Sábado, 25 Marzo, 2017

Los intérpretes de lengua de signos exigen ser personal laboral de la Junta

Estos intérpretes son trabajadores de alumnado sordo que se encuentra cursando estudios de secundaria, bachillerato o ciclos formativos en los centros docentes públicos dependientes de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte

Manifestantes durante su concentración | Foto: F. W. Alanzor


image_print

Ataviados con sus características camisetas negras, un grupo de intérpretes de Lengua de Signos de instituto, universidad, servicios ordinarios y también usuarios y personas sordas, se han congregado a las puertas de la delegación de Educación de la Junta de Andalucía en Granada para reivindicar mejoras en sus condiciones laborales.

Estos intérpretes son trabajadores de alumnado sordo que se encuentra cursando estudios de secundaria, bachillerato o ciclos formativos en los centros docentes públicos dependientes de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte. En Andalucía serán unos 150 y en Granada alrededor de 35 profesionales.

interpretes-lse

Un momento de la concentración en la puerta de la sede de la delegación de Educación

Reivindicamos ser personal laboral de la Junta de Andalucía, dentro de los centros educativos, porque es un servicio con el que la institución pública lleva muchos años contando”, ha explicado uno de los intérpretes concentrados a las puertas de la delegación de Educación en Granada. “La verdad que después de tanta experiencia, el tener que seguir optando a concursos públicos, es algo muy duro, porque cada vez las condiciones van a peor, la Junta está buscando concursos lo más baratos posibles. En estos últimos cuatro años las condiciones salariales son bastante malas, además de que la categoría profesional en la que tendríamos que estar que es la número tres, y los contratos que tenemos, nos colocan en la cinco”, haciendo referencia a cómo en los dos últimos años han visto reducido su salario en 400 euros mensuales.

“Queremos, de cara al siguiente pliego de condiciones que tiene que salir para el próximo curso escolar, que se cumpla ese pliego con el convenio colectivo”, continúa explicando el intérprete, “porque en el pliego de condiciones tendríamos que aparecer con un convenio colectivo de personas que trabajan con personas con discapacidad dentro de los centros educativos, y la empresa ha hecho un convenio colectivo de empresas y despachos”.

A pesar de la importante tarea que realizan en la atención personalizada a este alumnado específico con dificultades en el proceso de enseñanza y aprendizaje –de acuerdo con el principio de igualdad de oportunidades–, este colectivo viene sufriendo en los últimos años una especial devaluación en sus condiciones de trabajo, tanto en las salariales como en las contractuales, que lo están abocando a la precariedad frente a mayores beneficios de las empresas adjudicatarias del servicio, privatizado por la Consejería de Educación desde su puesta en marcha.

Los intérpretes de Lengua de Signos tienen pensando seguir adelante con sus concentraciones hasta que las Junta les haga caso. De hecho estas concentraciones también se están llevando a cabo en otras provincias de Andalucía. En estas manifestaciones también han contado con el apoyo de los sindicatos de CC.OO y UGT.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *