Domingo, 22 enero, 2017

Los vecinos de La Rosaleda se unen a las protestas por el soterramiento del AVE

Los concejales socialistas se reúnen con los vecinos de la zona, quienes han mostrado su preocupación “ante la inminente construcción de un muro de tres metros de altura a las puertas de su casa”

Vecinos y Concejales, en el puente del Camino de Ronda que muestra la brecha entre barrios | Foto: gabinete


image_print

Los concejales del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Granada se han reunido con los vecinos de La Rosaleda quienes se han mostrado alarmados “ante el inicio de las obras de integración del AVE en Granada que supondrá la construcción de un muro de tres metros de altura a las puertas de sus casas”. El portavoz del Grupo Municipal Socialista, Paco Cuenca, explicó que “la visita al barrio responde a una petición de los propios vecinos quienes ya están padeciendo en primera persona los primeros pasos de unas obras de las que ningún responsable municipal les ha informado”.

Cuenca añadió que el desconcierto “es tal, que los propios vecinos están muy preocupados porque, del día a la mañana, se han encontrado con una raya pintada en medio de una calle, que denota la cercanía de los trabajos con sus viviendas”.

El socialista se hizo también eco del malestar de unos vecinos que “denuncian que hace más de 30 años les construyeron un puente de hierro supuestamente provisional para conectar La Rosaleda con La Chana, y que finalmente resultó ser el único punto de unión entre los dos barrios hasta la fecha”.

En este sentido, el máximo responsable del PSOE en el Ayuntamiento de Granada apuntó que los miedos de los vecinos de la Rosaleda se unen “al sentir de los vecinos de La Chana, quienes quieren compromisos por escrito y firmados sobre la integración soterrada de la Alta Velocidad, ya que el proyecto actual y licitado lo único que garantiza es perpetuar el asilamiento de miles de granadinos con el resto de la ciudad”.

Por su parte, Eugenio del Carpio Rosado, uno de los vecinos que participó en el encuentro, mostró, en nombre de los asistentes, su malestar “por la mampara que nos van a construir a pocos metros de nuestras casas” y se refirió además “al hecho de que, con esta actuación, nos impiden además el acceso a La Chana, un barrio al que los vecinos de la Rosaleda acudimos a hacer las compras diarias ante la falta de servicios que tenemos en nuestro barrio”.

Para el vecino, “es inconcebible que en el siglo XXI se pueda dejar a dos barrios aislados de esta manera, sin que el alcalde se haya dignado a pisar esta zona para dar una explicación”. En este sentido, exigió a Torres Hurtado “que dé la cara ante los afectados y deje de mandar camiones para acallar las protestas”.

Para concluir, los vecinos mostraros su disconformidad “con la dirección de la asociación de vecinos del barrio”, ya que consideran que su máximo responsable no está actuando en defensa de los vecinos, “sino de otros intereses que no son los nuestros”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *