Viernes, 21 Julio, 2017

            

Los obispos ven “injusta y discriminatoria” la sentencia de Estrasburgo sobre la prohibición de llevar crucifijo



image_print

El secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE) y obispo auxiliar de Madrid, monseñor Juan Antonio Martínez Camino, calificó de “injusta y discriminatoria” la sentencia del Tribunal de Estrasburgo que señala que la presencia del crucifijo en un colegio público va contra la libertad religiosa.

Durante la presentación del mensaje de la CEE con motivo del 50 aniversario de Manos Unidas, el prelado añadió que este fallo “es lamentable y poco constructivo para el futuro de Europa”. “El crucifico es un símbolo de respeto a la dignidad de la persona desde su nacimiento hasta su muerte natural”, agregó.

Asimismo, recalcó que es “triste” que se quiera recluir al ámbito privado. Sobre la posible repercusión de la sentencia de Estrasburgo en España, Camino apostó por que genere un reflexión positiva, al tiempo que recordó que la cruz es “un símbolo de libertad”.

“Donde no hay crucifijo no hay distinción entre la Iglesia y el Estado. Si desaparece, perderemos los logros de la cultura europea: al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”, sentenció.

En este sentido, constató que si se retiran se generará un vacío y se preguntó sobre quien lo llenará, porque, en su opinión, “el ser humano no puede existir sin símbolos”. “Es iluso pensar que en el ámbito público no puedan existir símbolos”, agregó. Finalmente, pidió no caer en “soluciones peligrosas, sectarias” y que denotan “una concepción poco desarrollada de la sociedad”.

CIFRAS DE ABORTO, “LAMENTABLES”

Por otra parte, Martínez Camino se refirió a los datos de abortos en 2008 publicados por el Ministerio de Sanidad y afirmó que “nadie puede alegrase con esas cifras”, que calificó de “situación lamentable”.

Así, pidió a los políticos que legislen en favor de la maternidad, ya que, en su opinión, “España está a la cola de Europa en la ayuda a la maternidad y a la paternidad. Hacen falta leyes que tutelen el derecho a la vida”, dijo.

Además, aclaró que la Iglesia seguirá “dando voz a los que no la tienen y cuya vida ha sido eliminada”. “Porque no ha sido interrumpida, sino eliminada”, repitió el portavoz del Episcopado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *