Lunes, 23 Octubre, 2017

            

Macro operación contra la droga con la detención de un ‘clan polaco’ que traficaba en veleros

En la operación -llevada a cabo en aguas italianas- se ha detenido e imputado a 19 personas de origen polaco por delitos de organización criminal y contra la salud pública | Esta asociación delictiva tenía su base de operaciones en la costa granadina

Fardos de hachís | Archivo GD
E.P.


image_print

La Guardia Civil, en colaboración con Border Guard, la Guardia di Finanza de Italia, la National Crime Agency británica, la Policía Aduanera de Gibraltar y Central Investigation Bureau de Polonia, coordinadas por Europol han detenido a 19 personas de nacionalidad polaca que formaban parte de una organización internacional dedicada al tráfico de drogas mediante embarcaciones de recreo y que tenía su base en Granada.

Entre los detenidos se encuentra el jefe de una de las cuatro organizaciones criminales más importantes de Polonia, involucrado en asesinatos, robos y extorsiones. La organización se dedicaba al contrabando de estupefacientes procedentes de Marruecos a la Unión Europea, principalmente a Polonia, Gran Bretaña, Suecia, Alemania y Ucrania.

Se han realizado un total de siete registros en viviendas y embarcaciones de recreo, en donde se han encontrado 3.300 kilos de hachís, un velero, dos vehículos, una motocicleta, dos teléfonos por satélite, material electrónico de última generación, 20.000 euros y documentación de interés.

EL JEFE POLACO LIGADO A ASESINATOS

En la operación se ha detenido e imputado a 19 personas de origen polaco por delitos de organización criminal y contra la salud pública. Esta asociación delictiva tenía su base de operaciones en la costa granadina y desde allí uno de los integrantes se encargaba de tener a punto toda la logística y mantener relaciones sociales con personas influyentes de la zona que pudieran facilitar medios que necesitaran. Además cada miembro contaba con una misión claramente diferenciada del resto.

El líder de la organización, de nacionalidad polaca, residía principalmente en Polonia y Alemania y, cuando era preciso, alquilaba una vivienda de lujo en la costa malagueña para controlar todos los movimientos que se realizaban en torno a la preparación de las operaciones desde allí.

También por su propia seguridad en España residía a más de 150 kilómetros de la base de operaciones granadina, la cual visitaba casi a diario para realizar un minucioso control al que obligaba también al resto de miembros de la organización.

Con el objetivo de controlar la situación, el jefe de la organización ordenó a dos de los integrantes de la banda delictiva que fijaran sus domicilios en las embarcaciones que usarían tres meses después para realizar el transporte de sustancias estupefacientes desde Marruecos hasta el continente europeo.

LA OPERACIÓN SE HA LLEVADO A CABO EN AGUAS ITALIANAS

Además el líder polaco era una persona investigada internacionalmente, considerada de alto riesgo y ligado a delitos de asesinatos por ajustes de cuentas a través de sicarios. Esta organización criminal estaba ganando cada vez más presencia por toda Europa, África y Sudamérica.

La operación denominada Operación Escota se ha llevado a cabo en aguas territoriales italianas en donde se ha conseguido abordar por distintas policías europeas una embarcación con destino al mencionado país, cuando portaba más de 3.000 kilos de hachís. Todos los detenidos cuentan con un amplio historial de antecedentes policiales en distintos países.

Los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado que han participado en esta operación han sido agentes pertenecientes a las Comandancias de Granada y Málaga, en colaboración con la Unidad Central Operativa del Cuerpo de la Guardia Civil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *