Miércoles, 18 enero, 2017

Los elefantes podrían desaparecer en 2022 en la Reserva de Selous, en Tanzania, por la caza furtiva, según advierte WWF

La ONG recuerda que cerca de 110.000 elefantes llegaron a habitar las sabanas, los humedales y los bosques de Selous, pero en la actualidad quedan alrededor de 15.000 elefantes en el ecosistema

elefantes
Imagen de un elefante en el bosque de Selous | Autor: E.P
E.P


image_print

La población de elefantes de la Reserva de Selous, el mayor sitio Patrimonio Mundial de la UNESCO de Tanzania, podría desaparecer dentro de seis años, en 2022, si no se toman medidas en contra de la caza furtiva, según ha advertido WWF al primer ministro del país africano.

Esta reserva, el área protegida más extensa de África y una de las más antiguas, albergaba una de las mayores concentraciones de elefantes africanos en el continente, pero la caza furtiva por el marfil ha reducido la población en un 90% en menos de 40 años.

La ONG recuerda que cerca de 110.000 elefantes llegaron a habitar las sabanas, los humedales y los bosques de Selous, pero en la actualidad quedan alrededor de 15.000 elefantes en el ecosistema.

En este contexto, un análisis de Dalberg Global Development Advisors realizado para WWF concluye que la pérdida de los elefantes en Selous podría tener un efecto “negativo” en la economía de Tanzania, que depende de la naturaleza, ya que pondría en riesgo el medio de vida de 1,2 millones de personas.

Además, el trabajo señala que el turismo genera en Selous 6 millones de dólares al año y que la actividad representa una contribución anual de 5.000 millones de dólares al PIB de Tanzania, donde un país que cuenta con sitios reconocidos mundialmente como el Monte Kilimanjaro y el Parque Nacional del Serengueti.

En este contexto, el director de WWF Tanzania, Amani Ngusaru, ha recordado que el valor de esta reserva depende de sus poblaciones de animales silvestres y de sus ecosistemas prístinos.

En 2014, la UNESCO denunció la situación de peligro en Selous, porque la caza furtiva acaba con seis elefantes diarios de media por parte de organizaciones criminales. Además, expresó su preocupación por otras actividades dañinas como la minería, la exploración de gas y petróleo y la construcción de represas.

“Eliminar completamente la caza furtiva de elefantes es el primer paso para que Selous aproveche todo su potencial para lograr un desarrollo sostenible. Juntos, debemos asegurarnos de que este tesoro natural sea protegido”, dijo Ngusaru.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *