Martes, 17 Octubre, 2017

            

Los “Unexpected Show”, la novedad del Primavera Sound

La nueva zona del Primavera Festival, es todo un éxito, se ha agrandado la zona destinada a la música electrónica, alcanzando incluso la playa, rodeando al nuevo Café del Mar

Imagen ilustrativa de unos de los escenarios del Primavera Sound | Autor: Organización del Primavera Sound
David Marín Roman


image_print

El pasado domingo 4 de junio finalizó otra edición del aclamado festival Primavera Sound celebrado en la ciudad Condal. Una edición en la que vuelve a superar sus propias cifras, 226 nombres repartidos en catorce escenarios, dando cada vez más importancia a escenarios fuera del recinto del Fòrum, donde se encuentran los escenarios de los partners principales.

Más de 200.000 espectadores de 125 países diferentes que confirman un cambio generacional tanto en el visitante como en los artistas reunidos en el cartel. Un 55% de los mismos procede del extranjero, por lo que este índice crece exponencialmente y cada vez es más difícil no tener que utilizar el inglés u otro idioma para entendernos o relacionarnos durante las maratonianos jornadas propuestas.Un presupuesto de 12 millones de euros hace mover a la maquinaria capitaneada por los directores del festival, Alfonso Lanza y Alberto Guijarro.

Este año la organización en la ya clásica rueda de prensa del sábado tarde, advertían que es necesaria la intervención de las administraciones que también aportan subvenciones al festival, en modo de mantenimiento y reformar las obsoletas instalaciones de los más de 192.000 metros cuadrados. Actualmente no existe otro lugar tan grande y que pueda acoger el festival dentro de la ciudad de Barcelona, por lo que la organización no se plantea una mudanza, pero es obvia la preocupación que derrochan por el nefasto estado de ciertas partes del recinto del Fòrum. En su defensa comentar que un festival de éste calibre, merece la absoluta atención de todas las instituciones públicas a las que afecta, ayuntamientos, diputación, Generalitat y Gobierno central, por el bien cultural que aporta además del empujón económico que otorga a todo el barcelonés en los días de celebración.

A priori el cartel de la 17ª edición tenía sus claros nombres propios como cabezas de cartel, pero estos han ido cayendo, unos porque literalmente se han caído del cartel como es el caso de Frank Ocean y del que realmente ha supuesto una merma absoluta dado el resultado final. Se esperaba como agua de mayo su concierto y repito ha sido un jarro de agua muy fría y demasiado tardía como para cubrir con creces su ausencia. Jamie X trató de hacerlo, pero realmente el bueno de Jamie y su set, aún no son capaces de mover a todo “mordor”, se nos viene a la memoria personajes con trayectoria que, si lo conseguirían, como Skrillex o FatBoy Slim. Estos dos si mantendrían a 30.000 personas en danza. Pero lo dicho, la organización creo que actuó deprisa y con buen criterio a pesar del resultado final.

En cambio, otros han ido cayendo no físicamente sino por números o calidad, ya sea un Mac de Marco en su mundo interior, un Aphex Twin que quizá le hubiera venido un escenario más reducido, donde acudieran realmente sus devotos, puesto que allí nadie escuchaba, cerveza y palique, una Grace Jones que a pesar de encontrarse muy bien para su edad, no aportó lo esperado a la línea del Primavera Sound o unos Slayer que a su edad ofrecieron el primer concierto de metal para muchos miles de curiosos que no fans.

Los grandes éxitos de la organización esta edición ha sido sin duda los “unexpected shows” y el Bacardi Live, así como la ampliación de la zona de música electrónica. Los conciertos sorpresa llamados “unexpected shows” han salvado literalmente del aburrimiento a muchos. Quizás sea una exageración, pero se ha visto a mucha gente pendiente de la aplicación oficial, para ver dichos espectáculos. De hecho, el jueves fueron los propios Arcade Fire quienes comenzaron con las sorpresas, ofreciendo la premiere mundial de su nuevo single “Everything Now”. El viernes daba la sorpresa los escoceses Mogwai que acudían presentando nuevo disco, en un glorioso concierto en el escenario nuevo, Bacardi Live. Fue tal el éxito de público que la organización tuvo que cerrar el acceso a la nueva zona del festival. Por último, fue HAIM quien otorgó el inesperado concierto. La conclusión a todo esto, es que ya no basta con pagar la entrada al festival, hay que estar atento, vivo, si deseas gozar y alcanzar este tipo de espectáculos tapados.

La nueva zona del Primavera Festival, es todo un éxito, se ha agrandado la zona destinada a la música electrónica, alcanzando incluso la playa, rodeando al nuevo Café del Mar, lo que da un nuevo cariz a esa parte y oportunidad de disfrutar mejor a los amantes del baile. Así mismo se dota a toda esa zona de servicios complementarios, zona de comida y el escenario ya mencionado Bacardi Live, con gran sonido por cierto.

Los nombres propios de este festival son sin duda, Bon Iver, con una calidad fuera de lo común, un mundo propio de belleza que alcanza cuotas insospechadas, llegando a emocionar a toda una multitud. Recuerdo algo semejante en el mismo escenario Heineken con el concierto de hace unos años de Anthony & The Johnsons. Mogwai, que, desde la sorpresa, dado que nadie esperaba verlos por aquí, actuaron presentando nuevo material, en su línea de showgaze y ese ambiente guitarrero tan propio que hizo las delicias de los asistentes. Como no Arcade Fire, que con nuevo show y puesta en escena, apabullaron a la multitud congregada para ver su actuación del sábado. Aunque algo más ceñidos al set list, no tan festivos y desbocados como en otras ocasiones. Van Morrison, que daba ese toque R&B, jazz o de blues de calidad con músicos a la altura del maestro e interpretando todos sus éxitos que hicieron trasladar a todos los asistentes a su Irlanda natal.

Por otro lado, el Primavera nos ofrece la oportunidad de conocer nuevas bandas y artistas o no tan nuevas, pero que no tenemos la ocasión de verlas con frecuencia por nuestro país. Sería el caso de la banda de Bayona, Gojira. Death Metal en toda la regla. Contundentes, técnicos, con temas poderosos y a la vez melódicos, con presencia escénica, una auténtica revelación francesa. Es preciso seguir a esta banda, puesto que su calidad es tremenda.

Tycho, que después de muchos años conociendo sus andanzas por todo el mundo recalaba en el Primavera Sound. Un espectáculo visual y sonoro, preciso y precioso. Sin estridencias, pero realizando a la perfección lo que Scott Hansem sabe hacer. Ambient analógico, basado en los años 70, pero enfocado al futuro. Sonido orgánico, fresco y muy agradable, como una racha de viento en la noche que te golpea la cara cuando estas en la multitud viendo un concierto, así suena Tycho.

Como deseo para la próxima edición, dados los devastadores acontecimientos para nuestras referencias musicales de los años noventa, sería importante invitar a Pearl Jam, creo que sería una imposición para los organizadores. Y así como de regalo por qué no, Daft Punk, Rammstein, Billy Idol, Muse, The Cure, The Sisters of Mercy, Neuman, Trigerfinger, etc…

Es evidente que el cartel de esta edición ha tenido claroscuros, aunque la función de toda la programación, que es divertir y enriquecer culturalmente a los asistentes está más que solventada, con los ánimos más que suficientes para seguir enganchados a uno de los festivales más grandes a nivel planetario. Deseando ya la llegada del próximo cartel de la 18ª edición del Primavera Sound.

Porque tus conocimientos al finalizar cada edición del Primavera Sound aumentan como si de una masterclass se tratara, nosotros apostamos por la música , nos lo jugamos todo al rojo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *