Jueves, 25 Mayo, 2017

Lújar comienza los trabajos para la recuperación de la zona calcinada en agosto

El incendio afectó, según las estimaciones finales, a un total de 1.582 hectáreas de terreno forestal, de las que 132 fueron de alcornocal, y el resto de matorral o alguna zona arbórea aislada

Incendio en Lujar | Foto: Archivo


image_print

Los trabajos para la recuperación forestal de la zona calcinada de la sierra de Lújar (Granada) tras el incendio del pasado 8 de julio arrancarán en agosto, con el objetivo de evitar la erosión, construir diques con los árboles que han quedado en pie y crear los microclimas necesarios para que rebrote la semilla que permanece en el terreno.

Así lo ha explicado el director general de Gestión del Medio Natural, Javier Madrid, quien ha indicado que las tareas de reforestación y contención para evitar futuros incendios se harán “con racionalidad” y contarán con un presupuesto de 345.000 euros.

El incendio afectó, según las estimaciones finales, a un total de 1.582 hectáreas de terreno forestal, de las que 132 fueron de alcornocal, y el resto de matorral o alguna zona arbórea aislada. “Tras dos o tres años de lluvias volverá el matorral”, ha indicado Madrid, quien ha agradecido el trabajo realizado por los profesionales del Infoca y de otros efectivos para contener el fuego, que pudo llegar a afectar a 14.000 hectáreas si no se hubiera hecho una labor “eficaz y eficiente”.

El director del centro operativo provincial del Infoca, David Rodríguez, ha hecho un repaso a cómo se produjo el incendio y el ataque para extinguirlo. Según ha recordado, fue a las 10,28 horas del pasado día 8 cuando se detectó el fuego y se activó el dispositivo de manera automática, y a las 10,47 horas un técnico ya se posicionó en la zona e informó de su potencialidad y peligrosidad.

En el caso de Lújar, se dio un escenario “perfecto” para la rápida propagación, como las altas temperaturas, con una probabilidad de ignición del 60 por ciento, y una disponibilidad combustible elevada. El incendio se tornó en “convectivo” en la primera hora, generando corrientes bajas que subían hacia arriba y que generaron focos secundarios a 200 metros del origen, que se cree que pudo ser un chispazo de una línea eléctrica.

Esos focos eran por tanto “no predecibles”, y en torno a la columna de convección generada, se produjo un gran riesgo tanto para los efectivos que trabajaban en la extinción como para la propagación de las llamas. “Evolucionó muy rápidamente y en media hora el perímetro había aumentado”. El hecho de que fuera convectivo, según ha explicado Rodríguez, provocó que este incendio fuera “distinto” a los habituales.

SEIS DÍAS DE TRABAJO

Tras seis días de trabajo, la declaración de nivel 1 de emergencia, y el desalojo de los vecinos de las localidades cercanas, el incendio fue extinguido. En él trabajaron un total de 345 efectivos personales y 17 medios aéreos del Infoca, a los que se sumó la Unidad Militar de Emergencias (UE), Bomberos de Cádiar y de Granada, un avión de comunicación del Ministerio de Medio Ambiente, o el GREA, entre otros.

La delegada de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta en Granada, Inmaculada Oria, ha agradecido la “profesionalidad” del dispositivo desplegado por el Infoca y ha resaltado que la “pronta respuesta” evitó que las hectáreas afectadas fueran “muchas más”.

Según ha informado, en este año el Infoca ha tenido en la provincia de Granada un total de 84 intervenciones, el 80 por ciento de ellas conatos de incendio, que se producen en terreno forestal pero que no afectan a más de una hectárea de superficie. Los incendios más importantes han sido el de Lújar, con 1.582 hectáreas afectadas, y el de Darro, con 92.

El director general de Gestión del Medio Natural, Javier Madrid, ha aprovechado la ocasión para resaltar también el trabajo del Infoca, y ha rechazado que los incendios “se utilicen para hacer política” y que tras registrarse “se hable de subvenciones y ayudas”.

De hecho, ha indicado que en Andalucía se producen de media unos 1.000 siniestros al año, de los que entre 100 y 150 se convierten en incendios forestales, y un porcentaje bajo de ellos en grandes incendios forestales. “Se actúa de forma eficaz en el 99,9 por ciento de los casos”, ha mantenido.

Según ha incidido, Andalucía afronta “condiciones extremas” en verano en lo que respecta a la posibilidad de incendios, por lo que ha pedido que se “respete a los profesionales y se les deje trabajar”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *