Jueves, 26 Abril, 2018

            

Los cines Neptuno proyectan este jueves ‘Los demás días’, un largometraje sobre los cuidados paliativos

La Escuela de Pacientes ha organizado la proyección de este largometraje que sigue el día a día de una unidad de cuidados paliativos madrileña

Cartel de la película 'Los demás días' del director Carlos Agullo
Redacción GD


image_print

El  jueves 22 de febrero, en los cines Megarama en el Centro Neptuno de Granada, la Escuela de Pacientes organiza la proyección de la película sobre cuidados paliativos, ‘Los demás días’, a las 20:30, seguida de un pequeño coloquio. El largometraje, dirigido por Carlos Argullo, cuenta el día a día de una unidad de cuidados paliativos madrileña, una rutina, nada rutinaria, que engancha. El argumento desgrana el trabajo del Dr. Pablo Iglesias, médico de cuidados paliativos, con el que pretende mostrar otra manera de ver las cosas.

El trabajo del Dr. Pablo Iglesias, médico del Servicio Madrileño de Salud, nos descubrirá una especialidad médica casi desconocida. Una lección de vida a la que asistiremos conociendo de cerca a sus pacientes y a los profesionales que trabajan con él; viviremos con ellos sus dudas y convicciones, sus miedos e ilusiones. Pablo tratará de aliviar su dolor físico y les acompañará en ese delicado viaje emocional que supone el final de la vida.
Las conversaciones entre pacientes, familiares, médicos, enfermeras y psicólogos nos animarán a asumir la muerte como parte natural de la vida, donde hay momentos para el humor, la alegría, el optimismo y el más profundo afecto y respeto. Como dice Pablo: “No se trata de morir bien, sino de vivir bien hasta el final”. Tanto él como su equipo –desde una perspectiva humanista de la medicina- trabajan para ello.

Su director, Carlos Agullo, cuenta su historia de cómo conoció al Dr Pablo Iglesias: “Conocí al Dr. Pablo Iglesias, médico de cuidados paliativos, cuando acompañó a mi suegra en sus últimos días de vida. Pablo ayudó a mi mujer y a su familia a afrontar la despedida, la pérdida y el duelo; fue percibido por todos como un “ángel”. Al conocerle, me llamó la atención su carisma y su don para la comunicación, pero, sobre todo, su calidad humana en el trato con sus pacientes, su cercanía y su habilidad para acompañarles en las decisiones a las que se enfrentan, siempre difíciles. Es una persona que habla de la muerte con una naturalidad asombrosa. A través de las historias personales e íntimas de un grupo de pacientes suyos y de sus familiares, conoceremos la encomiable labor de Pablo y de sus colegas de profesión.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *