Lunes, 20 Agosto, 2018

            

Los conductores de la línea SN1 irán a huelga indefinida

Reclaman una equiparación salarial con Transportes Rober firmada en junio del año pasado y que aún no se ha puesto en marcha

Autobús SN1 | Foto: Archivo GD
Nacho Santana


image_print

Herederos de Gomes SL, la empresa encargada de realizar la línea SN1, irá a huelga indefinida a partir del próximo miércoles, día 30. Esta huelga, según señala el miembro del comité de empresa Apolo Ortiz, se debe al incumplimiento “del acuerdo que firmamos el 29 de junio de 2017 con la empresa y tendría que haber comenzado a aplicarse el 1 de enero de 2018”.

Este acuerdo contempla, además de una serie de mejoras sociales, una equiparación salarial progresiva con la plantilla de Transportes Rober. El primer año, que debería haber sido este 2018, el salario subiría un 20%, porcentaje que se doblaría en el próximo año antes de llegar al 90% en 2020. Finalmente, en 2021, se conseguiría una equiparación salarial del 100% entre ambos colectivos.

Sin embargo, pese a que en el acuerdo firmado en junio de 2017 se estipulaba que este plan entraría en vigor el 1 de enero de 2018, los empleados continúan sin ver aplicada ninguna de las medidas acordadas. “Se habían buscado unos fondos, pero ha habido un reparo de intervención, por lo que ahora se necesitaría que se presentase el levantamiento de ese reparo ante el pleno, pero exigen que sea por unanimidad de todos los miembros”, señala Ortiz a la hora de explicar la situación que les ha llevado a la huelga.

El miembro del comité ha recordado que la huelga ya fue convocada en el mes de abril, pero se desconvocó porque “se nos dio un documento de Movilidad diciendo que se nos aseguraba la subida a partir de mayo porque se disponía de ese dinero”. Ahora, en la recta final de mayo, acudirán finalmente a una huelga que comienza el miércoles 30.

Una vez dé comienzo, desde el miércoles hasta el sábado se realizará el paro “a jornada completa”, mientras que en junio tendrá lugar los lunes, miércoles y viernes de cada semana. Durante julio y agosto se realizaría una ‘tregua’ y, si no se soluciona, “continuaríamos a partir del primer lunes de septiembre con el mismo calendario”, ha señalado Ortiz. Mientras no se llegue a un acuerdo, el ciclo se repetirá indefinidamente.

Falta de unión de los grupos municipales

Otra de las causas que señalan a la hora de ir a la huelga es la falta de unión entre los diferentes grupos municipales ante esta iniciativa, que nació de manos de CCOO. En diciembre de 2017 el PSOE hizo el primer movimiento apoyando la petición del colectivo y contó únicamente con el apoyo de Izquierda Unida. En febrero de este año fueron el resto de grupos de la oposición quienes realizaron el llamado nuevamente. “Entre los grupos municipales no se ponen de acuerdo”, afirma el miembro del comité de empresa.

Además, desde el colectivo recuerdan que “la vía judicial nos está dando la razón”, dado que, en primera instancia, el Juzgado de lo Social número 1 de Granada “dijo que existe unidad de empresas y que hay una cesión ilegal de trabajadores”, afirma Ortiz, “ahora en abril el TSJ ha dicho lo mismo, pero recurren la sentencia”.

Influencia de la remodelación de líneas

Desde el propio comité señalan que “nos dijeron que la reestructuración no nos afectaría, sólo que volveríamos a llamarnos línea 33, como antiguamente”. Por lo tanto, una vez se llegue a un acuerdo para la reestructuración de la Movilidad de Granada, no deberían producirse variaciones “ni en cuanto a recorrido ni en cuanto número de vehículos”.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.