Miércoles, 24 Mayo, 2017

Publicidad

“Llegaremos hasta la huelga de hambre si es necesario”

Esta mañana han comenzado las movilizaciones de los 11 trabajadores de la subcontrata responsable del mantenimiento de los edificios municipales y colegios de la capital, que no descartan emprender acciones más intensas si el Ayuntamiento no accede a mediar con la empresa

Jaime Martín / @jmartinreporter


image_print

Cinco meses sin cobrar. Falta de material de prevención de riesgos laborales. Amenazas de despido… es el largo haber que la subcontrata del Ayuntamiento de Granada, ‘Fábricas y Drenajes’, mantiene con los once trabajadores encargados del mantenimiento de los colegios públicos de la ciudad y otros edificios municipales, como aseguran los propios afectados, que esta mañana han iniciado las movilizaciones frente al Consistorio granadino.

JORNADA DE HUELGA Y REIVINDICACIÓN 

Familiares, amigos y trabajadores han comenzado esta mañana su particular marcha reivindicativa que los ha llevado desde el complejo administrativo Los Mondragones hasta la Plaza del Carmen, frente al Ayuntamiento de Granada, donde le han exigido al alcalde que “no mire para otro lado” y que intervenga en el conflicto laboral que les mantiene en vilo. “Creemos que el alcalde tiene que considerar que esta empresa no cumple la legislación y no entendemos por qué se decidió a renovar el contrato con ella hace dos semanas”. Lo ha explicado Justo Fernández, secretario de organización de CGT en Granada.

Por su parte, el  operario despedido por reivindicar el cobro de las nóminas atrasadas también ha querido pedir la implicación del primer edil: “sólo quiero decirle al señor alcalde que ya está bien, que llevamos dos años sufriendo impagos, que hemos terminado con el ahorro de nuestros padres y hermanos y que si él llevara dos años sufriendo esto… que se ponga en nuestro pellejo y haga una llamada de teléfono a la empresa”.

OTRAS IRREGULARIDADES

Según explican los trabajadores de la subcontrata, la empresa también les utiliza para llevar a cabo obras y tareas de mantenimiento en otros edificios que no son de titularidad municipal como la Universidad de Granada, otras empresas privadas e incluso domicilios de particulares. Esta situación, unida a los problemas que vienen arrastrando desde hace meses, han derivado en las protestas que han comenzado en la mañana de hoy y que podrían evolucionar en una huelga indefinida o incluso en una huelga de hambre. 

REACCIONES POLÍTICAS

Desde los partidos de la oposición también se ha pedido que el Ayuntamiento de Granada juegue un papel de mediador en este conflicto, como ha declarado el edil socialista José María Rueda: “es cierto que es un problema de la empresa con los trabajadores pero no es menos cierto que es un problema de la empresa con quien le paga, con el Ayuntamiento”. 

En la misma línea se ha pronunciado el pronunciado el portavoz de IU, Francisco Puentedura, quien ha recordado que “el Ayuntamiento tiene la obligación de garantizar todos los puestos de trabajo y que la empresa concesionaria no eche a sus trabajadores por defender sus derechos”. El representante de izquierdas también ha pedido que se garantice un servicio adecuado “porque esta huelga y este clima pueden afectar al mantenimiento de los colegios públicos de la ciudad”. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *