Lunes, 18 Junio, 2018

            

Los inviernos de Quique Pina

El Granada CF fue un ir y venir de jugadores durante el segundo periodo de traspasos de cada temporada en las que el murciano estuvo al frente del club

Quique Pina, en su etapa como presidente del Granada CF | Foto: Archivo GD
Chema Ruiz España | @Chema_Ruiz22


image_print

La calma y aparente poca actividad que se registra en las oficinas del Granada CF no son las propias de las fechas actuales o, al menos, no es a lo que el aficionado ha sido acostumbrado en los últimos años. Cuando restan pocos días para llegar al ecuador del mercado invernal de traspasos, el Granada no ha realizado ninguna operación. El vestuario nazarí no ha dado la bienvenida a ningún futbolista, por el momento, ni ha tenido que despedir a nadie, aunque los hay ya en la rampa de salida. Este ambiente contrasta con el pasado más reciente de los rojiblancos. Con Quique Pina y Juan Carlos Cordero al mando, los anuncios de nuevas altas y bajas eran una constante en estas fechas, en las que buscaban, normalmente, una reacción que permitiera al club salvar la categoría.

Un total de 31 fichajes se han llevado a cabo durante el mercado invernal desde que el empresario murciano llegase al club nazarí, en la temporada 2009/2010. Pero esta cifra crecería notablemente si se tuvieran en cuenta todos los jugadores que se convirtieron en propiedad del club sin llegar a tener ficha, fruto del acuerdo con Udinese, al que se anexionó el Watford posteriormente.

Pina desembarcó en la Ciudad de la Alhambra cuando el Granada militaba en Segunda División B, y el objetivo era el ascenso tras ‘revivir’ al club. Los rojiblancos ocupaban la primera posición al comienzo del año, fecha en la que se abre el mercado, y se reforzó con cuatro futbolistas para mantener el liderato. Así, Collantes, Mensah, Kitoko y Llamas llegaron a Los Cármenes, aunque sólo Kitoko y Collantes -en especial el segundo de ellos- gozaron de minutos.

La temporada siguiente, tras el ascenso a Segunda División, el Granada llegaba a enero en la novena posición, a un punto del play off . La meta del conjunto dirigido por Fabri González era consolidarse en la categoría, aunque el desenlace fue mucho más dulce para los rojiblancos. Álex Cruz y Juande fueron las caras nuevas de aquel mercado de invierno, pero fue un regreso el que resultaría fundamental para el Granada. Odion Ighalo, que ya había sido decisivo la pasada temporada, volvía a ‘su casa’, y terminaría anotando el gol del ascenso en el Martínez Valero.

Con la llegada a Primera, llegaron los apuros al Granada de Quique Pina, que terminó el 2011 con cuatro puntos de ventaja con respecto al descenso. En esta ocasión, fueron dos los jugadores que se incorporaron a la entidad nazarí: Henrique Almeida y Borja Gómez. Sólo el central dispondría de minutos en el resto de la temporada, que finalizó con una agónica permanencia en Vallecas.

Sólo un punto separaba al Granada del farolillo rojo cuando se abrió el mercado de traspasos de la 2012/2013, y la búsqueda se centró en jugadores que conocieran la categoría. Así llegaron Buonanote, Nolito, Carlos Aranda y Recio, que terminaron siendo importantes para Lucas Alcaraz, que regresó al Granada en sustitución de Juan Antonio Anquela.

Un año después, el Granada llegaba al ecuador de la temporada en una posición muy cómoda. Duodécimos y cinco puntos sobre el descenso, sólo se incorporó Tiago Ilori.

La necesidad con la que llegó el conjunto nazarí al periodo invernal de fichajes marcó las transacciones que se llevaron a cabo durante este. Hasta siete futbolistas ficharon por el club granadino que, de nuevo, logró la salvación. Insúa, Lass Bangoura, Cala, Rubén Pérez, Adrián Colunga, Candeias y Robert Ibáñez fueron las caras nuevas, y todas tuvieron un papel destacado con la elástica rojiblanca, aunque Colunga y Candeias pasaron más desapercibidos.

El último mercado bajo la presidencia de Quique Pina sirvió, de nuevo, para mantener la categoría. El conjunto granadino firmó a Jesús Fernández, Ricardo Costa, Doucouré e Isaac Cuenca, futbolistas que resultaron determinantes para la permanencia, a excepción de Jesús Fernández, que siempre tuvo por delante a Andrés.

Esas fueron las últimas acciones del periodo de mandato del empresario murciano, que vio cómo, en el primer año tras su marcha, el mercado invernal llevó a Granada a Ingason, Rui Silva, Wakaso, Ramos, Kone y Héctor Hernández. Sin embargo, no consiguieron remediar la situación en la que ya se encontraba el club, y el descenso terminó consumándose.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Centro de preferencias de privacidad

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?