Lunes, 23 Octubre, 2017

            

Los pilares básicos en la educación de los niños

Según los expertos, no es recomendable dejar que el niño utilice cuando desee las nuevas tecnologías, ya sea un ordenador, una 'tablet', o el teléfono móvil

Los niños de hoy en día


image_print

La autoestima, la tolerancia a la frustración y el autocontrol son los tres pilares básicos para que un niño crezca adecuadamente y sea feliz, según ha explicado la directora del área infantil en el Centro de Psicología Álava Reyes, Silvia Álava, durante la presentación de su nuevo libro ‘Queremos que crezcan felices’.

El libro, centrado en la educación de los niños entre los seis y los doce años, es la continuación de ‘Queremos hijos felices’, que habla de la etapa entre los cero y los seis años. A partir de los seis es especialmente importante para ayudar a que los niños construyan su autoestima, ya que en ese momento “ya no solo cuenta lo que hacen los padres con el hijo, sino que el niño empieza a tener una visión del mundo y un constructo de su yo. Hay que trabajar para que él mismo sea capaz de valorar sus puntos fuertes, saber decirse cuándo lo ha hecho bien y analizar con él lo que no hizo bien y en qué falló”, ha señalado Álava.

La tolerancia a la frustración es una capacidad que se debe adquirir en la infancia y que será muy importante durante la etapa adulta, aunque es una de las que “más cuesta”, ha afirmado Álava. Por tanto, hay que enseñar a los niños a perseverar en las actividades que les presenten dificultades y evitar que abandonen las tareas que no les salen. En algunos casos, también se pueden utilizar técnicas de relajación para superar la frustración.

Además, Álava ha explicado que el autocontrol y la regulación emocional son fundamentales, ya que ayudarán al niño a “mejorar sus notas escolares, a la hora de hacer amigos, al relacionarse con los demás y para evitar problemas de conducta”. Los padres deben tener claro que el autocontrol no es la ausencia de emociones, sino saber gestionarlas y comunicarlas de forma adecuada.

UN PROCESO DIFERENTE EN CADA NIÑO

Durante la infancia se deben adquirir las competencias emocionales básicas que se utilizarán en el futuro, aunque los padres deben comprender que cada niño debe ser valorado de forma diferente. “La tarea de cada padre y madre es saber lo que puede dar cada niño, sacar lo máximo posible de él, asegurarse de que esté bien y de que sea feliz”, ha asegurado Álava.

Los seis años son la edad clave para empezar a ceder autonomía al niño, ya que es cuando se desarrolla la función ejecutiva, a través de la cual adquieren la capacidad de organizarse, manejar su conducta y aprender lo que son capaces de hacer, según ha explicado Álava. Después, a los ocho años, la educación deben centrarse en la adquisición de hábitos, especialmente en los relacionados con la escuela.

Hay que tener cuidado con saturar a los niños de actividades para que desarrollen sus habilidades. Álava ha señalado que “hay que darles un tiempo para jugar y ser niños. Está muy bien que se apunten a actividades extraes colares, pero no pueden tener una agenda desde que se despiertan hasta que se acuestan sin tiempo libre”.

REDES SOCIALES SÍ, PERO SUPERVISADAS

Álava ha asegurado que “no se puede prohibir completamente” el uso de las redes sociales, ya que los niños actualmente son nativos tecnológicos. Los padres deben supervisar la utilización de los dispositivos tecnológicos y asegurarse de que las aplicaciones o redes sociales que utilizan los niños son adecuadas para su edad.

No es recomendable dejar que el niño utilice cuando desee las nuevas tecnologías, ya sea un ordenador, una ‘tablet’, o el teléfono móvil. Según Álava, lo más adecuado es establecer un horarios o utilizar estos dispositivos como premio por realizar una tarea más aburrida para el niño, como hacer los deberes.

“Lo que les falta hoy en día a los niños es el contacto tú a tú, la interacción de igual a igual, ser asertivos, saber decir lo que quieren; en todo esto no se ha mejorado. Como falta el ensayo o entrenamiento, los niños necesitan esa interacción de tú a tú y, cuando se hace solamente a través de la red social, a veces tienen problemas”, ha explicado Álava.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *