Jueves, 19 enero, 2017

Los padres del niño obeso presentan un informe que ve “perjudicial” ingresarlo en un centro



image_print

Los padres del niño ourensano que padece obesidad presentaron este lunes en el juzgado, cuando se cumplen los cinco días de plazo dados por el juez para que desvelen su paradero, un informe psicológico con el que pretenden “demostrar” que sería “perjudicial” el ingreso de su hijo en un centro de menores.

 

   Así, los padres persisten en su actitud de no informar a las autoridades sobre el paradero de su hijo, que permanece oculto desde que la Xunta de Galicia, a la que un juez le ha concedido la tutela de manera provisional, pidiese su ingreso en el centro de menor de A Carballeira, en Ourense.

   Luis Montoya y Margarita Gabarres presentaron este lunes en el Juzgado de Instrucción Número 2 de Ourense varias pruebas, entre ellas una pericial psicológica elaborada por la psicóloga Clara Isabel Fernández, que recomienda que el niño “no ingrese” en un centro.

   Preguntada sobre el estado del niño, la psicóloga señaló, en declaraciones a Europa Press, que se encuentra “muy nervioso” y “con ganas” de estar de nuevo con su familia y de que se termine el problema en relación con su situación.

   Por su parte, el abogado de los progenitores, José Manuel Rodríguez, señaló este lunes que los padres “pagaron” este examen psicológico después de que el Ministerio Fiscal “no atendiese” la petición de que el niño fuese visto por dos psicólogos especialistas independientes para que dictaminaran si su ingreso en el centro de protección de menores de A Carballeira podría representar algún tipo de “trauma o perjuicio” para el menor.

   “NO HAY VOLUNTAD REBELDE”

   Los padres del niño aseguraron en su momento que si confirmaban que el ingreso en el centro “era más seguro y conveniente” que un “tratamiento dietético y de modificación de la conducta alimenticia en el ambiente familiar y entorno comunitario” serían favorables al ingreso.

   Con las pruebas presentadas este lunes en el juzgado por la procuradora, el abogado señaló que se demuestra que “no hay voluntad rebelde al cumplimiento del mandato de entrega”, sino “el ejercicio responsable que tienen como padres de proteger los intereses del niño” porque su postura se basa en una “causa justa”.

   De este modo, Luis Montoya y Margarita Gabarres presentaron las pruebas después de que la pasada semana acudieran al Juzgado de Instrucción Número 2 de Ourense en calidad de imputados por la querella criminal presentada contra ellos por la Fiscalía de Ourense, por un delito de desobediencia y sustracción de menores, ya que se negaban a entregar a su hijo para que ingresase en el centro de menores.

   El juez requirió el pasado martes que entregasen el niño bajo el apercibimiento de la comisión de un delito de desobediencia o que dijeran donde estaba en un plazo de cinco días, plazo que expiró este lunes.

   El abogado señaló que, al ser una “cuestión de tipo civil” cree que “debe ser en la vía civil donde se dilucide y se decida finalmente lo más conveniente a los intereses del niño”. Con todo, José Manuel Rodríguez consideró que la actuación de los padres “en ningún caso puede considerarse como una actuación delictiva y perseguible por vía criminal”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *