Viernes, 18 Agosto, 2017

            

Lo que la Junta fusionó, Granada lo separa

Las plataformas en defensa de la sanidad pública pedirán hoy colaboración a los grupos parlamentarios para que la nueva reordenación sanitaria, después de que se haya derogado la fusión, cuente con la participación de ciudadanos y trabajadores

Imagen de archivo de una de las manifestaciones por "dos hospitales completos" celebrada en Granada
Redacción GD


image_print

La Junta de Andalucía ha dado marcha atrás formalmente. El Gobierno andaluz ha iniciado los trámites para derogar la orden de fusión hospitalaria que unían en un solo organismo gestor a los dos hospitales de Granada.

Esta decisión también afectará a la fusión en Huelva. Ambas fusiones hospitalarias, llevaban vigentes desde el 1 de diciembre de 2014, fecha en la que se publicó en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) las órdenes por las que se hacía oficial la unificación de los hospitales Infanta Elena y Juan Ramón Jiménez de Huelva, así como la de los hospitales Virgen de las Nieves y San Cecilio de Granada, en el Complejo Hospitalario de Huelva y Complejo Hospitalario de Granada respectivamente.

Una decisión que se ha tomado seis meses después de que empezara todo el proceso de fusión, después de tres grandes manifestaciones en la capital y otras tantas concentraciones bastante secundadas; después de intentos de negociación que han acabado finalmente con el desplante de los sindicatos ante el Servicio Andaluz de Salud. Después de muchas críticas en redes sociales, de muchos comunicados de los sindicatos, Granada ha conseguido que la fusión hospitalaria tenga un punto y final, porque según anunció ayer el portavoz del Gobierno andaluz, Miguel Ángel Vázquez, “ha quedado descartada definitivamente”.

Esta decisión ha llegado 24 horas después de que el gerente del SAS intentase ayer reunirse con los sindicatos Satse, CSIF, CCOO y UGT sin éxito. Estos cuatro sindicatos firmantes del acuerdo con Salud dieron plantón al Servicio Andaluz de Salud. Ya lo advirtieron el pasado viernes, que no estaban conformes con la hoja de ruta que estaba siguiendo la Administración a la hora de defender, ante la comisión técnica que busca el rediseño de los hospitales, el compromiso de volver al funcionamiento de dos hospitales individuales y con una cartera de servicios completos y unas urgencias finalistas. Ninguno acudió a la reunión que buscaba analizar los acuerdos firmados, porque a juicio de los sindicatos era innecesario. Lo que primaba ahora, según han apuntado los sindicatos, era que la Junta pusiese sobre la mesa, y por escrito, la cartera de servicios con la que cumplir su compromiso. Pero no ha sido así y la fusión hospitalaria ha quedado derogada.

Mª Isabel Baena, nueva viceconsejera de Salud

NUEVOS INTERLOCUTORES

La ‘buena nueva’ para buena parte de los ciudadanos granadinos ha venido acompañada de dos renuncias: la del gerente del SAS, José Manuel Aranda, y la del viceconsejero de Salud, Martín Blanco. Pero el Gobierno andaluz quiso poner un el punto sobre la ‘i’. Según el portavoz, en ningún caso la Junta de Andalucía ha solicitado estas dimisiones, y ha negado también que esas renuncias tengan relación directa con el bloqueo en las negociaciones ni con la presión de las plataformas ciudadanas y de trabajadores. “Son decisiones que responden al sentir de la ciudadanía”, justificaba el portavoz del Gobierno andaluz.

Ante estas ‘bajas’, el Gobierno andaluz ya ha nombrado a dos nuevos interlocutores que deberán tratar de reconducir la situación: María Isabel Baena, como número dos de la Consejería Salud y a Mariano Martín Patón, como nuevo gerente del SAS.

Como era de esperar, la noticia de la Junta de Andalucía sobre la derogación de la fusión hospitalaria corrió como la pólvora en Granada. Los medios nos hicimos eco y llegaron transformamos en titulares y las redes sociales empezaron a echar humo.

A pocos minutos, las reacciones de plataformas ciudadanas, de profesionales, sindicales y de partido políticos comenzaron a llegar. Prácticamente todas se congratulaban de la notica y hacían protagonistas a los ciudadanos y a los trabajadores de ambos hospitales, como héroes de esta lucha por el bien de la sanidad pública granadina. Sin embargo, aún no está todo resuelto, y así lo han ido manifestado a través de comunicados y declaraciones que aquí recogemos:

LOS SINDICATOS: UN OJO ABIERTO, EL OTRO SOÑANDO

Las plataformas en defensa de la sanidad pública, después de felicitar a los ciudadanos y trabajadores, anunciaron que hoy visitarían a los grupos políticos en el Parlamento andaluz para pedir “el apoyo de todos ellos en esta nueva etapa que se abre ahora de trabajo para lograr dos hospitales completos, con carteras de servicios diferenciadas y urgencias finalistas”.

CSIF Granada celebra que la Junta de Andalucía haya dado un paso atrás “atendiendo a la presión ejercida”, pero entiende que es “una decisión que llega tarde y está incompleta”. En este sentido, el sindicato recuerda que aún quedan algunos temas pendientes de respuesta para volver a estar en una mesa de negociación convocada por Salud y derivada del pacto con los sindicatos. “Por un lado, definir qué población se asistirá en cada hospital para planificar los recursos, y por otro, establecer un gerente distinto en cada hospital. Todo ello, negociando las carteras de servicios de ambos hospitales con los órganos competentes en materia de organización sanitaria provincial”.

Una vez conseguida la derogación de la orden se abre una nueva etapa “no exenta de dificultades”, argumentaba CCOO. Este sindicato espera la nueva propuesta de organización sanitaria por parte del Gobierno andaluz para que se empiece a dar solución a los graves problemas actuales.

Por su parte, UGT quiere seguir negociando, pero “desde un prisma de seguridad”. “Si se firma un acuerdo, se firma un acuerdo; que las cosas se hablen en la mesa de negociación, y se llegue a la realidad que todos queremos, dos hospitales completos en Granada con carteras diferenciadas y urgencias finalista”, exponía ayer el secretario regional de la Federación de Empleados y Empleadas de los Servicios Públicos (FeSP) de UGT, Antonio Macías.

A través de un comunicado, el Satse, el Sindicato de Enfermería de Andalucía, ha manifestado que hasta el momento, la fusión se estaba llevando de una forma “caprichosa, arbitraria y carente de toda lógica” para mejorar el sistema sanitario público, motivo por el que, confía, que con el paso dado por la Junta de Andalucía sirve para sentar las bases para consensuar el modelo organizativo teniendo en cuenta las necesidad de ciudadanos y profesionales. El sindicato ha mostrado su predisposición a la negociación siempre que “se basen en un compromiso claro” con los ciudadanos, con los profesionales y con los representantes”, advertía.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *