Domingo, 25 Junio, 2017

            

Los tres yihadistas españoles que han fallecido en 2016 en zona de conflicto utilizaban al-Andalusí como alias

Los grupos terroristas hicieron un total de 43 menciones a España, 20 de ellas nombrando expresamente Al-Andalus

Yihadista arrestado
E.P.


image_print

Tres yihadistas españoles fallecieron en zona de conflicto en 2016, dos de ellos combatiendo en grupos afines a Al Qaeda y un tercero enrolado en Estado Islámico. Los tres hacían referencia a Al-Andalus en sus nombres de guerra, concretamente son: Abou Nur al-Andalusí, Zakariya al-Andalusí y Abu Usama al-Andalusí.

Según consta en el ‘Balance del terrorismo en España 2016’, un informe elaborado por el Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo que fue presentado el pasado jueves en el Ministerio del Interior, los servicios de información españoles tienen constancia de que habrían regresado 30 de los 204 desplazados desde España a zona de conflicto.

“Algunos de los retornados de los que se tiene constancia”, recuerda este informe sin facilitar cifras concretas, “no han sido sometidos a medidas de control y vigilancia por interés policial”. También constata que “varios” de los retornados han sido ya capturados o están encarcelados, recordando que en 2016 fueron detenidos cuatro hombres y dos mujeres que habían viajado a zona de conflicto.

El informe contabiliza 45 fallecidos como consecuencia de la participación de estos desplazados en combates o en actos terroristas. En 2016 se constató la muerte de un ciudadano español que se había trasladado a Mali y se había significado como dirigente de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI). Se trata de Zakaria Said Mohamed, que utilizaba el alias de Abou Nur al-Andalusí.

Said Mohamed había sido soldado profesional en Melilla, su localidad natal, entre 2007 y 2010. Dos años después de dejar el Ejército, Said Mohamed desapareció y su rastro se localizó tiempo después cuando combatía en las filas de AQMI en Mali. En septiembre de 2015, Said Mohamed apareció en un vídeo de AQMI en el que hacía un llamamiento a los musulmanes españoles y, en particular, a los de Melilla para que se trasladaran a combatir a zonas de conflicto.

En febrero del pasado año, las tropas francesas atacaron una reunión de yihadistas que se estaba celebrando en una localidad situada a unos 180 kilómetros al norte de Tombuctú. En la reunión participaban dirigentes de AQMI, como es el caso de Abou Nur al-Andalusí, y de Al- Morabitoune. Fue en este ataque en el que murió este ciudadano nacido en Melilla.

Otro yihadista español fallecido en la guerra de Siria fue un individuo identificado como Zakariya al-Andalusí, según informó en julio del pasado año el aparato propagandístico de Estado Islámico (Daesh), que difundió imágenes de un ataque suicida llevado a cabo por este individuo, sin aportar otros datos del fallecido. Su nombre, sin embargo, revela su procedencia de España.

El pasado año se conoció también la muerte de otro combatiente que había adoptado el nombre de guerra de Abu Usama al-Andalusí. Originario de Badajoz, aunque residente en Cataluña, se trasladó a Siria, donde se enroló en las filas de Harakat Sham al-Islam, un grupo formado fundamentalmente por yihadistas marroquíes que está asociado al Frente al-Nusra, la franquicia de Al Qaeda en territorio sirio.

El ‘Balance del terrorismo en España 2016’ destaca también los 69 sospechosos por yihadismo detenidos durante el último año. Dicho informe destaca el arresto en Turquía de dos mujeres españolas casadas con miembros del Daesh cuando regresaban de Siria.

Una de ellas era la viuda del islamista marroquí Mohamed Hamduch, conocido como Kokito Castillejos, que había perdido la vida en Siria en 2015 y que se había hecho famoso por las fotografías que había difundido a través de internet sujetando varias cabezas de personas a las que había decapitado.

REFERENCIAS A AL-ANDALUS

Además de habitual en los nombres de guerra de los terroristas, Al-Andalus es un buen termómetro para medir el número de referencias que las diferentes facciones hacen de España. El profesor Manuel R. Torres Soriano contabilizó un total de 43 menciones de los grupos yihadistas a este país, prácticamente el doble de las registradas el año precedente.

El balance publicado en el tercer cuaderno del Centro Memorial que preside Florencio Domínguez expone que las alusiones a Al-Andalus se repiten por ser para el imaginario terrorista un territorio irredento que los musulmanes deben volver a recuperar, de ahí que aspiren a dar marcha atrás en la historia y cambiar los últimos cinco siglos.

El estudio del profesor Torres indica, por ejemplo, que en 2001 la propaganda yihadista hizo dos menciones a Al-Andalus, mientras que el pasado año fueron 20 las veces en las que hicieron este tipo de referencias. Las menciones a Ceuta y Melilla o a la presencia de España en Irak han estado también presentes en los pronunciamientos yihadistas.

El mayor número de alusiones a España durante 2016 correspondió a los aparatos propagandísticos del Estado Islámico o Daesh, aunque Al Qaeda compensó el menor número de pronunciamientos con el hecho de que su máximo líder, en un par de ocasiones, hiciera referencia a la recuperación de Al-Andalus.

“Un dato que es importante resaltar es que los grupos yihadistas, en especial el Daesh, han comenzado a utilizar el idioma español en sus comunicados o en sus vídeos con cierta regularidad. A través de Telegram, el Estado Islámico puso en marcha canales propagandísticos en español”, señala el ‘Balance del terrorismo en España 2016’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *