Lunes, 18 de Febrero de 2019

            

‘Los 41’, el proyecto de gamificación de la UGR en el que el aprendizaje depende del propio alumno

El profesor Isaac J. Pérez ha trasladado la trama de la popular serie norteamericana a su clase para convertir a sus pupilos en futuros docentes "críticos, comprometidos y creativos"

Los alumnos que forman 'Los 41', el proyecto de gamificación de la asignatura de Enseñanza y Aprendizaje de la Educación Física del máster de Profesorado de la Universidad de Granada
Ángela Gómez | @_Angela_GA


image_print

10 de diciembre de 2018. Primer día de clase en la asignatura de Enseñanza y Aprendizaje de la Educación Física del máster de Profesorado de la Universidad de Granada. El profesor Isaac J. Pérez entra a clase, y sin siquiera decir su nombre al cerca de medio centenar de nuevos alumnos, les pide que depositen sus móviles en una caja y les venda los ojos en una clase a oscuras con sillas tiradas por el suelo.

En una pantalla empieza a reproducirse un vídeo. El canciller del Arca se dirige a ellos y les comunica “que son unos presos prescindibles y que los va a enviar al planeta Educación para comprobar si es habitable. En su intervención hay un objetivo que se lee entre líneas: van a vivir una experiencia de supervivencia formativa bajo un argumento: “quiénes somos y quiénes deberemos ser para sobrevivir son cosas muy diferentes”.

Se hace el silencio. Los alumnos se quedan, literalmente, a cuadros. No saben de qué va todo esto, qué tienen que hacer y por qué tienen que hacerlo. Han pasado diez minutos y están en un sitio extraño y rodeados de personas que no conocen del todo. “¿Qué está pasando?, se preguntan muchos de ellos. Empieza una lluvia de ideas colectiva. Unos abogan por salir de allí a buscar “lo que sea”; otros consideran que lo mejor es quedarse en la retaguardia. Discuten, argumentan, y empiezan a conocerse algo más entre ellos, y todo esto ocurre en cuestión de minutos. Al final de la clase, el profesor les entrega un contrato con el que quedan avisados de que van a salir de su zona de confort y de que probablemente quizás no entiendan nada en toda la asignatura. Y la cláusula más importante: se tienen que comprometer a esforzarse mucho porque ellos mismos serán los responsables de su aprendizaje.

Así arranca ‘Los 41’, el proyecto de gamificación que persigue un claro objetivo. “Hay que generarles emociones porque es la mejor forma de que arraigue el aprendizaje. Tienen que vivir en primera persona las metodologías, que dejen ser meros calentadores de sillas”, explica a GranadaDigital este profesor que lleva un par de años rompiendo con la metodología tradicional de enseñanza. “Tenemos que convertir a los alumnos en lo que yo llamo profesores ‘CCC’, docentes con conciencia crítica, comprometidos y creativos”, apostilla en este encuentro en su particular despacho.

El profesor Isaac J. Pérez, autor del proyecto de gamificación ‘Los 41’ | Antonio L. Juárez

“Tenemos que convertir a los alumnos en lo que yo llamo profesores ‘CCC’, docentes con conciencia crítica, comprometidos y creativos”

No es el primer proyecto de gamificación que este profesor -que estuvo entre los diez finalistas de los Premios al Mejor Docente de España 2017-  ha impulsado en sus clases. Ya el año pasado sorprendió a sus pupilos con Mortal Virus, un juego de cartas que promovía hábitos de vida saludables entre los estudiantes. Y este año ha vuelto a la carga con otro proyecto basado en la popular serie de televisión de corte apocalíptico “Los 100”, cuya trama, sin hacer spoiler, arranca hace 97 cuando la Tierra fue destruida por una guerra nuclear. Solo 400 personas se salvaron en naves espaciales que están conectadas como una sola llamada El Arca, pero la población ha aumentado hasta las 4.000 personas viviendo, con la consecuente falta de alimento. Por eso, las autoridades del Arca mandan en secreto a un grupo de cien jóvenes a la Tierra para averiguar si el planeta es habitable nuevamente. En su incursión descubren que hay más supervivientes, aunque hostiles en su mayoría.

Cuando Isaac vio la serie, enseguida reparó en los valores y retos que transmitía, que encajaban a la perfección con sus objetivos: sobrevivir (aprobar la signatura) y hacer habitable el planeta Educación (demostrar que han adquirido las competencias necesarias para que el día de mañana, como docentes, puedan construir una educación física enriquecedora para sus futuros alumnos). Y para conseguirlo tendrán que batallar con el enemigo: la metodología tradicional que induce, a juicio de este profesor, a actitudes pasivas.

Póster adaptado al proyecto ‘Los 41’

 

“Si solo nos dedicamos a soltarles el rollo, y que ellos únicamente escuchen, tomen apuntes y escupan sus conocimientos en el examen, no aprenderán a gestionar emociones, no le estamos dando iniciativas y estaremos limitando su creatividad y su capacidad de decisión”, explica el profesor.

Así, desde el pasado 10 de diciembre, estos alumnos se han metido de lleno en esta historia en la que Isaac, que hace de director del juego, únicamente los dirige hacia una puerta, “pero solo ellos, en grupo, deberán descubrir cómo cruzarla”, comenta.

Los alumnos, desde el primer día, tuvieron que asumir un tipo de personaje. “En los debates iniciales se empezó a vislumbrar actitudes entre los alumnos: quiénes tenían alma de líder y quiénes preferían mantenerse algo más al margen”, nos comenta Beatriz Burgos, una de ‘Los 41’,  que, junto a Daniel Parrilla, asumieron el rol de “ingenieros”, personajes cuya misión es darle difusión al proyecto, y encontrar programas y aplicaciones interesantes que ayuden en la formación de estos futuros profesores. De hecho, ellos están detrás de la cuenta en Twitter @Los_41_Ugr 

Los alumnos Beatriz Burgos y Daniel Padilla, los “ingenieros” en ‘Los 41’ | Autor: Antonio L. Juárez

“Nuestra preocupación no es aprobar la asignatura.  Aquí nadie habla de notas. Nuestro objetivo es sobrevivir”

 

Pero además de los gregarios que apoyan a los líderes, que actualmente hay dos porque el grupo entendió que juntos sumaban más, hay médicos, que se encargan de ayudar a los heridos cuando pierden batallas, guerreros, que defienden al campamento en los ataques; el grupo de abastecimiento, que da aliment; y el pueblo, que apoya al resto del equipo cuando es necesario.

¿Y contra quién batallan?, nos preguntamos. “Por ejemplo, hay enfrentamientos con los denominados “docentres”, aquellos que defienden la metodología tradicional. Los alumnos, los guerreros, tienen que debatirles, con argumentos sólidos, la importancia y la necesidad de usar metodologías activas en la educación actual. Para eso, el equipo de abastecimiento busca artículos de interés sobre el tema y se los transmiten a los guerreros, que los usarán como armas para dejar ‘ko’ al rival. “Si no son convincentes pierden puntos de vida”, apostilla el profesor.

Otro de los retos a los que se ha enfrentado el grupo ha sido al de deshacerse de sus “pulseras de seguimiento”, el dispositivo que en la serie el Arca utiliza para saber si sus enviados están vivos o muertos, algo que en ‘Los 41’ se ha extrapolado a las redes sociales. “Muchas veces las usamos para dar información nuestra irrelevante a nuestros amigos y seguidores” matiza Isaac, “y la idea era ver, si al quitarnos Facebook, Twitter e Instagram, había personas que se interesaban por nosotros”, apostilla Daniel.

Y fijaros si había implicación en el juego -teniendo en cuenta la dependencia que generan las redes sociales entre los jóvenes-, que todos, salvo cinco personas, no dudaron en aceptar el reto. “ A estas cinco personas, el grupo les pidió razonar su decisión con argumentos, pero se los echamos por alto y finalmente accedieron”. Pero la cosa no terminaba ahí. Beatriz y Daniel tuvieron un margen de 72 horas para resolver una serie de pruebas y conseguir desbloquear la cuenta de Twitter del proyecto, requisito indispensable para que todo el campamento recuperara sus redes sociales, después de cinco días “desconectados”.

Esta experiencia, según confiesan Daniel y Beatriz, está siendo muy enriquecedora y admiten que es difícil no implicarse. “Tenemos que mantener una serie de puntos para aprobar la asignatura, pero si te digo la verdad, nuestra preocupación no es aprobar. Nadie habla de notas. Nuestro objetivo es sobrevivir”, explica esta estudiante, y resalta la labor de las médicas, “que se quitan puntos de vida para dártela a ti si estás a punto de morir, “y eso genera compromiso” y “agradecimiento” con y para la clase.

Los alumnos no esconden su emoción con ‘Los 41’. Tienen un grupo de Whatsapp para organizarse y a veces llegan a acumularse cientos de mensajes comentado dudas y reflexiones. Se lo están tomando muy en serio. Tanto, que en ocasiones son incapaces de disimular su intriga, emoción y entrega fuera de esta asignatura. “A veces, cuando hacemos el cambio de clase, nos quedamos dándole vueltas a lo que acaba de ocurrir en la asignatura de ‘Los 41’” – “¿Y el resto de profesores no os llaman la atención por estar distraídos?”, preguntamos. “La verdad es que no. La mayoría llegan al aula, imparten su clase, y les da un poco igual si atiendes o no…”, comenta Beatriz, y en su respuesta casualmente vemos una actitud que pretende combatir este proyecto de gamificación.

 

El director del juego junto a los dos “ingenieros” de ‘Los 41’ | Antonio L. Juárez

“No queremos ser en un futuro los clásicos profesores de “toma el balón y juega”

 

Pero cabe decir que en esta asignatura se toman apuntes. De una manera peculiar, pero se toman. Todos tienen un diario en el que plasman día a día sus impresiones, reflexiones, dudas… Una hoja de ruta que podrán leer y releer cuantas veces quieran para repasar lo aprendido y no perder de vista su misión: convertirse en grandes docentes el día de mañana. “No queremos ser los clásicos profesores de educación física de “toma el balón y juega””, dicen ambos alumnos.

‘Los 41’ entra ya en la recta final porque la asignatura acaba el 4 de marzo. “Hay muchas sorpresas aún”, dice Isaac, quien ya tiene perfilado en la mente cómo será el próximo proyecto de gamificación con el que sorprenderá a sus alumnos el próximo año, aunque no adelanta nada.

 

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.