Miércoles, 18 enero, 2017

Los titiriteros recurren el archivo de su causa para evitar que se les investigue por incitación al odio

Los abogados han anunciado que han interpuesto un recurso de apelación ante la Sala de lo Penal, ya que no entienden por qué el sobreseimiento sigue siendo de carácter provisional y "no libre"

Foto: Archivo
E.P.


image_print

Las defensas de los titiriteros Alfonso Lázaro y Raúl García han recurrido el auto por el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno archivó la causa abierta contra ellos por enaltecimiento del terrorismo en relación con la obra que interpretaron en los carnavales de Madrid. Buscan evitar que se les pueda seguir investigando en un juzgado ordinario por un delito de incitación al odio, tal y como resolvió el magistrado el pasado 28 de junio.

En un comunicado, los abogados han anunciado que han interpuesto un recurso de apelación ante la Sala de lo Penal, ya que no entienden por qué el sobreseimiento sigue siendo de carácter provisional y “no libre”.

En dicha nota han hecho hincapié en que el auto de la Audiencia Nacional se considera que no hay enaltecimiento del terrorismo porque no ha quedado “debidamente acreditado” el elemento intencional. En este sentido, indican que en la misma resolución no aparecen los indicios que hay para que continúe su instrucción en los juzgados ordinarios en cuanto a los delitos de incitación al odio.

El juez Moreno remitió a los Juzgados de Plaza Castilla la parte de la causa referente a la presunta comisión de un delito con ocasión del ejercicio de los derechos fundamentales y de las libertades públicas.

Por esto, las defensa solicitan a la Sala que la instrucción de ambos delitos sea “idéntica”.

LO EXPRESADO POR UN PERSONAJE DE FICCIÓN NO ES IMPUTABLE AL ACTOR

En segundo lugar, subrayan que la obra ‘La Bruja y Don Cristóbal’ representada por Lázaro y García era ficción y, por tanto, lo expresado en la misma “imputable a un personaje imaginario” y no a los actores. Por ello, en su recurso aluden a una sentencia del Tribunal Constitucional, de 14 de abril de 2008, en la que admite que “la creación literaria da nacimiento a una nueva realidad”.

“No resulta posible trasladar a este ámbito el criterio de la veracidad, definitorio de la libertad de información, o el de la relevancia pública de los personajes o hechos narrados, o el de la necesidad de la información para contribuir a la formación de una opinión pública libre”, sostienen en su escrito.

En esta línea, recuerdan –como hicieron en un escrito anterior del pasado mes de marzo– que en algunas creaciones literarias o televisivas se ha elogiado a la organización terrorista ETA o aparecía escrito la expresión ‘Gora ETA’ y que ello no habían motivado ninguna actuación judicial.

ALKA-ETA ES UNA ORGANIZACIÓN DE “MIXTURA FICTICIA”

Además, han criticado que el juez Moreno les enviase a prisión, ya que ello supuso un “grosero e inexplicable agravio”, mientras que, por otra parte, no se ha actuado penalmente contra los responsables de las tramas cinematográficas que han puesto como ejemplo.

Por otro lado, para los defensores de los titiriteros la pancarta que mostraron a finalizar la actuación –en la que aparecía escrito “Gora Alka-Eta”– no es un objeto punible, pues, según han dicho, no alude a una organización real, sino a una “mixtura ficticia que en realidad no existe”.

“Pretender que la irreal y ficticia organización ‘Alka-Eta’ pueda ser depositaria de elogios delictivos es tan absurdo como pretenderlo de la igualmente inexistente entidad ‘Spectre’, organización frente a la que luchaba James Bond, o de ‘La resistencia’, grupo terrorista de origen islámico inventado por el escritor vallisoletano Juan Antonio Espeso en su última novela”, ironizan en su comunicado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *