Domingo, 22 enero, 2017

‘Manita’ por la permanencia (5-1)

El Granada CF deja muy tocado a un rival directo con una 1ª mitad fabulosa | Success, que se retiró en camilla, y Rochina, los mejores del partido | Hat trick de El-Arabi

Success celebra un gol ante el Levante | Foto: LFP
Daniel Sánchez-Garrido | @Danisgr


image_print

El Granada CF comenzó con un dosis extra de motivación. El espectacular recibimiento de toda la familia rojiblanca horizontal puso la piel de gallina a más de uno y puso de manifiesto más aún el calibre y la importancia del partido.

Los jugadores tocados obligaron a José González a inventar en la línea defensiva. Miguel Lopes no se recuperó a tiempo y ni entró en convocatoria. Con Foulquier recién operado, el gaditano se decantó por utilizar a Lombán en el lateral derecho. Quién sabía si el ‘2’ del Granada CF tenía guardado un carrilero dentro.

Por lo demás, salió con lo esperado. Un 4-2-3-1 dándole la medipunta a Rochina y las bandas a Cuenca y Success. El-Arabi recuperaba su posición en la punta, y Peñaranda esperaría su oportunidad desde el banco.

Los primeros minutos ya dejaban claro que el juego de ataque nazarí lo monopolizaría Success, en banda derecha al comienzo del partido. Apenas diez minutos en el campo, y ya había encarado tres veces a su marcador.

Con más de media permanencia en juego, ambos equipos se mostraron cautelosos en los primeros compases del encuentro. Quien se adelantara tendría muchas opciones de llevarse los tres puntos. La primera llegada de peligro fue para el Granada. Un centro de Biraghi al área dejó a El-Arabi solo, pero en posición de fuera de juego. De haber dejado pasar el balón, Success llegaba por el franco derecho absolutamente solo. No se percató el marroquí, y lo que pudo haber sido, no fue.

El Granada iba haciéndose con el balón y con el campo a medida que avanzaba el cronómetro. El Levante cesó en una presión alta y liberó de carga a Rubén Pérez y Doucs, que movían a su antojo a Success o Rochina, los más peligrosos del Granada. Precisamente, fue Rochina quien a punto estuvo de adelantar al Granada. Se marchó de dos, buscó como fuera su pierna izquierda, y eso le pasó factura. Su disparo se estrelló en un defensor levantinista.

En el minuto 24, un despeje de Rubén Pérez se convirtió en un pase fantástico a la espalda de Orban. Success se llevó el balón por pura potencia, emparejado con David Navarro, e hizo bueno aquel despeje con un control perfectamente orientado hacia portería. Quedaba lo más difícil para el nigeriano. En esta ocasión, su definición fue perfecta ante la salida de Mariño. A un ‘ladito’ y rasita. 1-0 y éxtasis en Los Cármenes.

El primer disparo del Levante llegó en el minuto 30. Muy poquito ofreció el equipo de Rubi. Anteriormente, llegó con cierto peligro mediante galopadas de Morales, pero la defensa rojiblanca lo solventó sin problemas.

A la salida de un córner llegaría el segundo tanto del Granada. Pero no, no fue a balón parado. El balón puesto por Rochina lo remató El-Arabi con la testa, estrellándose en un Verza que salió con las manos por delante. Un penalti claro que no fallaría El-Arabi (2-0) y que daría el detalle de la noche. El marroquí dedicaba su tanto al lesionado Foulquier.

La primera parte no se quedaría ahí. Era una noche grande, y todos los jugadores rojiblancos la tomaron así. Success, especialmente motivado, se ganó el favor y la reconciliación definitiva con la grada al filo del descanso. Un defensor levantinista se entretenía demasiado con el balón, el africano robaba y asistía atrás a un Rochina que remató a la red para sumar el 3-0 en el marcador y la locura en Los Cármenes (3-0, minuto 44).

Tras el descanso, Rubi metía hombres de refresco para cambiar la dinámica de su equipo. Entraban Cuero y Camarasa en lugar de Rossi y Navarro, metiendo más mordiente ofensiva.

El Levante intentó enseñarle los dientes al Granada, pero los de González siguieron haciendo su partido. Muy serios atrás y saliendo con velocidad arriba mediante la potencia de Success o la calidad de Rochina.

En los pies del valenciano y el nigeriano, el balón tomaba un cariz distinto. Llegando al minuto 60, el valenciano llegó hasta final de línea, recortó y puso con el exterior un esférico que llegaba a Success, que remata algo flojo. El valenciano se marchó con una ovación impresionante en el minuto 61. En su lugar entró Peñaranda, también entre aplausos. Los Cármenes era una fiesta y cada acción era música celestial para las gradas rojiblancas.

En su primera acción, el venezolano ya levantó al espectador de su asiento. Galopada impresionante que le dejaba franco para un pase que El-Arabi no se esperó y no pudo conectar para terminar con remate.

Andrés tuvo en esta segunda mitad dos acciones de mucho mérito.El Levante lo intentaba con poco acierto en los pies de Deyverson primero, y Cuero, desde lejos, después.

La segunda parte no tuvo demasiada historia. Con Rochina fuera del campo, el partido perdió calidad. Y sin Success perdió atractivo. El nigeriano se tuvo que retirar del campo tras un choque tremendo con su compañero Peñaranda. Fran Rico entró en su lugar, y también Krhin, por Rubén Pérez. González quería consistencia en el centro del campo y no pasar apuros.

El Granada lo intentaba mediante arrancadas de Peñaranda. El venezolano lo intentó por todos los medios, y creaba peligro cuando tenía el balón en los pies. Una jugada que inició él llegó a El-Arabi en el franco izquierdo del área. El marroquí centraba una bola que bajaba Doucs con el pecho y remataba Cuenca. Su disparo se fue por encima del larguero.

Una jugada cortada a la perfección por Biraghi se convirtió en una ocasión de peligro a la contra que finalmente Doucs no fue capaz de terminar con remate a puerta.

Rubén García recortaría distancias en el marcador con un buen disparo desde la frontal del área. Cuando el ‘run run’ de acabar sufriendo comenzaba, el árbitro volvió a señalar el punto de penalti por mano de Orban. El-Arabi no falló y se apuntó un doblete con dos penas máximas.

El partido se calentó en los compases finales. El Levante, muy tocado por el resultado, acabó con un jugador expulsado. Simao se autoexpulsó prácticamente con dos amarillas en cinco minutos. Ricardo Costa se encaró con Orban y recibió una amarilla que le deja con cinco y le priva del viaje a Vigo.

El partido no acabaría ahí. Peñaranda estaba motivado y decidido a levantar  Los Cármenes. Y lo hizo con una jugada de estrella, la cual terminó con un pase que dejó solo a El-Arabi, que tras regate magistral a Mariño, anotaba con toda la frialdad del mundo el 5-1 a puerta vacía en el minuto 93.

Una ‘manita’ para seguir gritando que ‘sí se puede’ y enterrar los malos augurios. La cosa está tensa en la zona de abajo y esta victoria posibilita seguir fuera del descenso y dejar al Levante a cinco puntos. Sporting y Getafe también ganaron. Cuatro jornadas para el desenlace. Próxima parada, Balaídos y el Celta de Vigo.

FICHA TÉCNICA

Granada CF: Andrés, Lombán, Babin, Ricardo Costa, Biraghi, Doucs, Rubén Pérez, Success, Cuenca, Rochina (Peñaranda 61’) y El-Arabi.

UD Levante: Mariño, Lerma, Navarro (45’ Camarasa), Medjani, Orban, Simao, Verza, Verdú, Morales, Rossi (Cuero 45’) y Deyverson.

Goles: 1-0, Success (24’); 2-0, El-Arabi, penalti (34’); 3-0, Rochina (44’); 3-1, Rubén García (81’); 4-1, El-Arabi (84’); 5-1 El-Arabi (93’).

Árbitro: Santiago Jaime Latre (Colegio Aragonés).

Tarjetas amarillas: por parte del Granada: Rochina, Doucs, Biraghi, Rubén Pérez, Ricardo Costa; por parte del Levante: Rossi, Verza, Deyverson, Camarasa.

Tarjetas rojas: Simao, por doble amarilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *