Sábado, 22 Julio, 2017

            

Los errores condenan al Granada CF (3-1)

Los de Alcaraz cayeron en la Catedral ante un Athletic sin sus figuras, en un partido gris, sin intensidad visitante y marcado por los fallos de la zaga nazarí

Foto: LFP
Román Callejón | @RomanCallejon


image_print

Por primera vez esta temporada, pudo Lucas Alcaraz repetir once inicial en la Liga. La alineación que vapuleara al Betis y le endosara cuatro tantos volvió a verse de partida sobre el terreno de juego, esta vez en San Mamés. El míster granadino propuso a Ochoa, Hongla, Ingason, Gastón Silva, Héctor; Uche, Wakaso, Adreas Pereira, Carcela; y Adrián Ramos: once nacionalidades diferentes, nuevamente, sobre el verde.

El Athletic, por su parte, llegaba con las ausencias Raúl García, De Marcos, Laporte y Aduriz, además de con la eliminación de la UEFA en la mochila, aunque el once vasco no hacía pensar que fueran a ponerlo fácil.

La contienda comenzó con poco ritmo. Ninguno de los dos contrincantes quería cometer errores, algo que se plasmaba en el orden táctico. Las llegadas a las áreas contrarias no eran claras y el balón cambiaba de dueño con bastante rapidez.

Pero llegaron los fallos y, desafortunadamente, el primero lo cometió el Granada. Hongla, último hombre en ese momento, recibió un pase atrás de Uche y falló en el control, que se le fue largo. Beñat, muy atento, le encimó y le robó la pelota, se fue para línea de fondo y venció la salida de Ochoa con un pase al punto de penalti donde Susaeta marcó a placer (1-1).

El Athletic también falló, solo dos minutos después. Ninguno de los centrales bilbaínos, ni Lekue, ni Balenziaga, ni Yeray, acertó a despejar un centro con poco peligro de Andreas, que no atino a controlar Ramos, pero que le cayó franco a Carcela dentro del área. El marroquí controló sin problemas y colocó a la izquierda de Iraizoz (1-1).

Con este resultado, los leones comenzaron a hacerse con el control del partido. Beñat sacó la batuta y movió la pelota, aunque el Granada no parecía sufrir, sino que juntó líneas, achicó espacios y buscó salir a la contra.

La creación nazarí no terminaba de funcionar. Uche y Wakaso se prodigaron más en tareas defensivas, mientras que Carcela y Andreas, muy desaparecidos durante todo el partido, no encontraron balones con los que desplegar su fantasía.

La mordiente la puso el Athletic Club que, aunque no contaba con hombres muy importantes a balón parado, lo intentó en la estrategia y sacó petróleo. Tras otro error grave de la zaga visitante, esta vez de Ingason, quien que dio un mal pase atrás para Ochoa, el colegiado pitó cesión al agarrar el meta mexicano la pelota con la mano en su salida, después de salvar primero con el pie. La ejecución de la estrategia fue muy buena y el Granada cayó en el engaño. Susaeta puso para Lekue, que disparó desde fuera del área para que el balón tocara en Wakaso y despistara al ‘Memo’. El 2-1 subió al tanteador.

Al filo del descanso, el Granada también lo intentó a balón parado. Wakaso culminó un lanzamiento de falta, que tocó en corto Pereira, pero su potente disparo se marchó por línea de fondo, no muy lejos del palo izquierdo de Iraizoz.

La reanudación del partido continuó casi con la misma tónica. Un partido gris en el que solo los errores y el balón parado aportaban algo de peligro. En alguna jugada asilada también pudo verse algo demás intención, como en un trallazo desde la frontal de Uche que se estrelló en la madera con Iraizoz ya vencido.

Pasado el primer cuarto de hora de la segunda mitad, se rompió un poco esta monotonía, en parte gracias a la pasividad de los jugadores del Granada, quienes jugaron con poca intensidad. El Athletic trenzó una jugada entre Susaeta, y Beñat, que acabó con un pase en profundidad para Williams. El delantero local disparó con la izquierda, pero se encontró a Ochoa. En el rebote, Muniain se hizo con la pelota y volvió a disparar casi sin ángulo, Ochoa volvió a meter la manopla arriba y desvió el balón.

Despertaron los leones, Muniain entró más en juego y se notó su movilidad. Aunque los goles volvían a llegar a consecuencia de los errores. Ochoa falló en la salida ante un balón llovido dentro del área, se le escapó el balón de las manos y San José se lo llevó para disparar y materializar el tercero local (3-1).

Alcaraz quiso cambiar el sistema y la dinámica con la entrada de Samper y de Ponce. El catalán dio otro sentido a la media, pero no gozó de tiempo para que su incorporación se notara. El equipo siguió sin hacer un juego que se acercara al que hiciera ante el Betis. Ya casi sin tiempo, los atacante nazarís intentar presionar la salida de balón, pero no surtió efecto. El equipo parecía desorganizado.

El Granada no consiguió equiparar el juego de los partidos en casa con los de fuera. La intensidad brilló por su ausencia, al igual que la propuesta futbolística. La media no generó ni aportó. Aunque lo peor estuvo en la defensa, mucha pasividad, pero, sobre todo, fallos no forzados que no pueden concederse para seguir agarrados a la cuerda de la salvación.

FICHA TÉCNICA

Athletic Club de Bilbao: Iraizoz, Lekue, Balenziaga, Bóveda, Yeray: San José, Beñat, Muniain (Mikel Rico, min. 79), Saborit (Etxeitia, min. 46), Susaeta; Williams (Sabin Merino, min. 84)

Granada CF: Ochoa; Foulquier, Hongla, Ingason, Gastón Silva, Héctor; Uche (Boga, min. 67), Wakaso (Samper, min. 71), Pereira, Carcela (Ponce, min. 81); Adrián Ramos

Goles: 1-0: Susaeta, min. 11; 1-1: Carcela, min. 13; 2-1: Lekue, min. 33; 3-1: San José, min. 68

Árbitro: Trujillo Suárez (colegio tinerfeño). Amonestó a Williams, (min. 87), por parte de los locales, y a Wakaso (min. 58), Ramos (min. 61), Ochoa (min. 68), Gastón Silva (min. 68), Samper (min. 80), por parte de los visitantes.

Incidencias: encuentro perteneciente a la Jornada 24 de la Liga Santander entre el Athletic Club de Bilbao y el Granada CF, disputado en el Estadio de San Mamés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *