Sábado, 21 enero, 2017

Los Miserables trasladan el París de Víctor Hugo a Granada

La obra se representará en el Palacio de Deportes de Granada los días 28, 29 y 30 de noviembre

Foto: Los Miserables


image_print

miserables-(3)El calor entró a un frio Palacio de Deportes cuando el elenco de Los Miserables pisaba a el escenario a bordo de un barco, de ese barco se bajaba Jean Valjean, interpretado por Daniel Ditges, buscando su libertad. Esa libertad se verá truncada por la persecución de Javert interpretado por Ignasi Vidal.

Dos horas y cincuenta minutos de espectáculo, con todas sus letras, pues se nota el trabajo, el esfuerzo de los ensayos que dan lugar a esta pieza musical que hace que se sucedan toda clase de sentimientos.

Al igual que Valjean todos los personajes de la obra buscan una vida mejor, como es el caso de Fantine, la pequeña Cosette, Marius y sus compañeros de Revolución, Eponine y hasta los Thénardier, los famosos mesoneros.

Los pequeños del musical dejaron sin palabras a los espectadores, las pequeñas Cosette y Eponine son interpretadas por niñas locales que no temblaron a la hora de subir al escenario. Ambas dejaron paso para el otro gran niño del musical el valiente Gavroche.

Si no puedes ver el vídeo pincha aquí. 

Todas las funciones de Los Miserables siguen la misma pauta, la misma iluminación y la misma escenografía. Una escenografía que traslada al Palacio de Deportes a Montreuil donde se escucha la canción ‘Chicas guapas’,  una acción que traslada a los muelles junto los marineros, las prostitutas y sus clientes, donde Fantine deambula tras haber sido despedida.

El espectáculo ha arrancado en numerosas escenas los aplausos del público, uno de esos momentos ha sido con la canción de los Thénardier y miserables-(2)su canción ‘Dueño del mesón’. El fin del primer acto se cierra con la canción ‘Sale el sol’ cuando el Palacio de los Deportes se preparaba para su particular revolución.

En el descanso la gente ya esperaba el segundo acto que llegaba cargado de acción, con los tiros y las explosiones en la barricada, que emocionaron y pusieron los pelos de punta a más de uno. Como por ejemplo ‘La canción del café’, donde Marius se encuentra las sillas vacías. Un gran musical que no hay que perderse porque tal y como dice la frase, Los Miserables es más que un musical, es una leyenda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *