Miércoles, 13 Diciembre, 2017

            

Los peores presagios se cumplen con Kone

El centrocampista griego no ha contado para Alcaraz a consecuencia de sus continuos problemas físicos, el principal 'pero' que se le puso a su incorporación

Kone lucha por un balón en el partido ante el Leganés | Foto: La Liga
Daniel Sánchez-Garrido @Danisgr


image_print

Panagiotis Kone se ha convertido en la gran incógnita del mercado invernal del Granada. El centrocampista cedido por Udinese no se ha terminado de adaptar al equipo nazarí y no está contando con minutos, todo ello provocado por sus continuos problemas físicos, los cuales arrastra desde hace tiempo.

A diferencia del jugador griego, los otros fichajes invernales, exceptuando al portero Rui Silva (está a la sombra de Ochoa), Ingason, Héctor, Wakaso y Adrián Ramos, sí se van acoplando al sistema de Alcaraz, con mayor o menor acierto, pero los cuatro, de momento, son fijos en el once.

Quizás el defensa central Ingason es el que más polémica está suscitando por algunos fallos cometidos, aunque el islandés ha convencido en otros partidos y al menos se le implicado en la causa. Por su parte, Héctor, Wakaso y Adrián Ramos están siendo de los más destacados en las últimas jornadas, cada uno en su parcela, pero siempre muy piropeados por la afición.

Así, Kone no termina de arrancar. Los peores presagios se han cumplido con él. Cuando se firmó su incorporación en el pasado mercado de fichajes invernal, el futbolista nacido en Albania se presentaba como una moneda al aire para el público en general, y para el propio Club. Podía salir bien o mal. Había que probar. O bien podía pasar totalmente inadvertido, ya que era un jugador que venía de no jugar prácticamente nada en la última temporada y media (13 partidos), o bien podía ser el renacer de un jugador de reputación ampliamente contrastada en Europa, concretamente, en Italia.

De momento, y tras ocho jornadas disputadas perteneciendo a la disciplina rojiblanca, Kone tan solo ha disputado 42 minutos, repartidos en dos encuentros. Debutó ante el Betis, saliendo desde el banquillo en el minuto 79. Fue el pasado sábado, en Butarque, cuando tuvo su primera buena oportunidad. Alcaraz le dio más de media hora de juego, pero su entrada al partido no cambió nada.

En las primeras dos listas en las que pudo entrar, ante Espanyol y Villarreal, una lesión le dejó fuera de juego. Luego se perdió dos partidos por decisión técnica, ante Las Palmas y el Eibar, así como el partido ante el Athletic Club. Sí entró en la lista ante el Alavés pero no jugó ni un minuto. Unos números para olvidar.

Esta semana se la ha pasado entrenando al margen, y su presencia ante el Atlético es muy improbable, aunque se recuperase de la lesión. El último contratiempo ha sido una sobrecarga en el recto anterior de su pierna derecha, la cual sufrió en los pocos minutos que jugó ante el Leganés. Quedan 12 jornadas para que el griego, nacido en Albania, revierta esta situación y aporte para el objetivo de la salvación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *