Viernes, 20 enero, 2017

Lizalde, premio Lorca a la poesía épica y simbolista

El mexicano se convierte en el segundo de su país que recibe este galardón al que concurrían 44 poetas

Texto y foto: Luis F. Ruiz / @luisruizmolina


image_print

Pasó de la poesía épica a la simbolista, con obras como ‘La mala hora’ o ‘El tigre en casa’, porque él siempre estuvo obsesionado con este felino. Eduardo Lizalde se ha convertido este viernes en el décimo Premio Internacional de Poesía Federico García Lorca, que recibirá a sus 85 años el próximo mayo en Granada para encumbrar la figura de su obra con un galardón que vuelve hasta el país hispanoamericano ocho años después desde que lo hiciera por primera vez, con José Emilio Pacheco.

El alcalde de Granada y presidente del jurado, José Torres Hurtado, ha sido el encargado de dar a conocer la decisión a los medios de comunicación pasadas las 11.30 horas, aunque sin haberlo podido hacer personalmente con Lizalde debido a la variación horaria que existe con el otro lado del ‘Charco’ y que ha obligado a la organización a comunicarle la decisión mediante correo electrónico.

Perteneciente a la generación del 45, el mexicano está considerado como un poeta excéntrico, aunque no por sus rarezas, sino por no seguir las pautas que marca la norma establecida. Así lo ha definido Julia Escobar, la responsable de la Casa de América, quien además ha reconocido que pertenece a una corriente épica en su primer momento poético, con acentos similares a las obras de Álvaro Mutis “no en el mismo registro formal pero sí en ese mismo tono valiente y verbal”.

Con muchos registros en su poesía épica fue variando y llegando hasta una poesía más simbolista. De hecho, inició una aventura, la de crear una escuela poética a la que llamó ‘poeticismo’ y que no funcionó: “Escribió un ensayo, autobiografía del fracaso, que es un libro divertido en el que dice que quedó en nada”.

La candidatura, presentada por la Academia Nacional de Bellas Artes de México, ha sido respaldada por la Casa de América, y ha sido la elegida después de un arduo debate entre los componentes del jurado, quienes han reducido de 44 a 3 candidaturas finales, para decantarse finalmente por Lizalde.

ENTRONCA CON LORCA EN EL LADO ÉPICO

Escobar ha destacado también que el premiado de 2013 entronca con la figura de Federico García Lorca como todos los poetas castellanos, con los que también tiene conexión así como con la poesía española.

“Sí que en un sentido no místico porque algunos poetas americanos sí que derivan un poco por ese aspecto, por el lado épico”, ha señalado la representante de la Casa América, que además ha destacado su peculiar parecido con Álvaro Mutis, con poesía de grandes resonancias épicas muy entroncadas con la poesía española.

Como gestor cultural también está muy conectado con los poetas exiliados, como Tomás Segovia, también Premio Lorca en 2008, o con todo el grupo de remongalla de españoles-mexicanos.

“Es de la misma generación, mundo cultural y formación parecida, porque los ámbitos culturales siempre son muy endogámicos”, ha señalado Escobar.

Entre algunas de sus frases queda la que manifestó para asegurar que “empezar a escribir joven es casi una maldición para cualquier escritor que se precie de ser profesional”. Y es que Lizalde comenzó a sus 18 años a escribir poemas en el periódico ‘El Universal’ en 1948. A los 27 años publicó su primer libro, ‘La Mala hora’, e incluso tuvo incursiones breves en el mundo de la política.

Antes de recibir este galardón, Lizalde fue reconocido por el Instituto Nacional de Bellas Artes, que le entregó en 2009 la medalla de oro por su trayectoria.

El mexicano ha sido el elegido entre otros 43 poetas procedentes de hasta 16 nacionalidades diferentes, de entre las cuales, tres de ellas, además de la suya; eran de origen mexicano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *