Viernes, 20 enero, 2017

Los futuros médicos desbordan ilusión en el escenario

El musical de los futuros médicos que han estudiado en el Aulamir vuelve a llenar el Palacio de Congresos en una noche para el reconocimiento de la profesión

Redacción GD


image_print

Los médicos españoles se han labrado fama a nivel mundial por su alto grado de profesionalidad. Los galenos formados en las universidades patrias trabajan en las mejores instituciones médicas del globo y, cundo vuelven al país, su prestigio los sitúa entre los profesionales mejor valorados por la sociedad. Pero llegar hasta ahí no es un camino de rosas… algo que ayer pudieron comprobar de primera mano las cientos de personas que se dieron cita en el Palacio de Congresos para ver el espectáculo patrocinado por el Colegio de Médicos de Granada y organizado por el Aula Mir.

ANTES DE PASAR A CONSULTA, SUBA AL ESCENARIO

[spacer style=”3″]

Es la segunda vez que los estudiantes de Aulamir se reúnen para ofrece un musical distinto. En la primera ocasión, años atrás, ya quedó patente el talento y las ganas de comerse el mundo de unos jóvenes que han tenido que sacrificar buena parte de su tiempo libre por alcanzar un sueño, el de convertirse en los mejores doctores que pueda dar la Facultad de Medicina de Granada.

Este año, en una cita a la que no faltaron amigos y familiares de los estudiantes, el éxito volvió a ser el mismo. A través de numerosos actos musicales, los estudiantes de Mir, que pronto se tendrán que enfrentar a la prueba más dura de su carrera, desgranaron en tono jocoso, la particular aventura que supone pasar de ‘simple’ estudiante de medicina a médico residente. Así, el programa fue saltando desde episodios como ‘La preparación del Mir’ o ‘Elección de plaza y llegada al hospital’ hasta ‘Problemas de parejas’ y ‘Viviendo de guardia en guardia’.

El espectáculo, que ya apunta a convertirse en tradición, estuvo marcado por los numerosos guiños que los estudiantes quisieron hacer de su carrera profesional pero también, de la futura vida personal que les espera, una vida que no se puede disociar de la vocación por ayudar a los demás.

Como se pudo leer en el programa del evento: “Este espectáculo tiene una triple función”:

  • Pretendemos dar a conocer las dificultades y circunstancias de la vida de los jóvenes médicos tratado desde un enfoque de comedia pero intentando que sirva para una mejor comprensión de lo que se esconde detrás de las batas.
  • Pasar un rato agradable que nos haga olvidar un poco los sinsabores del día a día gracia a un espectáculo distinto a todos los demás.
  • Transmitir la importancia del trabajo en equipo, de la ilusión y de la cercanía a lo pacientes, valores todos ellos que encarna el Colegio de Médicos de Granada. 

LOS ORGANIZADORES 

[spacer style=”3″]

Partiendo de la idea original de Fernando de Teresa, el musical del Aulamir contó con el cariño, esfuerzo e ilusión de numerosos médicos y estudiantes, estos últimos verdaderos protagonistas de la velada. Con Antonio Heras y Pablo González como directores de escena, Carlos Quesada, Carmen Pérez e Irene Baena en la creación de coreografías y Pablo Fernández como encargado de la escenografía, el espectáculo de anoche sentó precedente en su segunda edición y a buen seguro que el narrador del evento, Carlos de Teresa, ya está afinando la voz para el próximo año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *