Viernes, 24 Marzo, 2017

Los institutos que prohíben los móviles mejoran un 6% sus notas

Dejamos al criterio del lector la interpretación de si es mejor prohibir los dispositivos o educar en los dispositivos.



image_print

Según un estudio publicado por investigadores de la London School Economic, los institutos que prohibieron los smartphones en Reino Unido mejoraron un 6% las calificaciones de sus alumnos.

El estudio, que ha sido difundido por The Guardian, fue realizado por los investigadores Philippe Beland y Richard Murphy, quienes concluyeron que el 6,4% de los adolescentes menores de 16 años mejoraron sus notas. Este incremento lo relacionan directamente con la utilización del móvil, que según los investigadores, haría perder a los estudiantes una semana lectiva al año.

Entre los motivos de esta perdida de horas, se encuentra el uso que los adolescentes hacen de su smartphone. Aunque el móvil no se utilice durante las clases, distrae al estudiante, que estará pensando en actualizar sus redes sociales en lugar de atender al profesor. Por lo que de ser prohibido, el adolescente queda libre para atender a su maestro, y gana una hora lectiva a la semana.

Además, los autores destacan que también existe relación con el nivel económico de la familia de los adolescente. Mientras que los alumnos con menos recursos incrementan su nota dos veces más que los estudiantes con más recursos, los alumnos más acomodados las incrementan en menor medida.

En Reino Unido el 98% de los institutos tienen prohibido la utilización de los teléfonos móviles. En España no se conocen ninguna estadística respecto al tema, tampoco legislación clara, dejando a los institutos la potestad de decidir que hacer individualmente.

En cualquier caso el móvil es un dispositivo que se supone que no debería usarse en un aula, a menos que las clases se basen en ello. Las últimas novedades en e-learning y mobile learning también han demostrado ser sumamente eficaces para las instituciones, aumentando del mismo modo las calificaciones de los alumnos.

Dejamos al criterio del lector la interpretación de si es mejor prohibir los dispositivos o educar en los dispositivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *