Sábado, 21 enero, 2017

Los programas de acompañamiento escolar facilitan al alumnado en riesgo social alcanzar el nivel de Secundaria

Un 92 por ciento de escolares con problemas de marginalidad y condiciones sociales desfavorecidas acceden con éxito a la ESO



image_print

El Programa de Refuerzo, Orientación y Acompañamiento, conocido como PROA, es una iniciativa de la Junta de Andalucía, concebida como un conjunto de actuaciones dirigidas a alcanzar el éxito escolar y mejorar el grado de adquisición de las competencias básicas por parte del alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo por precisar acciones de carácter compensatorio, así como conseguir un nivel adecuado de uso del español como lengua vehicular en el caso del alumnado extranjero.

La delegada territorial de Educación, Cultura y Deporte, Ana Gámez, ha valorado muy positivamente estos programas “que contribuyen a alcanzar la equidad y la igualdad de oportunidades, que son los pilares básicos de la educación”, ya que, “gracias a ellos, se potencia el proceso de transformación social implícito en la educación”.

Gámez ha detallado que “este programa ha tenido una importante incidencia en los buenos resultados académicos del alumnado en riesgo de exclusión social, que ha accedido de forma exitosa a la Educación Secundaria Obligatoria en un 92 por ciento, gracias al acompañamiento escolar que facilita la realización diaria de tareas, la mejora de la autonomía y la obtención de los objetivos generales de etapa”.

En total han sido 161 los centros de Educación Primaria y Secundaria participantes en estos Programas de Acompañamiento, en los que se ha atendido a más de 6000 alumnos y alumnas con la colaboración de 363 profesores y profesoras y 291 mentores.

La mayoría de los escolares participantes en este programa lo hacen en la modalidad de Acompañamiento Escolar, con refuerzos extraescolares con los que se persigue compensar los desfases existentes en los niveles de logro de las competencias básicas, especialmente comunicación lingüística y en el razonamiento matemático. De esta manera, el acompañamiento escolar se concibe como una medida favorecedora del éxito escolar, así como una importante vía para la prevención del absentismo y el abandono escolar temprano en el que se prioriza la atención al alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo que precisa acciones de carácter compensatorio por proceder de un entorno social desfavorecido.

El PROA también incluye una modalidad domiciliaria, dirigida a posibilitar la continuidad del proceso educativo a aquel alumnado de entre 6 a 16 años que presente necesidades específicas de apoyo educativo por razón de enfermedad y que, por prescripción médica, no pueda asistir a su centro educativo durante un periodo prolongado de tiempo.

Es, por tanto, un gran recurso para facilitar que aquellos alumnos y alumnas que no pueden asistir a su centro por motivos de salud puedan seguir el currículo de su grupo de referencia”, ha explicado Gámez que detalló que esta modalidad, que atendió el pasado curso a 20 escolares de la provincia, también permite acceder a localidades más dispersas geográficamente que otro modo serían difíciles de atender.


El alumnado de origen extranjero que presenta dificultades para la comprensión y uso del del español como lengua vehicular también es atendido por los Programas de Refuerzo, Orientación y Acompañamiento, mediante actividades específicas para el aprendizaje de la lengua y el desarrollo de hábitos de trabajo que permitan mejorar los rendimientos académicos del alumnado. Durante el pasado curso, se atendió a 163 alumnos y alumnas de la provincia de Granada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *