Miércoles, 29 Marzo, 2017

LLega a la gran pantalla ‘El Niño’, un ‘fresco’ de Daniel Monzón que retrata el paso de la droga en el Estrecho

Luís Tosar y Jesús Castro protagonizan lo nuevo del director de "Celda 211"

Jesús Castro debuta como actor en "El niño"


image_print

El próximo viernes llegará a los cines españoles El Niño, la nueva película del director Daniel Monzón que, en esta ocasión, propone “un gran fresco” del paso de la droga en el Estrecho de Gibraltar, según ha explicado en una entrevista con Europa Press.

Este largometraje, producido entre otros por Telecinco Cinema,cuenta en el reparto con actores como Luis Tosar, Eduard Fernández o Bárbara Lennie, además del actor novel Jesús Castro, que lleva el mayor peso de la película.

El Niño es una historia inspirada en el caso real de Ahmed Ouazzani, uno de los mayores traficantes de costo en el Estrecho. Junto a él, la película también dibuja un trazo de Mounir Remach, otro narcotraficante que subía a YouTube vídeos de sus logros tras atravesar el Estrecho con moto acuática.

Jesús (Tosar) y (Eva) son dos agentes de Policía que llevan dos años persiguiendo la pista de un importante narcotraficante británico (Ian McShane) que opera en el Estrecho de Gibraltar. Cuando parece que no conseguirán cerrar el cerco, aparecen El Niño (Castro) y El Compi (Jesús Carroza), dos narcos menores que les acercarán a su objetivo.

“La película es un gran fresco de esta tierra de tentaciones en donde el dinero está al alcance de cualquiera y todos están expuestos. Tiene algo de fábula moral. Era un espacio fascinante y curiosamente parecía casi virgen para el cine, así que junto a mi guionista (Jorge Guerricaechevarría) dijimos: ¡allá vamos!”, explica el propio Monzón.

Las semanas previas de rodaje fueron “una aventura” para ambos, ya que rastrearon toda la zona en busca de documentación para su proyecto. A pesar de la dificultad de encontrar testimonios, Monzón y Guerricaechevarría dieron con una pareja de gomeros (aquellos que trasladan la droga) de los años 80 dispuestos a contar su historia y que, posteriormente, les facilitaron otros contactos.

“Nos pusimos a hablar con los dos lados de la ley, nuestra intención era la de ser objetivos y no juzgar a los personajes. La sensación que te queda al hablar con los gomeros es que viven muy rápido porque el dinero lo ganan muy rápido y, además, para ellos es una aventura porque desafían a la ley”, señala.

La novedad en el reparto de esta película es Jesús Castro, joven actor elegido entre un casting de más de 3.000 personas. Monzón asegura que en cuanto entró por la puerta se dio cuenta de que era el protagonista ideal, ya que quería que “viniese de la realidad”.

JESÚS CASTRO, “UNA ESTRELLA”

“Nada más verle, pensé: este hombre es una estrella y no lo sabe, pero yo sí”, bromea el director, quien no obstante reconoce que fue una decisión “arriesgada”. “Pero una vez apareció Jesús, tuve toda la tranquilidad del mundo: me conmovió su presencia, su aura y su carisma”, alaba Monzón.

El propio Castro reconoce que ha sido un rodaje “muy intenso con un cúmulo importante de emociones y sensaciones”. A pesar de ser su primera película (tiene pendiente de estreno otro trabajo de Alberto Rodríguez, La isla mínima), asegura que se ha sentido muy bien, con un reparto que era como una familia de casi un centenar de personas”.

El actor andaluz señala que no le preocupa su futuro aunque se haya convertido en una joven promesa del cine español. “Prefiero ir como en los videojuegos, pantalla por pantalla. No me asusta esta responsabilidad pero no tengo en cuenta todo lo que dicen: habrá quien diga que soy guapo y quién no, quien opine que soy buen actor o no…no le puedes gustar a todo el mundo porque eso solo pasa con los billetes de 500 euros”, bromea.

TOSAR: “MÁS ORGULLOSO QUE DE MALAMADRE”

La película cuenta con muchas escenas de acción y en gran parte de ellas interviene Luis Tosar, quien repite a las órdenes de Monzón tras su éxito con Celda 211. El actor gallego afirma que ha disfrutado en este papel de policía incorruptible del que incluso está “más orgulloso que del de Malamadre”.

“Malamadre tenía muchos más apoyaturas por todas las cosas que hacía, pero en este papel había cosas más diminutas y me ha parecido especialmente complicado”. En cualquier caso, admite que los malos suelen ser “muy divertidos” en el cine porque para un guionista “es más difícil dar enjundia a un tipo bueno”.

En cuanto a las escenas peligrosas, Tosar explica que ha rodado prácticamente todas las del helicóptero y, en general, los actores “han dejado poco curro” a sus dobles. “Estaban un poco jodidos porque las partes guays siempre nos las llevábamos nosotros y cuando había que saltar y torcerse el tobillo, ellos”, bromea el actor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *