Jueves, 20 Julio, 2017

            

Los secretos detrás de un catering: el making of

El catering está presente en la práctica totalidad de acontecimientos de relevancia, pública o privada. Un despliegue gastronómico y logístico que ha de funcionar a la perfeccion | Pero ¿Qué hay detrás de un catering? ¿Cómo se prepara?

El catering es la opción más elegida para acompañar a todo tipo de eventos | Foto: Carlos Gil


image_print

Evento. Esa es la palabra. La presentación de un producto, una entrega de premios, el lanzamiento de una empresa, un congreso profesional y por supuesto una boda lo son. Actos y acontecimientos especiales que, por sus necesidades de aforo o singularidad, ocupan por unas horas lugares emblemáticos como palacetes, cármenes, jardines, palacios de congresos o museos. Y al término de todos ellos, el catering.

Si no puedes ver el vídeo, pincha aquí

El catering se ha erigido en los últimos años como la gastronomía a medida, tanto en la mesa como en la sitio elegido. Y es que su principal atractivo es la posibilidad de poder dar servicio a un amplio número de comensales, allí donde de otra forma no sería posible. Algo que en el caso de las bodas cobra especial importancia al tratarse de una fecha especial. Los novios desean que su boda sea inolvidable y hay muchos detalles que atar. Es entonces cuando un servicio de catering profesional entra en escena.

TRANSFORMAR UN ESPACIO

El Pabellón de las Artes en Jun, museo y obra de arte en sí mismo, es el ejemplo de como un lugar consagrado a un fin concreto puede sin embargo transformarse para albergar un evento como una boda. En este caso es Abades Catering, proveedor gastronómico exclusivo del Pabellón de las Artes, el encargado de conceder los deseos de los novios. La ceremonia y aperitivos en la terraza, cena en el interior.

Transformar este espacio para albergar una celebración requiere de una logística que comienza el día anterior con la instalación del mobiliario. Sillas y mesas han de adecuarse a la decoración del entorno. Después la elección de mantelería, vajilla y cubertería; todo ha de sintonizar. También el servicio de camareros, todos a sus puestos y coordinados.

Al término de la ceremonia, un carrusel de aperitivos sale de la cocina y da la bienvenida a los invitados. No mucho después, cuando el sol se esconde detrás de Sierra Elvira, los invitados se adentran en la Sala de Exposiciones, donde aguarda el comedor montado entre la extraordinaria colección de Miguel Ruiz de los Vasos de la Alhambra.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *