Domingo, 23 Julio, 2017

            

Los dos bandos prometen un “cambio real” en Escocia para ganarse a los indecisos

Salmond invita a los electores a confiar en sí mismos y los pro-unión les garantizan un autogobierno "sin precedentes"

Foto: Toby Melville / Reuters


image_print

El referéndum sobre la independencia de Escocia llega a la última jornada de campaña centrado en la necesidad de convencer a los indecisos y ambos bandos han apostado por invocar un futuro de prosperidad económica y de protección de la identidad nacional en el que no sólo Yes Scotland (Sí Escocia) promete “cambio real”, ya que el frente a favor de la unión garantiza uno “mejor, más rápido y más seguro”.

A menos de 24 horas de que comience una votación en la que 4,28 millones de personas sentenciarán el porvenir de Reino Unido, las encuestas revelan que un 8 por ciento todavía no se ha decantado entre la opción de la separación total del modelo vigente desde 1707, o la de permitir un aumento “sin precedentes” del techo de autogobierno que Better Together (Mejor Juntos) ha avanzado si el ‘no’ vence mañana.

Descontando este sector que tendrá la llave del plebiscito, los sondeos mantienen al rechazo a la ruptura ligeramente por encima de la tendencia de los últimos días, de apenas un punto. El estudio de Opinium para el diario ‘Daily Telegraph’, de ICM para el ‘Scotsman’ y de Survation para el ‘Daily Mail’ ponen al ‘no’ con el 52 por ciento, frente al 48 que se llevaría la papeleta de la segregación.

En este escenario, los dos bandos prevén apurar las últimas horas para convencer de que su propuesta es la más conveniente tanto para el bolsillo del ciudadano y las arcas estatales que se encargarán de darle protección, como para las aspiraciones soberanistas de Escocia.

AGENDA INDEPENDENTISTA

El líder del Partido Nacional Escocés (SNP, por sus siglas en inglés), Alex Salmond, aspira a mostrar una vez más que su apuesta por la independencia no responde exclusivamente a las ambiciones relacionadas con la identidad, sino que es la fórmula que más conviene para la economía. Como prueba, su primer acto del día, una visita a una firma de ingeniería para debatir las perspectivas en materia de empleo.

Además, en línea con su estrategia de reivindicar el futuro de prosperidad que supone la autogestión integral, en la previa del referéndum el ministro principal también ha remitido una carta a los votantes para instarlos a diferenciar entre los argumentos políticos de los últimos dos años, los transcurridos desde la firma del decreto del referéndum, y confiar en sí mismos cuando mañana tengan por fin que decidir.

Su retórica invoca a los rasgos identificativos que comparten los escoceses ante una cita histórica: “Las campañas han tenido su momento. Lo que queda somos nosotros, la gente que vive y trabaja aquí. Los únicos con un voto”. Con un marcado tono emotivo, Salmond describe el 18 de septiembre como “unas maravillosas horas en las que la gente que importa tiene la soberanía, el poder y la autoridad en sus manos”.

CAMPAÑA PRO-UNIÓN

La campaña de Better Together, por su parte, ha preparado una marcha bajo el lema ‘Ama Escocia, Vota no’ en la ciudad de Glasgow que estará encabezada por su líder, el ex titular del Tesoro laborista Alistair Darling, y el anterior primer ministro, Gordon Brown, quien ha adquirido un notable protagonismo en el debate en las últimas semanas que ha llevado a considerarlo como el verdadero jefe del bando a favor de la unión.

Esta misma jornada, Darling aprovechó una entrevista en la BBC para recordar a los votantes que pueden tener un “Parlamento escocés más fuerte, con más poderes y más responsabilidad para recaudar el dinero que gasta”. “Y eso significa que si queremos gastar más en el servicio de salud, lo podemos hacer sin importar lo que pase en el resto de Reino Unido”, una pulla directa al SNP, que ha reivindicado que sólo la independencia garantiza la protección de la inversión en sanidad.

Además, aprovechó para subrayar que “lo que Alex Salmond no dice es que el gasto público es 1.200 libras mayor por cabeza aquí que al sur de la frontera”, en referencia al actual método del Ministerio del Tesoro británico para determinar la distribución de gasto público y que Wesminster se ha comprometido a mantener si Escocia vota ‘no’.

Así, Edimburgo seguiría disfrutando de un mayor gasto per cápita que Inglaterra, incluso si poderes clave como la política tributaria, o la gestión de los recursos financieros, son transferidos. El anuncio, que recayó sobre los líderes de los tres principales partidos británicos, representa el último as en la manga de Better Together para convencer de que rechazar la independencia no significa descartar un aumento del techo soberanista.

REFERÉNDUM Y RECUENTO

Los 5.579 colegios electorales abrirán mañana en Escocia a las 8.00 horas (una hora más en horario peninsular español) y cerrarán a las 22.00, cuando comenzará el recuento en 32 unidades de gobierno local. Éstas darán cuenta de sus resultados al responsable oficial del escrutinio en el Royal Highland Centre, en Ingliston, cerca de Edimburgo, quien se encargará de verificar los resultados y autorizar su publicación.

Una vez completado el proceso en las 32 áreas, se anunciará el resultado global, previsto para las primeras horas del viernes, aunque podría haber retraso si las condiciones meteorológicas afectan al transporte de las urnas en las áreas más remotas. No en vano, Escocia se caracteriza por la dispersión poblacional y territorios accesos complicados, por lo que, en algunos casos, el traslado de los votos implicará helicópteros y barcos.

De los casi cuatro millones y medio de escoceses mayores de 16 años con derecho a votar, 4,28 millones se ha registrado, es decir, el 97 por ciento, en lo que supone un récord en la historia electoral de Escocia. Además, 789.024 personas solicitaron el voto postal, un número que también ha sentado un nuevo precedente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *