Lunes, 27 Marzo, 2017

Los discapacitados andaluces hablan de situación “dramática” por la deuda de la Junta

Desde el inicio de la crisis los impagos de la administración autonómica han ido creciendo hasta acumular una deuda de 50 millones de euros que afecta especialmente al funcionamiento de asociaciones de discapacitados



image_print

La anunciada recuperación económica todavía no ha llegado a una parte de la población que sufre especialmente en tiempos de carencia, los discapacitados andaluces y las asociaciones que los representan y defienden. Es lo que denuncian desde la sección andaluza del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad, que cifra en alrededor de 50 millones de euros la deuda que la Junta de Andalucía mantiene, entre otros, con asociaciones y federaciones: “Esta situación de impagos comenzó en 2008 con la crisis económica y se acrecentó con los recortes que el Gobierno central actual realizó en el sistema de la autonomía personal y atención a la dependencia”. Lo explica el presidente de CERMI Andalucía, José Manuel Porras, quien comenta a este medio los problemas que las deudas han ido generando a lo largo de estos años de crisis.

EMPLEO Y SERVICIOS ESPECÍFICOS, EN RIESGO 

Los impagos afectan a numerosas ramas del tejido asociativo de personas discapacitadas de Andalucía, lo que se traduce en problemas cotidianos, por ejemplo, en comedores escolares de centros específicos o en los propios Centros Especiales de Empleo, unas instalaciones clave para la salida laboral del 70 por ciento de los discapacitados andaluces, según datos de José Manuel Porras.

Aquí en Granada esos problemas tienen consecuencias directas en la Federación Andaluza de Asociaciones de Personas Sordas, que tiene que mantener servicios como los interpretes de signos y que, sin embargo, pasan en estos momentos por dificultades económicas. “Estos retrasos en los pagos imposibilitan que las entidades puedan seguir prestando sus servicios habituales a las personas con discapacidad y sus familias, por lo que en algunos casos se ven obligadas a cerrar sus puertas”, especifica el presidente de CERMI.

PROBLEMAS BUROCRÁTICOS

Preguntado por los motivos que han llevado a esta situación, José Manuel Porras detalla toda una serie de problemas burocráticos que van desde la falta de nuevos convenios o la aprobación de decretos a la modificación de normativas. “Me he reunido con la consejera de Hacienda, María Jesús Montero, y me ha dicho que se van a agilizar los trámites”, afirma Porras, quien espera que las presiones que el Comité está ejerciendo sean efectivas y los fondos comiencen a llegar cuanto antes.

Aunque todavía podría haber problemas en ciertos sectores como el de la educación, dado que la consejería que dirige Luciano Alonso no les ha hecho “absolutamente ningún caso”, según Porras, que lamenta que servicios como el de los comedores se encuentren sustentado en base al esfuerzo económico de las asociaciones que, en algunos casos, tienen que recurrir a créditos para mantener el servicio.

LAS DEMANDAS 

Ante esta situación, desde CERMI-Andalucía se solicita a la Junta de Andalucía que se consolide un sistema de pagos con todas las consejerías con incidencia en el sector, “regresando en lo posible a los parámetros de cobro anteriores a la crisis”. Desde el Consejo también se espera que se aprueben cuanto antes todos los Decretos y Planes de Actuación pendientes de aprobación en política social, sanitaria, empleo, formación profesional y educación entre otras materias; además de empezar a recuperar programas importantes para la inclusión de las personas con discapacidad y que quedaron aparcados por falta de financiación, como, por ejemplo, las actividades para favorecer la autonomía personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *