Jueves, 20 Septiembre, 2018

            

Los embalses de Andalucía bajan un 3,34% con respecto a julio

Las reservas de agua se encuentran al 58,41 por ciento de su capacidad total

Embalse de Iznájar | Foto: E.P.
E.P.


image_print

La reserva hidráulica de los embalses de Andalucía se encuentran este martes al 58,41 por ciento de su capacidad total con 6.526 hectómetros cúbicos de agua almacenada y baja un 3,34 por ciento respecto a julio, pese a las lluvias de la última semana.

Según los datos del Ministerio para la Transición Ecológica recogidos por Europa Press, los embalses andaluces tienen un capacidad máxima 11.172 hectómetros cúbicos, de los cuales se disponían 6.899 hectómetros cúbicos de agua (61,75%) el 31 de julio. Esto supone que la reserva hidráulica ha perdido un total de 373 hectómetros cúbicos.

Esta bajada se produce a pesar de las abundantes precipitaciones en zonas de sierra de las pasadas semanas, especialmente en Almería, Granada y Jaén y que el lunes se extendieron a otra provincias. Este día en El Granado (Huelva) cayeron 21 litros por metro cuadrado; en Guadalcanal (Sevilla), 18,4 litros, y en La Rambla (Córdoba), 7,2 litros.

También se produjo una bajada en la reserva hidráulica respecto a la semana pasada, cuando los embalses disponían de 6.650 hectómetros cúbicos de agua almacenada (59,52%), siendo en este caso la reducción de un 1,11 por ciento.

No obstante, los embalses mantienen un 19,44 por ciento más de agua que en las mismas fechas del año pasado, cuando tenían 4.354 hectómetros cúbicos (38,97%). Los embalses comenzaron a perder agua hace nueve semanas, tras un periodo de ascenso constante que comenzó en diciembre de 2017.

GUADALQUIVIR

Por zonas, los embalses que menor cantidad de agua tienen almacenada son los de la Cuenca del Guadalquivir, los cuales se encuentran actualmente al 56,4 por ciento de su capacidad con 4.577 hectómetros cúbicos de agua. Precisamente, son estos los que mayor porcentaje suponen del total de los embalses andaluces con 8.118 hectómetros cúbicos.

Le siguen los embalses de la Cuenca Mediterránea andaluza que se encuentran al 57,3 por ciento de su capacidad (673 hectómetros cúbicos de 1.174); los embalses de Guadalete-Barbate al 65,9 por ciento (1.138 hectómetros cúbicos de 1.651) y los embalses de los ríos Tinto, Odiel y Piedras, los que mayor porcentaje de agua almacenada mantienen actualmente con el 82,1 por ciento (195 hectómetros cúbicos de 229).

En el conjunto de España, la reserva hidráulica está al 60,7 por ciento de su capacidad total. Los embalses almacenan actualmente 34.051 hectómetros cúbicos de agua de un total de 56.074, de forma que han disminuido un 0,9 por ciento respecto a agosto (36.481 hectómetros cúbicos menos) y un 1,3 respecto a hace una semana (736 hectómetros cúbicos).


Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Tanto que se gasta la Junta en propaganda de autobombo y de memoria histérica, podría poner en sus televisiones, porque están al servicio de ellos y no de los andaluces, una campaña de anuncios, de cómo debemos ser más cívicos, porque el despilfarro de agua, de los andaluces, generalizo , aunque sé que algunos que son conscientes del bien, escaso y que no lo hacen. Yo no he visto en mi vida, personas que más porquerías tiren al suelo, que más agua gasten, en baldear sus terrazas, aceras y todo lo que de otra forma podría limpiarse, si tanto despilfarro de agua. Ni un sólo cartel de concienciación del ciudadano en las duchas públicas de las playas, que como es gratis se tiran duchándose y tirando agua, lo más grande.
    Por otro lado, imposible descansar en lugares de veraneo, porque, los ayuntamientos les ceden los colegios públicos, para botellones, hasta las cinco o seis de la mañana con música atronadora.. La gente tira todo tipo de desperdicios al suelo tanto de las playas, como en los paseos, lo que resulta asqueroso. ¿Por qué las administraciones locales, no ponen fin a este desmadre y a este mal aspecto de los lugares de veraneo,? Si estos vándalos fueran multados u obligados a limpiar lo que ensucian, seguro que no se comportarían así. Es dinero público el que se gasta y hay que emplearlo en servicios esenciales y no quitar la porquería de los guarros e incívicos