Lunes, 23 Octubre, 2017

            

Los cigarrillos electrónicos aumentan el riesgo de fumar entre los adolescentes

Parte de la razón de que 'vapear' puede estar asociado en el futuro con fumar es que cambia la percepción de los adolescentes de los riesgos de fumar

Cigarro electrónico | Archivo GD
E.P


image_print

Entre los estudiantes de secundaria que nunca han fumado un cigarrillo, los que consumen cigarrillos electrónicos (e-cigarrillos) presentan más de cuatro veces más probabilidades de fumar un cigarrillo de tabaco normal en el año siguiente que sus compañeros que no ‘vapean’.

Parte de la razón de que ‘vapear’ puede estar asociado en el futuro con fumar es que cambia la percepción de los adolescentes de los riesgos de fumar, según un nuevo estudio de la Universidad de Michigan (UM), Estados Unidos. De hecho, los ‘vapers’ son más propensos a alejarse de la opinión de que fumar representa un gran riesgo dañino que los que no consumen este tipo de cigarrillos, dice el autor principal del estudio, Richard Miech, profesor de investigación en el ‘U-M’s Institute for Social Research’.

Los resultados provienen del estudio anual de supervisión del futuro de la UM, que dirige encuestas representativas a nivel nacional de estudiantes de 12º grado. Se selecciona al azar a un subconjunto de encuestados para continuar participando en el estudio y se les vuelve a realizar preguntas periódicamente en los últimos años. Los resultados se basaron en 347 encuestados que fueron inicialmente entrevistados en su último año de escuela secundaria en 2014 y luego un año más tarde, en 2015.

‘Vapear’ supone el uso de dispositivos alimentados mediante batería con un elemento calefactor que produce un aerosol, o vapor, inhalado por los usuarios. Los vapores vienen en miles de sabores, como chicle y crema de chocolate con leche, que son atractivos para los adolescentes. Pueden o no contener nicotina, según la elección del usuario, y contienen menos productos químicos que se sabe que son perjudiciales para los seres humanos que el humo de cigarrillo tradicional.

SU CONSUMO PUEDE LLEVAR A EXFUMADORES A RECAER

Los dispositivos de ‘vaping’ incluyen e-cigarrillos, “mods” y e-bolígrafos. El ‘vaping’ se ha popularizado en poco tiempo y ha crecido de una prevalencia cercana a cero en 2011 a convertirse en una de las formas más comunes de consumo de sustancias entre los adolescentes de hoy, dice Miech.

“Estos hallazgos contribuyen a un creciente cuerpo de evidencia que muestra que los adolescentes que ‘vapean’ tienen más probabilidades de empezar a fumar que sus compañeros que no ‘vapean’ -subraya–. Por lo menos, los adolescentes que ‘vapean’ deben considerados en alto riesgo de fumar en el futuro”.

Miech dice que los niños que ‘vapean’ pueden creer que fumar no es peligroso si no detecta cualquier efecto inmediato para la salud de su práctica y los adolescentes que también pueden ser más propensos a unirse a grupos de fumadores, lo que pone a los jóvenes en mayor riesgo de fumar. “Es posible que entre los adolescentes que ‘vapean’, esta práctica pueda llevar a los exfumadores volver a fumar”, alerta Miech.

El estudio también examinó a personas mayores que habían fumado cigarrillos anteriormente, pero no presentaban actividad reciente de fumar en el momento de la encuesta inicial en el 12 º grado. Entre estos adultos, aquellos que ‘vapeaban’ eran dos veces más propensos a fumar en el próximo año en comparación con los que no consumían estos dispositivos.

Los resultados no encontraron evidencia fuerte de que ‘vapear’ fuera un medio eficaz para dejar de fumar, al menos entre los adolescentes. Entre los estudiantes de 12º grado que fumaban en la encuesta inicial, los que se ‘vapeaban’ tenían la misma probabilidad de fumar cigarrillos en el año siguiente que los que no lo tomaban, según Miech. Los hallazgos aparecen en el último número de ‘Tobacco Control’.

Imprimir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *