y…bueno, hay que ser coherente en ambos sitios.

Estamos en un bar.

Estamos en un bar. Yo sería el hombre más tonto del mundo, desde el punto de vista personal, un funcionario que entra a las 8 y sale a las 3, y de pronto se mete a la arena política y, no he empezado, y ya comienzo a ver como mandan whatsapp tremendos sobre mí a determinadas personas, estos me los pasan y digo ¿pero dónde me estoy metiendo? ¿Me merece la pena?  Desde el punto de vista personal, sin duda que no. Desde el punto de vista, volviendo al compromiso que le he prometido a mis hijos y a las generaciones venideras, sí. Desde el punto de vista del compromiso, y ya que he empezado, al final esto es una dinámica que te impide parar, y si la gente así lo entendiera, sí.

¿Por qué Podemos no se presenta a las municipales bajo su nombre?

Bueno, como me andas oyendo, he sido bastante crítico con las posiciones oficiales. Estuve en Madrid, en la Asamblea del Comité Ciudadano y defendí que nos presentáramos con nuestro propio nombre. No entiendo bien que tengamos que decirles a nuestros amigos “Ese X somos nosotros”. Entiendo que había otras razones y acepto lo que ha salido, esto debe quedar muy claro, es así y así hemos de seguir avanzando.

¿Entiendes las razones o las acatas?

Ambas cosas, tengo que decir. Es verdad, todo esto nos está llegando demasiado pronto. Es que en febrero no existíamos en las encuestas, nadie sabía quiénes éramos y el 25 de mayo tenemos 1,2 millones de votos. Hay como miedo a que es demasiado pronto y entonces la marca Podemos puede quedar dañada, y para siempre, por personas que se nos han colado, sin que tengamos en el momento presente la capacidad de discernir si están de acuerdo con nuestro código ético. Yo puedo entender eso, pero aún así, pienso que era mucho más clarificador decir “este es nuestro nombre”. Y si nos salen corruptos, es que van a salir, es que hay que dar por supuesto que en un pueblo perdido va a salir alguien que ha defraudado a hacienda. Es más, pienso que cuando seamos más grandes se nos van a colar más, porque serviremos de atractivo a los arribistas, esto es la historia de la humanidad.

¿No se trataría más de mecanismos de control, ahora o después?

Absolutamente. La razón que dan ellos es que no da tiempo a establecer esos mecanismos de control.

En el discurso de Podemos la palabra ‘casta’ es una de las más pronunciadas, ¿Quién es la casta en Granada?

Por decirlo rápido, los que viven de la política. No tienen otro oficio que la política.

Y ahí cada cual que ponga los nombres y apellidos, ¿no?

(Rie)

¿Cómo podríais asegurar que no os convertiréis en casta en llegar al poder?

Hay que ir con dos vacunas. Una, la transparencia absoluta, dentro del partido. Todos los cargos deben firmar el compromiso de nuestra organización, todos los cargos tienen que pasar el filtro de las asambleas, o sea, que si al final fracasamos, es un fracaso colectivo. Y unido a la transparencia, la participación. Sin esas dos vacunas, cualquier ser humano acabaría igual.

¿Eso garantizaría que un ciudadano que acceda a la política con Podemos no fuera uno más que viviera de la política?

Pero le vamos a estar echando el aliento en el cogote, al que sea. Nuestro código ético es tan estricto que podemos tener problemas para encontrar gente que diga ‘¿oiga, me tengo que someter a todo eso para ser concejalillo en Deifontes?’ Pues sí. Es draconiano, yo diría.

Todos sabemos identificar los problemas fundamentales que afectan a Granada: desigualdad, empleo, movilidad y me decías que los observas en el pequeño observatorio sociológico que es tu consulta. ¿Cuál es el diagnóstico y cuales las recetas o tratamientos para, por ejemplo, la movilidad?

Con los principios que hemos enunciado y que nos van a seguir de guía. Es participación. Tenemos ejemplos de zonas humildes como Brasil y otras de altísimo nivel de desarrollo como es Suiza donde los procesos participativos son la clave. Para la movilidad presentamos dos informes y nos ha contestado Telesfora a los dos, estamos empezando a cambiar la vida de la ciudad. ¿Qué hemos hecho? Nosotros que somos ciudadanos, nos reunimos con otros ciudadanos, y preguntamos, desde las 9 de la mañana hasta las 2 de la tarde, a la gente en las paradas, a los conductores, a los revisores, a los taxistas, a los quiosqueros próximos a las zonas, a los autobuses de los pueblos que paran cerca de los comedores universitarios y nos dijeron: ‘el 7 tiene que pasar por el centro, el 33 también, han desconectado los barrios y yo con tanto trasbordo no puedo’. Y el Ayuntamiento nos contestó punto por punto y se lo agradecemos, que quede claro, diciendo a cada punto que no es posible. Ahora vemos que sí es posible que la línea N9 llegue hasta el Triunfo y no hasta La Caleta, que la línea del cementerio vuelva a su recorrido inicial por la carretera de la Sierra. Fuimos un poco tontos porque le estamos salvando las elecciones al PP.

En ese objetivo de transparencia  y ejemplaridad, entiendo que la reducción de sueldos de los hipotéticos concejales va implícita en la candidatura de Podemos.

Sí, pero ha habido un error incluso en la interpretación incluso de un compañero nuestro, que ha dicho públicamente que no ganaríamos, al llegar a los  Ayuntamientos o a cualquier institución, más de tres veces el salario mínimo interprofesional. Esa fue una propuesta que llevamos, y están cumpliendo nuestros eurodiputados, al Parlamento Europeo, pero a día de hoy nadie podrá ganar más que aquel nivel de la administración al que pertenezca. Si alguien pertenece al nivel 26, que corresponde al A1 y gana, digamos, 4000€, no podrá ganar más de 4000€, que es el sueldo base de la categoría. Entonces, ¿esto qué ventajas tiene haber sido capaz de cambiarlo?  Que si no, se puede dar el efecto contrario al que pretendíamos. Sería por ejemplo mi caso, yo estoy amortizado como persona, ceno con un trozo de pan y si hay paté le pongo y si no, no. Pero si mi hijo quiere estudiar en Harvard, haré guardias y perderé el culo porque mi hijo pueda hacer un máster. A mí nadie me puede obligar a que someta a mi familia a una restricción económica. Yo provengo de una familia extraordinariamente honesta pero falta de recursos económicos. Con 300 pesetas cogí una maleta y me vine a Granada y le dije a mi padre:”papá, cuando se me acaben las 300 pesetas me vuelvo a Almería”, y aún estoy aquí.

Entonces estás a favor de un salario suficiente y justo

Sin duda y donde las personas no pierdan dinero.

Acorde con su categoría profesional, no café para todos.

Tal como se recoge en la legislación. Luego tenemos el problema de los autónomos y ¿cuánto gana, cuánto pierde un autónomo? ¿Cuánto hay que pagarle para que le merezca la pena no cerrar el quiosco? Los que sí somos de la administración, está claro, que no pierdan dinero y el que sea catedrático de Derecho Administrativo, que pueda ser concejal. Y termino: ¿por qué no se puede compatibilizar el trabajo y ser concejal? No creo que haya que estar y además dudo que estén 8, 9 o 10 horas al día, todos los días trabajando con todos los asesores municipales.

¿Qué pasaría con TG7 si Podemos llegase a la alcaldía de Granada?

Mira, si alguna cosa hizo bien Zapatero, era que justamente Televisión Española fue un ejemplo de imparcialidad. Tenemos la BBC, tenemos ejemplos, hay que confiar en la gente. Que la televisión la lleven los profesionales y por supuesto bajo un control ciudadano. Que haya un grupo de veinte personas de la Chana, del Zaidín, del Albaycín, gente normal. Todo nuestro trabajo va ser llevar a los ciudadanos hacia las instituciones, hablamos de transparencia y participación, no traigo más que dos recetas.

Paracetamol e ibuprofeno.

(Risas) Sí, y de los chinos.

Granada es una ciudad pegada a sus tradiciones, como la Semana Santa o el Corpus ¿un Ayuntamiento de Granada, gobernado por Podemos, seguiría apoyando estas tradiciones de la misma forma que el actual?

Personalmente sí.

¿Por qué?

Tengo un profundo  respeto a la religión y tengo un profundo respeto a las tradiciones. Las manifestaciones religiosas de la Semana Santa pueden tener una concepción cultural ajena incluso al valor que para mucha gente lo tiene como religión. Entonces si en Granada, mis pacientes, mi madre se dejaría matar por ir a estos sitios… ¿Pero por qué no? Es nuestra tradición, está bien, es absolutamente respetable.

Granada es sus barrios y en Podemos mucho más. ¿Qué acciones concretas realizarías en los barrios? Te pregunto por tu opinión personal.

Hay que fomentar la participación pero claro, la gente no va a participar cuando no sirve de nada. Hay que fomentar una participación ciudadana que sirva, eficaz, y entonces la gente va a volver. El otro día nos contaba Fany, candidata al consejo ciudadano, que en el Zaidín ‘el pequeño comercio nos lo están liquidando’. Porque por el Parque Tecnológico de las Ciencias de La Salud, para la gente que viene de los Ogíjares y más pueblos, han vallado una vía que había de entrada al Zaidín, hace falta que se abra, la gente es la que lo sabe. En el polígono de La Cartuja siempre estamos en las mismas, los cortes de la luz, habrá que acometer aquello. La gente sobre el terreno es la que sabe los problemas.

¿No existe falta de conciencia ciudadana? Es decir, ¿es consciente el ciudadano de su capacidad para participar y opinar o no se le han dado suficientes medios?

Pues claro que uno de nuestros retos es activar la participación porque vamos a las asociaciones de vecinos a algunas de sus reuniones y nos dicen “no, es que hoy ha venido poca gente”.

¿Somos cómodos?

Yo creo que nuestra herencia pesa bastante. Cuarenta años de franquismo no es ninguna broma, nuestros cerebros se han estructurado de esa manera.

Somos sumisos, entonces

Manuel Galvez

La candidatura Granada Podemos compite en las primarias con otras dos listas

Hay un experimento de los perros de Paulov: el perro al que lo pones en un laberinto, le das descargas eléctricas y puede encontrar la salida, luchar por encontrarla y lo hace siempre. Los perros que eran atados y no podían encontrar la salida, les daban descargas eléctricas y con el tiempo no hacían nada, los soltaban y seguían sin buscar la salida. Entonces se nos ha generado los reflejos condicionados de “niño, para qué te vas a meter en nada si no sirve, si aquí mandan los de siempre”. Entonces, la tarea es ingente, la desmovilización que ha generado en la conciencia colectiva el saber que no servía para nada, es tremenda y nos la estamos encontrando. Toda actividad humana es teleológica, tiende hacia un fin, y si les mostramos que sí sirve su movilización, posiblemente lo harán más.

¿Qué le falta a Granada y qué le sobra?

Granada es una ciudad maravillosa, mágica, es lo que le digo a mis visitas internacionales, los llevo por los bares y lo que le sobra es suciedad.

Falta civismo.

Ciertamente, es uno de los retos. El ruido, no se puede estar en un restaurante, es cultural. Los españoles son ruidosos. Nos faltan algunas elementales normas cívicas, el cuidado por lo público, la suciedad, los sitios de reunión, ¿Cómo vemos bien el botellódromo?. Ahí habría que hacer una labor pedagógica importante.

Eso nos falta a los granadinos, pero ¿y la ciudad?

Le falta un aeropuerto con dispositivo antiniebla.

¿Por qué?

Porque no puede ser que uno venga de Madrid, haya niebla y te lleven a Málaga

¿Y eso en otros aeropuertos no ocurre?

Es que en Oviedo ya lo han puesto. Granada y Jaén se merecen esta cosa tan tonta y no tan cara, según me han dicho. Y nos falta diseño de ciudad, nos falta integración en la Vega. En los cruces de las calles en Pedro Antonio han puesto vallas en las aceras para proteger a los coches, es increíble. En el barrio de la Magdalena han quitado todo, no hay aceras, no hay palitos, no hay nada, porque la calles esas son para los peatones, bueno pues ese sería el ejemplo, tampoco quiero irme ahora a Hamburgo o Helsinki. Tenemos los datos: el 75% de los coches que circulan por Granada son del cinturón, tremendo. Hemos hecho parking en el centro, las grandes ciudades hacen parking en los alrededores de la ciudad y a partir de ahí grandes lanzaderas para el centro.

¿Esa sería tu propuesta de transporte para Granada?

Claro, el problema es qué hacemos ahora con los parking centrales, ¿verdad? (Rie) Se trata de poner grandes parking en la periferia y lanzaderas que acercan, y Granada, cada vez más zona peatonal y para bicicletas, le pese a quien le pese, pero ya ni a los comerciantes les pesa, si se dan cuenta de que venden más cuando la gente va andando tranquilamente y se para a ver los zapatos.

¿Cómo apoyaría la bicicleta en Granada?

Hemos analizado el problema y hemos pasado de proponer más carriles bici a decir que la ciudad es un carril bici. La ciudad es para los peatones, para los niños, hay que soñar con eso, porque ya se está consiguiendo en otras partes del mundo, que los niños jueguen en las calles.

Pero no cerrarla al tráfico a un eventual paso de vehículos

Cuantas mayores zonas cerradas al tráfico de vehículos particulares haya, que no sean residentes, mejor. La ciudad es para los peatones y para las bicicletas, las motos también, un transporte público de calidad y bueno y el Alcalde en autobús.

Te voy a proponer un reto, una opinión condensada en una palabra o una frase sobre personajes de la política.

Torres Hurtado: vividor de la política.

Paco Cuenca: miembro de un bipartito que no soluciona problemas.

Paco Puentedura: vividor de la política.

Mayte Olalla: no la conozco.

Sebastián Pérez: trabajador del PP, hombre de partido.

Díaz Berbel: populista entrañable.

Mariano Rajoy: un traidor.

Pablo Iglesias: mente lúcida.

¿Por qué se unió Manuel Gálvez a Podemos?.

Porque andaba buscando la ilusión y la esperanza del cambio y ahí la encontré

¿Es Podemos un partido de moda mientras dure la crisis o es un partido de futuro? ¿Qué longevidad le augura a Podemos?.

Extraordinariamente alta, porque pienso que estamos ante una responsabilidad histórica muy grande, en este país donde parece que el Lazarillo de Tormes se nos ha metido dentro a todos, y el pillo es el alabado, el que engaña, donde la corrupción es la norma, ¿qué nos queda ya?, ¿cuál es la esperanza para regenerar el país? De verdad que no veo otra fuera de Podemos.

¿No ve otra opción?.

No, no la veo. Hasta el punto de que me aterra y por eso ando tan celoso y tan crítico dentro de mi partido, que no estemos construyendo el instrumento o la herramienta para evitar que se nos cuelen hábitos del pasado, de que caigamos en la verticalidad, en el miedo a la pluralidad, al rechazo de Echenique.

Propugna la pluralidad y sin embargo no ve otra opción distinta de Podemos, ¿cómo se explica eso?

Porque piensa lo que hay en otros sitios. Pienso que tenemos una responsabilidad que igual muchos de nosotros, incluso algunos de nuestros dirigentes, no alcanzan a ver. Me aterra pensar que si fracasamos, nos esperan décadas de la España negra.

¿Volveríamos a la vieja política?

Seguiríamos en la vieja política

¿Le viene bien a Podemos los ataques que está sufriendo desde medios y partidos más conservadores?

Como no soy un político, si me lo hubieras preguntado hace seis o siete meses te hubiera dicho que no, pero a las pruebas me remito y parece ser que sí.

¿Qué Granada imagina el candidato Manuel Gálvez?

Una ciudad más habitable, más justa, en el sentido de la igualdad de oportunidades, más atractiva, más moderna, más enfocada al futuro. Tenemos una Granada ensimismada y la de cosas que podríamos aprender de ciudades centroeuropeas, donde el respeto por el medio ambiente, la limpieza es extraordinaria, la conexión del transporte público es maravillosa.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Son propuestas muy reales, no son nada populistas, es lo que pensamos una gran mayoría que quiere que la cosa cambie a la vez de cambiar nuestra mentalidad, por que no copiar cosas buenas que funcionan perfectamente en países nórdicos o centro europeos sin perder nuestras raíces y costumbres??

  2. Estoy de acuerdo en todo lo que comenta Manuel. No es tan difícil copiar lo que funciona bien en ciudades nórdicas o centro europeas, es mas, tenemos un clima maravilloso a nuestro favor como por ejemplo el tema de la bici en nuestras ciudades, ademas que no nos queda otro camino, hagamoslo mas facil entre todos.

  3. Paco, gracias por la entrevista, todo bien, excepto -y esto de seguro no depende de ti- cuando la gente la comparte, la foto que sale es la de ¡Ortega Lara! me pregunto si te puedes encargar de que se cambie eso. Muchas muchas gracias y feliz navidad