Viernes, 17 Noviembre, 2017

            

Los niños prematuros tienen el doble de probabilidades de sufrir trastornos de déficit de atención e hiperactividad

Se ha demostrado que los niños prematuros tienen puntuaciones menores en una serie de evaluaciones cognitivas como el cociente intelectual

Imagen ilustrativa | Fuente: E.P
E.P


image_print

Los niños prematuros tienen el doble de probabilidades de ser diagnosticados con trastornos de déficit de atención e hiperactividad y tienen un menor rendimiento en tareas de memoria y velocidad de procesamiento comparado con los niños nacidos a término, según un estudio internacional liderado por la Universidad Queen Mary de Londres.

La investigación, en el que han participado expertos de Holanda, Canadá y Australia, además de los investigadores españoles de la Unidad de Bioestadística Clínica del Hospital Universitario Ramón y Cajal (IRYCIS) y del Centro de Investigación Biomédica en Red de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP), Javier Zamora y David Arroyo, ha demostrado que los niños prematuros tienen puntuaciones menores en una serie de evaluaciones cognitivas como el cociente intelectual y en pruebas de habilidades motoras, habilidad lectora, ortográfica y rendimiento en matemáticas.

“Estos resultados ponen de relieve la necesidad crucial de que padres, cuidadores y docentes reconozcan la necesidad de apoyo en aspectos sociales, académicos y de comportamiento en las edades de la escuela primaria y secundaria para los niños nacidos pretérmino. El desarrollo general del niño depende del apoyo brindado para maximizar su potencial”, ha destacado el jefe de la Unidad de Bioestadística Clínica del Hospital Ramón y Cajal (Madrid) y autor de correspondencia del estudio, Javier Zamora.

Se calcula que cada año nacen unos 15 millones de niños prematuros en todo el mundo y cerca de 35.000 sólo en España (7,4 por cada 100 nacimientos). Entre las complicaciones más graves que pueden sufrir los niños a corto plazo se incluyen los problemas respiratorios, las infecciones y la hemorragia cerebral. A largo plazo estos niños tienen un mayor riesgo de padecer trastornos cognitivos, motores y de comportamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *