Jueves, 27 Julio, 2017

            

Los airbags y los cinturones de seguridad, asociados con menor probabilidad de fracturas faciales

De los pacientes que se presentaron en los centros de traumatología con una fractura facial, un 5,8 por ciento sólo tenía airbag de protección, el 26,9 por ciento empleaba sólo el cinturón de seguridad y el 9,3 por ciento utilizaba ambos dispositivos, los airbags y los cinturones de seguridad, mientras que el 57,6 por ciento no usaba ningún dispositivo de protección

El uso de airbag y cinturón de seguridad son vitales para evitar daños mayores | Foto: Archivo GD
E.P.


image_print

Casi el 11 por ciento de los pacientes examinados en los centros de trauma tras colisiones de vehículos de motor tenía al menos una fractura facial y los airbags y cinturones de seguridad se asociaron con una menor probabilidad de esas fracturas, según concluye un artículo publicado en la edición digital de ‘JAMA Facial Plastic Surgery’.

La Administración Nacional de Tráfico por Carretera (NHTSA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos cifra en 2,3 millones las personas que resultaron heridas y 32.719 las personas que murieron en accidentes de tráfico en 2013. Los accidentes de tráfico (MVCS, por sus siglas en inglés) son una fuente significativa de fracturas faciales tratadas en los centros de trauma de Estados Unidos.

El investigador David A. Hyman, de la Universidad de Wisconsin, Madison, Estados Unidos, y coautores utilizaron datos del ‘National Trauma Data Bank’ para evaluar las fracturas faciales en los accidentes de tráfico desde 2007 a 2012 registrados por los centros de trauma. Se incluyeron datos de 518.106 individuos que estuvieron involucrados en un colisión de vehículo a motor y requirió una evaluación en un centro de trauma. De esos pacientes, 56.422 (el 10,9 por ciento) sufrió una fractura facial, según el estudio.

La fractura facial más común era una fractura nasal (5,6 por ciento), seguida de la cara media (3,8 por ciento), otras (3,2 por ciento), orbital (2,6 por ciento), la mandíbula (2,2 por ciento) y fracturas panfaciales (0,8 por ciento), según los resultados de la investigación.

De los pacientes que se presentaron en los centros de traumatología con una fractura facial, un 5,8 por ciento sólo tenía airbag de protección, el 26,9 por ciento empleaba sólo el cinturón de seguridad y el 9,3 por ciento utilizaba ambos dispositivos, los airbags y los cinturones de seguridad, mientras que el 57,6 por ciento no usaba ningún dispositivo de protección.

AMBOS DISPOSITIVOS REDUCEN EL RIESGO A LA MITAD

Los autores estiman que el uso solo de airbag redujo la probabilidad de sufrir cualquier fractura facial en un 18 por ciento en comparación con el uso de ningún dispositivo de protección y que un cinturón de seguridad redujo la probabilidad un 43 por ciento y la combinación de cinturones de seguridad y airbags disminuyó la probabilidad hasta un 53 por ciento.

La probabilidad de una fractura facial después de una colisión con un vehículo a motor se incrementó para las personas que eran menores, hombres y que habían consumido alcohol, señala el estudio. Entre las limitaciones del estudio, los autores apuntan a limitaciones de los datos del ‘National Trauma Data Bank’.

“Los airbags, los cinturones de seguridad y la combinación de los dos dispositivos de forma reducen la probabilidad de fracturas faciales en comparación con ningún dispositivo de protección. Esta tendencia puede deberse a los recientes avances en la tecnología de airbag durante los últimos de 10 a 15 años”, concluye el estudio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *