Viernes, 21 Julio, 2017

            

Las personas que han sufrido una tortura deben ser capaces de reconstruir los hechos para convivir con el trauma

Las personas que han sido torturados viven con miedo, permanentemente asustados y con reacciones de alarma

FOTO: FOX
E.P.


image_print

Las personas que han sufrido un episodio de tortura deben ser capaces de reconstruir un relato de lo que les ha pasado para evitar que reaparezcan los recuerdos de lo vivido y poder aprender a “convivir” con ese trauma.

“Es una batalla para reconstruir a la persona que se rompió con la tortura, a partir de los ejes que determinan su posición en el mundo”, ha reconocido en una entrevista a Europa Press el psiquiatra Pau Pérez Sales, del Hospital Universitario La Paz de Madrid, que acaba de publicar el libro ‘Tortura Psicológica. Definición, evaluación y medidas’.

Este experto, que desde hace décadas trabaja en el apoyo a víctimas, reconoce que las técnicas contemporáneas de la tortura son “muy psicológicas” lo que, además, también permiten proteger al torturador.

En parte, ha reconocido Pérez Sales, porque “la sociedad actual no tolera brazos rotos ni otras secuelas físicas”, de ahí que ahora se trabaje más en la degradación o humillación de la persona, exponiendo a la víctima a “entornos torturantes” en los que “se intenta destruir en mayor medida a la persona”.

Ante esta situación, el tratamiento de las personas que han sido torturadas pasan por una primera parte en la que hay que intentar que sean capaces de “establecer un espacio de seguridad mínimo”.

RECUPERAR SENSACIÓN DE SEGURIDAD

“Las personas que han sido torturados viven con miedo, permanentemente asustados y con reacciones de alarma, por lo que deben recuperar sensación de seguridad”, según este experto.

El siguiente paso es ayudarles a elaborar una secuencia ordenada en el tiempo de lo que pasó, ya que las víctimas suelen confundir pasado con presente, tienen recuerdos vagos, ‘flashes’, y eso les hace vivir aterrorizados, admite.

Por ello, según Pérez Sales, hay que “reconstruir un relato que la persona se pueda contar a si mismo” sobre lo que ocurrió, “sin entrar en pánico o angustiarse”.

“Es necesario poder en algún momento ser capaz de contarlo todo, no a otra persona pero si a uno mismo, ser capaz de contar los hechos, reconstruirlos con un hilo narrativo. Si no, no desaparecen los miedos”, ha explicado.

Además, la última fase del tratamiento busca que la víctima recupere la confianza que ha perdido en el ser humano y en uno mismo. “Uno piensa cómo puede haber personas así, y también hay dudas sobre uno mismo, porque te hace ver como una persona débil, y esto hace que muchas personas sean incapaces de reconstruir un proyecto de vida a partir de la tortura”, según lamenta.

Por ello, hay que conseguir que aprenda a convivir con ese trauma sin borrarlo, asumir que “la experiencia ha cambiado tu forma de ser, y la manera de ver el mundo y a uno mismo”.

LA HUELLA DE LA TORTURA ES CULTURAL

En lo que respecta a los tipos de tortura que más huella dejan, este experto reconoce hay un hay un componente cultural que determina qué método resulta “más demoledor”.

Así, hay estudios con musulmanes que salieron de la cárcel de Guantánamo que muestra como, de todas las situaciones horribles que vivieron (ahogamiento, palizas o situaciones de aislamiento), el método que dejó más secuelas fue mantenerlos desnudos para hacer los interrogatorios, sobre todo si lo hacían delante de una mujer.

“Eso tiene que ver con la humillación que eso supone en el mundo árabe, donde el hombre no se desnuda. Eso y el miedo a perros, porque en los países árabes no hay perros”, ha reconocido Pérez Sales.

En cambio, un estudio en País Vasco con 200 personas que habían estado incomunicadas a las que también habían sometido a todo tipo de métodos y malos tratos demostró que lo más duro para ellos fue la amenaza a la familia. “A mí me pueden hacer lo que sea, pero en el momento que hablan de tus padres o tu hermana, la gente pregunta qué había que hacer o dónde hay que firmar.

FALSAS CONFESIONES O ERRÓNEAS

No obstante, Pérez Sales también reconoce que la situación límite a la que se exponen las personas torturadas también lleva a algunos a acabar autoinculpándose o reconociendo un hecho que, en realidad, no han cometido.

“Estudios Estados Unidos muestran que hasta un 20 por ciento de gente que confiesa delitos graves, como matar a su hijo o su pareja, ha mentido fruto de un entorno torturante. Llevado al extremo, la posibilidad de que uno acabe reconociendo lo que el otro quiere que reconozca es muy alta”, según admite.

Asimismo, rechaza también que las torturas físicas sean eficaces ya que hay estudios que muestran que, cuando alguien es golpeado o es sometido a muchas lesiones, se producen fallos de memoria o recuerdos distorsionados que hacen que la información no sea fiable.

E incluso hay modelos de simulación de interrogatorios que muestran que, cuando se presenta un dilema, “la información que se ofrece es menor y de peor calidad que la que se obtendría de un diálogo normal entre dos personas”.

“La tortura no es eficaz, aunque sea muy peliculera y dramática”, según admite este experto, lamentando que el cine ha banalizado estas prácticas hasta el punto de que pueden hacer que muchos las justifiquen en determinados casos. Pese a que, como asegura citando la serie ’24’, “un Jack Bauer en la vida real en realidad lo estropearía todo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *