Lunes, 23 Octubre, 2017

            

Lo último en tecnología y la nube, revolucionan la agricultura

Japón está estimulando esta apuesta en un intento por conseguir mejorar la producción

Foto: Fujitsu


image_print

Tecnología de última generación y sistemas en la nube están permitiendo el desarrollo de cultivos inteligentes. Empresas asiáticas como Fujitsu o Toshiba están apostando por modernizar los sistemas agrícolas tradicionales en un intento por mejorar la producción y hacer frente a problemas como el cambio climático o la sequía.

Los equipos y sistemas inteligentes tienen un potencial más allá del mostrado hasta ahora en el mercado de consumo. Teléfonos y tablets no son el fin de la innovación sino vehículos para mejorar  prácticamente todos los campos del día a día. Se ha fijado la idea de que ese tipo de dispositivos son el complemento ideal para los trabajos de oficina y administrativos, pero se está demostrando que su aplicación también puede revolucionar otras industrias

Más allá de la oficina, grandes empresas asiáticas están apostando por aplicar sus sistemas más avanzados y la tecnología en la nube al mundo de la agricultura. El gobierno de Japón está estimulando esta apuesta en un intento por conseguir mejorar la producción para que disminuya la dependencia del país de productos externos. Además, Japón trata de combatir problemas como el cambio climático o la sequía.

El resultado de la apuesta de Japón se ha traducido en sistemas inteligentes aplicados al mundo de la agricultura, que están ofreciendo nuevas posibilidades a los agricultores. Desde Reuters destacan la iniciativa Akisai de Fujitsu, que establece todo un sistema inteligente de control para las plantaciones.

A través de sensores y otras herramientas de medición, los agricultores tienen un control total del estado de sus campos y pueden controlar acciones como la activación de aspersores o ventiladores a distancia. Además, se mantiene una supervisión constante de aspectos como la temperatura o la humedad, de manera que se pueden tomar medidas para corregir condiciones climáticas desfavorables antes de que puedan afectar a los productos.

Todas estas posibilidades se pueden gestionar de forma remota, de manera que la nube y los dispositivos móviles hacen que los agricultores ya no tengan que estar atados a su lugar de trabajo. De esta manera, la tecnología pretende revolucionar la agricultura, ayudar a los agricultores y optimizar los recursos y la energía que se utilizan.

Más allá de este ejemplo concreto, hay otras muestras del interés de las compañías tecnológicas por el mercado de la agricultura. Empresas como Toshiba, Panasonic o Sharp están apostando por introducir campos de cultivo en algunos de sus recintos, de manera que se puede aprovechar el espacio y la energía que se consume para alimentar plantaciones. El objetivo es el mismo, aprovechar los recursos para producir, en este caso viene naturales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *