Miércoles, 22 Noviembre, 2017

            

Los síntomas tras la pérdida de un ser querido

Existen casos en que las personas se ven obligadas a afrontar lo que llamamos un duelo patológico

Se trata de lo que se conoce como duelo | Imagen: Archivo GD
E.P.


image_print

Depresión, incredulidad, confusión, tristeza, remordimientos, angustia, insomnio, pesadillas, sensaciones de presencia, ‘flashbacks’, autorreproches, ambivalencia, pensamientos intrusivos, apatía, fatiga, aislamiento y desesperanza son algunos de los síntomas que suelen aparecer ante la pérdida de un ser querido, según ha informado el psicoterapeuta de IMQ AMSA, Juan Uribe, con motivo de la festividad de Todos los Santos.

Se trata de lo que se conoce como duelo, el tránsito que sigue a esa pérdida y, en la mayoría de los casos, un proceso normal al asumirse con naturalidad la inevitabilidad de la muerte, si bien el experto ha asegurado que es algo personal y único, ya que no hay dos personas que reaccionen igual ante una misma pérdida.

“En un duelo normal se experimenta incredulidad, confusión, tristeza, enfado, remordimientos o añoranza, pero, poco a poco, se va aceptando esa nueva realidad, elaborando el dolor de la pérdida y adaptándose a una nueva vida sin el fallecido, para la cual es necesario encontrar nuevas ilusiones y motivos para seguir adelante. Cuando se es capaz de pensar en él o ella, o hablar del fallecido sin dolor decimos que la persona lo ha superado”, ha explicado.

No obstante, existen casos en que las personas se ven obligadas a afrontar lo que llamamos un duelo patológico (o complicado o prolongado). Son situaciones en las que la persona no acepta la pérdida o es incapaz de superarla y se cronifica su sufrimiento.

“A veces hay quien no sufre, no llora, no siente nada, se queda como bloqueado. Puede ser que ya haya hecho su duelo anticipado al tratarse de una muerte prevista tras una larga enfermedad; o puede tratarse de un duelo enmascarado, en el que la persona puede expresar el dolor de otra manera, por ejemplo por vía corporal haciendo una enfermedad somática. O puede que tenga el sufrimiento ‘congelado’ y aparezca la depresión mucho tiempo después de la pérdida, lo que se conoce como duelo retrasado”, ha argumentado el especialista.

Ahora bien, hay distintos factores de riesgo que propician duelos complicados: si el fallecido es un niño o ha muerto por suicidio o muerte violenta o inesperada, o no aparece el cadáver, son situaciones especialmente difíciles de superar. También si la persona que está en un proceso de duelo tiene antecedentes de depresión, historial de otras pérdidas significativas, una relación ambivalente o excesiva dependencia del difunto y una limitada red de apoyo socio-familiar, tiene mayores dificultades para adaptarse a la nueva situación.

¿CUÁNDO ACUDIR A CONSULTA?

En estos casos de duelos complicados es cuando se recomienda acudir a terapia para que el terapeuta ayude a la persona a aceptar esa pérdida, expresar el dolor que sufre y poco a poco, sin prisas, ir vislumbrando una vida sin el ser querido para que se encuentre un lugar en el recuerdo donde conservar todas esas vivencias positivas pero a la vez volver a conectar con la vida y las ganas de seguir viviendo.

“Se trata de no quedar muerto en vida” sino seguir adelante porque cuando se va un ser querido también se lleva con él partes nuestras que nos dejan vacíos y tenemos que poder ir rellenando con aspectos nuevos que nos revitalicen”, ha comentado el experto de IMQ AMSA.

Del mismo modo, ha aconsejado la terapia de grupo a la que personas que están pasando por lo mismo tejen potentes redes de apoyo en las que la empatía juega un papel fundamental. “Es importante recordar a los familiares que deben respetar los tiempos del doliente. Hay quien necesita aferrarse al recuerdo del ser querido, que siente que le traiciona si le olvida y rehace su vida y no tenemos que forzarles a que pasen página ni se animen, sino acompañar y darles el tiempo que necesiten sin presionar”, ha añadido.

Finalmente, el experto ha avisado de que un “intenso y paralizador sufrimiento” por una pérdida no tiene por qué referirse solo a un fallecimiento sino que puede abarcar muchas otras cosas: una pareja en una ruptura, el trabajo en la jubilación o el país en la migración. “Son pérdidas que nos duelen pero también nos ponen a prueba y, si transitamos bien por el duelo, podemos salir incluso fortalecidos y encontrar un nuevo sentido a la vida”, ha zanjado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *