Jueves, 19 enero, 2017

Los servicios sociales de Granada están “desbordados”

Las organizaciones sociales de la ciudad dan la voz de alarma en unas fechas en las que la ciudadanía es especialmente sensible al impacto de la crisis económica

Texto y fotos: Jaime Martín | @jmartinreporter


image_print

La sociedad ya ha tenido suficiente y cinco años de pesadilla han dado para mucho en la provincia de Granada. Con una tasa de paro que ha evolucionado del ahora utópico 20,6% en septiembre de 2008 al demasiado real 38,8% que refleja la última Encuesta de Población Activa, muchos se preguntan, ¿Cómo una sociedad es capaz de aguantar estos números? Varios estudios señalan a la sólida red familiar y de amistades de los españoles como verdadera salvadora de una clase media que cada día lo es menos. Pero ¿qué pasa cuando la solidaridad no da para más?

LA ATENCIÓN SOCIAL EN GRANADA

[spacer style=”3″]

En la ciudad de Granada existen una serie de organizaciones que palían el impacto de la debacle económica: Cáritas Diocesana, Cruz Roja, OCREM, Solidarios para el Desarrollo, el Banco de Alimentos… son varias las instituciones, asociaciones y ONG’s que se reparten la tarea de cuidar de quienes menos tienen, pero incluso estas organizaciones han dado ya la voz de alarma: “Nos vemos desbordados”. Lo explica Francisca González, presidenta de OCREM, una institución creada para personas sin hogar que cada año acoge a decenas de familias y mujeres que, de otra manera, se verían en la calle. Ellos son la última línea de atención, el último asidero al que una persona en riesgo de quedarse sin hogar puede acudir. Pero no son suficiente, tal y como relatan las cifras que González pone sobre la mesa: en 2012 la organización pudo acoger en sus casas de acogida a 20 familias granadinas que no tenían a donde ir, pero no puedo ofrecer un techo a las otras 96 que también solicitaron ayuda. 

4

“Tenemos familias que no tienen absolutamente nada”, explica González, que reconoce que el número de personas que recurre a este servicio social se ha disparado en los últimos años. “Ahora nos llegan más familias numerosas. Cuantos más niños, más difícil”. Y el número de familias que pueden atender es cada vez menor, dado que lo que antes eran estancias de 3 meses en la casa de acogida hasta que la organización proporcionaba un trabajo a algún miembro de la familia, ahora se han convertido en 6, 7 e incluso 8 meses de estancia.

[blockquote style=”style-4″]Cáritas Granada lleva atendidas en Granada, Huétor Tájar y Motril a 66 personas sin hogar en lo que va de noviembre[/blockquote]

También trabajan a máximo rendimiento en Cáritas Granada, concretamente  en la Casa Madre de Dios, en donde Roberto Peña es coordinador técnico: “las personas que antes estaban en situación de vulnerabilidad ahora son, directamente, indigentes”. Cuando se trata de saber el número exacto de personas que pasan por la Casa Madre de Dios o por cualquier centro de acogida, ya sea de día o también para pasar la noche, las cifras bailan. Es difícil medir a un colectivo que, por definición, es nómada. Pero por poner en números la labor de esta parte de Cáritas, Peña explica que alrededor de 900 son las personas que pasan al año por su centro, dedicado exclusivamente a varones que sean autónomos -esto es, que puedan valerse por sí mismos- y que no tengan un historial conflictivo.

Ver Cáritas Parroquiales-Granada Ciudad en un mapa más grande

 

LAS MUJERES, MARGINADAS ENTRE LOS MARGINADOS

[spacer style=”3″]

No hay que ir muy lejos para ver que, dentro de un colectivo ya de por sí complicado, el eslabón más débil resulta también el más perjudicado. Francisca González dibuja el perfil de la mujer que se puede encontrar en una de las casas de acogida de OCREM: clase socio económica baja, estudios limitados y, posiblemente, con un historial de malos tratos por parte de su pareja. “Muchas vienen huyendo de sus agresores; ni tan siquiera les denuncian”. A lo largo de 2012, la organización de la que Francisca González es presidenta pudo atender a 94 mujeres, prácticamente la mitad de las que solicitaron ser acogidas. Sencillamente, no dan a basto.

EL PAPEL DEL AYUNTAMIENTO DE GRANADA

[spacer style=”3″]

El consistorio granadino no ha sido ajeno a estos cinco años de terremoto financiero. Si en los ingresos de 2008 el Ayuntamiento contaba con unos ingresos de más de 400 millones de euros, en 2013 esa cifra ha caído a 279. Inevitablemente las partidas para atención social se han visto disminuidas de manera drástica, aunque sí es cierto que en menor medida que otras. Así, en los presupuestos parar este 2013 que se acaba, el equipo de Torres Hurtado ha contado con 260 millones de euros, de los cuales 18 han ido a parar al área de Atención Familiar, Bienestar Social e Igualdad de Oportunidades.  

En cuanto a las herramientas concretas con que cuenta el Ayuntamiento destaca el Centro de Orientación y Atención Social a Personas sin Hogar y Transeúntes, una de las puertas de entrada al sistema de servicios sociales que provee el consistorio, aunque también existen varios programas de atención al inmigrante, a la mujer y a la infancia… la propia organización OCREM tiene un convenio de colaboración desde 1999, así como la ONG Café y Calor, que se beneficia de la ayuda consistorial, por mencionar un par de ejemplos.

LA SOLUCIÓN

[spacer style=”3″]

Aunque no existen soluciones fáciles, tanto Roberto Peña como Francisca González insisten en que la sensibilización ciudadana es una de las claves. “La sociedad no puede pasar de estas personas como si fueran mobiliario urbano”, explica Peña, que insiste en la importancia de hacer saber de la existencia de servicios sociales a esta parte de la sociedad. Servicios sociales incluso de reciente creación como el hogar para familias en riesgo de exclusión social ‘La Tahona’, dependiente de Cruz Roja, un lugar al que pueden acudir familias a las que les da vergüenza acudir a un comedor social.

Por otro lado, claro, todo pasa por aumentar los medios de las organizaciones, que aún valiéndose de voluntarios y campañas benéficas de toda índole, como las que en las últimas semanas protagoniza el Banco de Alimentosnecesitan del apoyo institucional para seguir adelante. 

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *