Sábado, 15 de Diciembre de 2018

            

Los cinco monumentos de Granada menos transitados y que también celebran su día | Vídeo

En esta semana dedicada a los sitios de la ciudad, proponemos una serie de lugares y rutas que, a veces, pasan más desapercibidos por granadinos y turistas

Jardines de la mezquita de Granada | Fotos y vídeo: Sini Arquelladas
José L. Moreno | @morenoluaces


image_print

Granada celebra el Día Mundial de los Monumentos y Sitios del 17 al 22 de abril con una amplia y variada programación, gracias a la que se abrirán al público más espacios patrimoniales de la ciudad y se celebrarán actividades como exposiciones, conciertos, rutas guiadas, talleres fotográficos o concursos. Además, están dirigidas a todos los segmentos de la población.

En total, más de 15 espacios ampliarán su horario de cara al público. Desde GranadaDigital, proponemos 5 enclaves menos famosos o frecuentados para que los puedas conocer:

Abadía del Sacromonte

Este complejo religioso e histórico es uno de los desconocidos de Granada por su ubicación y, a veces, difícil acceso. Pero, la Abadía del Sacromonte es uno de los mayores tesoros que se esconden frente a Sierra Nevada.

Las vistas que se pueden apreciar desde su exterior, sobre todo, al atardecer, dejan al viajero boquiabierto. Y su historia dejó importantes sucesos escritos en los libros. Como los plumbeos, unas láminas de plomo que se encontraron en las cuevas de la zona y que significaron un gran acontecimiento en época cristiana. Los textos venían a ‘afirmar’ la buena relación entre las religiones cristiana y musulmana. Un artilugio de los moriscos para no ser expulsados de Granada.

Estos 21 libros aseguraban que en ese lugar sufrieron martirio los primeros evangelizadores, entre ellos San Cecilio, patrón de Granada. La ciudad se conmovió de inmediato y el monte pasó a ser considerado sagrado. Se plagó de cruces (de las que aún perduran cuatro) y la peregrinación hacia ese lugar comenzó a tener más fuerza.

Otra de las curiosidades que podemos encontrar es una cruz propriedad de San Juan de la Cruz que fue escondida en las catacumbas del Sacromonte cuando las tropas napoleónicas, con su afán de destruir el patrimonio, entraron en la ciudad de Granada.

Sin duda, uno de los mejores lugares para subir dando un buen paseo en familia.

Parte trasera de San Jerónimo | Foto: Sini Arquelladas

Monasterio de San Jerónimo

Fue el primero que se edificó con la llegada de los Reyes Católicos. En su construcción participó Diego de Siloé y según los documentos antiguos se usó material de la Puerta de Elvira y la muralla para levantar sus muros. Al igual que, años más tarde, los franceses usaron la piedra de este complejo religioso para la construcción de Puente Verde.

Su grandeza impresiona desde su exterior, pero su iglesia y, sobre todo, su patio interior lleno de naranjos transmite un mundo de paz al que se atreve a rebasar sus puertas.

El Gran Capitán, reconocido militar en los periplos bélicos de Isabel y Fernando, está enterrado en su iglesia, ya que su mujer sufragó los gastos de la Capilla Real.

Mezquita de Granada

Antiguamente, el principal templo islámico de la ciudad se ubicaba donde hoy encontramos la catedral. Se trata de la primera mezquita construida en Granada desde la expulsión de los últimos moriscos.

Tiene una ubicación incomparable. Se encuentra al lado del mirador de San Nicolás y desde sus jardines y fuentes se puede apreciar la estampa de la Alhambra, con Sierra Nevada de fondo. Las variedades botánicas de este jardín son todas de la zona mediterránea: pino, olivo, granado, naranjo y limonero.

Como curiosidades encontramos que el mihrab es una réplica de la Mezquita de Córdoba, los paños de mármol, de diferentes colores, son idénticos a los de la Mezquita Al Aqsa de Jerusalem y su alminar respeta las proporciones y formas de la arquitectura albaicinera.

Arcos de herradura de la qubba del Cuarto Real de Santo Domingo | Foto: Sini Arquelladas

Cuarto Real de Santo Domingo

En la época musulmana fue uno de los complejos palaciegos más importantes de la ciudad. De su riqueza arquitectónica y paisajística ha sobrevivido poco hasta nuestros días. Lo que mejor se conserva es su qubba, una torre rectangular y habitable en su interior, que servía como recepción al edificio.

En sus orígenes, era un lugar de descanso y disfrute de la madre de Boabdil, Aixa. Era una zona con grandes huertas, denominada Huerta Grande de la Almanjarra, que llegaban hasta el Palacio de Bibataubín. Una zona que, posiblemente, se encontrara amurallada.

Los dominicos lo reformaron para establecer la iglesia de su convento y ha estado durante años abandonado por las administraciones.

Las campañas arqueológicas y de restauración realizadas en la actualidad han confirmado que no era un edificio aislado. Se han encontrado restos de un jardín musulmán, del sistema de regadío de los jardines, restos de una muralla y bóvedas y cerámicas de lujo. Las labores arqueológicas no han concluido por lo que el Cuarto Real de Santo Domingo esconde aún multitud de secretos por descubrir.

La ciudad de Madina Garnata se encontraba fortificada | Foto: Sini Arquelladas

Muralla de Granada

Lo que hoy conocemos de lo que fue el sistema defensivo de la ciudad de Granada es una parte muy pequeña de lo que fue en época musulmana. La muralla de la ciudad de la Alhambra nos permite realizar un paseo por su historia.

Los muros que rodeaban Madina Garnata se pueden seguir en casi su totalidad –de lo que queda– desde el mirador de la iglesia de San Miguel Alto. Desde allí podemos descender la cumbre del Albaicín y seguir la construcción militar. Las primeras reconstrucciones datan del periodo califal, pero las verdaderamente poderosas son del periodo zirí (S. XI). Un recorrido que nos lleva hasta la Puerta de Elvira. Antes, encontramos el tramo que mejor representa la fortaleza de la época, entre las puertas de Monaita y de las Pesas. El mejor sitio para apreciar este recorrido, desde la lejanía, es el mirador de San Cristóbal.

Una fortaleza que se ha perdido poco a poco, como la Puerta de las Orejas, que daba acceso a la plaza Bib-Rambla, y que llegaba hasta las inmediaciones del Alcázar del Genil, donde terminaría nuestra ruta a pie.

Si no puede ver el vídeo haga clic aquí


Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.