Miércoles, 18 Octubre, 2017

            

Mainar dice al fiscal que salió del coche del alcalde de Fago tras el asesinato y luego se desdice



image_print

El ganadero y agente forestal Santiago Mainar, quien comparece ante la Audiencia Provincial de Huesca como presunto autor del asesinato del alcalde de Fago, Miguel Grima, afirmó en respuesta a las preguntas del fiscal jefe de Huesca, Félix Zazurca, que salió del vehículo personal de Grima en la pista forestal del municipio de Berdún tras el asesinato, donde días después apareció el coche, aunque instantáneamente se desdijo.

   Mainar declaró esta mañana ante Zazurca, en primer lugar, durante unos tres cuartos de hora. En el transcurso del interrogatorio, Félix Zazurca, dando por cierta la declaración autoinculpatoria de Mainar, realizada en febrero de 2007, preguntó a Mainar cómo sabía que se podía salir físicamente afuera desde el asiento del conductor, cuando el vehículo llegó a Berdún, es decir, después del asesinato. “Yo salí…” contestó Mainar, a lo que el fiscal le volvió a preguntar “cómo salió”.

   Santiago Mainar pidió “perdón” y expresó: “y dale con salir…es que me están liando”, tras lo que afirmó que “yo salí con esa declaración; esa salida mía, esa declaración” que realizó en la confesión inicial, en 2007, cuando dijo que se podía salir libremente afuera desde el asiento del conductor, fue “lo primero que se me ocurrió”. Mainar aludía así a una supuesta “salida” retórica en su declaración autoinculpatoria, excluyéndose del lugar de los hechos.

“EJERCICIO ABYECTO DEL PODER”

   Santiago Mainar aseguró, por otra parte, esta mañana que le indignaba “el ejercicio abyecto del poder” que realizaba, a su juicio, Grima en su faceta de alcalde e insistió en todo momento en que la confesión completa que hizo en 2007 como autor único y material del asesinato es falsa.

   Ante el fiscal afirmó que su decisión de autoinculparse responde a su interés en provocar la celebración de un juicio público para que “se debatiera” sobre la “situación” que vivía entonces, en enero de 2007, el municipio de Fago, aludiendo al enfrentamiento, en ocasiones verbal y hasta judicial, entre el alcalde y sus detractores. Santiago Mainar negó que le hubiera disgustado que Grima abriera la casa rural “Tadeguaz”, aunque aludió a las “arbitrariedades” que, en su opinión, cometía el alcalde, lo cual le “indignaba”, ya que “ante la arbitrariedad me indigno”, lo cual es “un tema moral”, precisó Santiago Mainar

   El encartado aseveró que elaboró para sí mismo, antes de su detención, un “guión mental” para poder realizar la “ficción teatral” que constituyese, según él mismo, su primera declaración, la autoinculpatoria. “Yo quería acomodar mi declaración a la realidad”, proclamó Mainar.

   Durante su diálogo con el fiscal jefe, Santiago Mainar se remitió al relato que hizo, en sucesivas ocasiones, en sede judicial, es decir, que afirmó que tuvo conocimiento del asesinato cuando oía la radio después de asistir a una manifestación popular en la ciudad de Huesca, que el día siguiente del asesinato fue a Zaragoza a recoger un remolque y luego compró pienso para animales en Jaca y otros extremos que le exculparían.

   Santiago Mainar insistió en que provocó su detención para, con el paso del tiempo, ser “testimonio de lo que ocurrió” en Fago durante años. Mainar señaló que su primer abogado particular, el zaragozano Javier Notivoli, le recomendó “que dijera la verdad” cuando habló con él durante “unos segundos”, horas después de ser detenido, una vez realizada su declaración autoinculpatoria.

   En su respuesta ante el fiscal jefe, el imputado afirmó que llegó “a un acuerdo” con la Benemérita, según el cual “si yo me declaraba culpable no volverían a presionar a nadie”, es decir, que alcanzó un “pacto tácito”, dando a entender que nunca fue explicitado con agente alguno.

   Respecto a su declaración inicial, Mainar dijo que prestó declaración tras estar unas dos horas en un calabozo “sin luz, sin comida” y aseguró que el agua que se le sirvió tenía “algún barbitúrico” (droga), por lo que en ese momento “la lucidez mental no es la que debería ser”, de tal manera que “la disminución psicológica es enorme”.

   “Yo tenía información de tres semanas”, prosiguió Santiago Mainar, quien en todo momento dijo que “la televisión” y numerosas personas con las que habló entre la fecha del asesinato y el momento de la detención, le dieron cuenta de diversos detalles del asesinato, como el hecho de que el disparo mortal contra Grima se realizó a unos cinco metros de distancia, un dato que atribuyó a “cazadores y un periodista”. Además, aseveró que “la Policía”, en segura alusión a la Guardia Civil, le sugirió “varias cosas”, datos.

   El imputado reconoció ser el dueño de una cazadora verde, como la que vestía el asesino. También señaló que tenía licencia de armas y que era propietario de un rifle, que por otra parte no ha sido disparado en varios años. Sin embargo, dijo desconocer que, en el día de autos, Grima tenía previsto acudir a una reunión de alcaldes de la Jacetania, en la sede del Consejo Comarcal, en la ciudad de Jaca, como así ocurrió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *