Martes, 25 de Septiembre de 2018

            

Los 1,5 millones a pagar a Ramón Arenas, un “nuevo varapalo” para el Ayuntamiento

El alcalde de Granada asegura que estudiará si recurrir la condena para “buscar la fórmula menos agraviosa para los ciudadanos”

Foto: Archivo
Sarai Bausán García | @Sarai_Bausan


image_print

El Ayuntamiento de Granada se ha encontrado con un nuevo gravamen económico que dificulta aún más su ya delicada situación: el Juzgado de lo Contencioso Administrativo 4 de Granada ha condenado al Consistorio a pagar 1,5 millones de euros a Ramón Arenas por invadir un terreno de su propiedad.

Tal y como el alcalde de Granada, Paco Cuenca, ha asegurado ante los medios de comunicación, se trata de un nuevo “varapalo” para el equipo de Gobierno fruto de la “nefasta gestión económica y urbanística del anterior Gobierno”.

“Sufro y lamento tener que estar conocimiento de forma permanente el daño que la gestión a nivel de economía y urbanismo del PP supone para Granada. Este es un nuevo vestigio que deja el PP y tenemos que abordarlo”, ha señalado Cuenca.

De igual modo, el primer edil ha expresado que, por el momento, se encuentran estudiando los próximos movimientos que se llevarán a cabo desde el Gobierno municipal, entre los que podría encontrarse una recurrencia de la sentencia.

Así, el alcalde de Granada asegura que su grupo buscará la “fórmula menos agraviosa” para los ciudadanos dentro del marco de la norma jurídica y “con total transparencia”.

“Vamos a estudiar qué hacer. Recibimos instrucciones judiciales, las estudiamos, valoramos y, en función de eso, vamos actuando”, ha detallado. A esto ha añadido: “Lamento mucho que cada mes tengamos que encontrarnos un nuevo sapo en algún sitio”.

La resolución del Juzgado de lo Contencioso Administrativo 4 de Granada se produce tras la petición de 8,3 millones de euros reclamados por el empresario Ramón Arenas por los prejuicios sufridos en la compra y posterior tramitación urbanística de la parcela colindante al pabellón Mulhacén que el Ayuntamiento vendió en 2005 a la empresa de Arenas. El demandante tenía la intención de construir en el terreno de 2.790 metro cuadrados situado en el Zaidín un centro educativo, así como oficinas y un aparcamiento en el subsuelo.

Una situación que se vio dificultada por la construcción del pabellón Mulhacén, pues invadió 333 metros cuadrados de la parcela que ya poseía Arenas, lo que imposibilitó que el empresario pudiese ejecutar su proyecto.

El juez ha considerado “desproporcionada” la plusvalía que pretende el empresario, pero reconoce el proceder irregular de la Administración local en esa acción, por lo que le ha condenado a pagar alrededor de 1,5 millones de euros.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.